entrevistas

Juan Virgilio Márquez, director general de la Asociación Empresarial Eólica

“Con voluntad política, la próxima subasta podría estar este año”

0
Juan Virgilio Márquez es el director general de la Asociación Empresarial Eólica y sin duda una de las cabezas mejor amuebladas, una de las miradas más claras, que habitan hoy el sector eólico nacional. Energías Renovables le ha entrevistado, apenas unas horas después de que la AEE presentara sus doce “Propuestas del sector eólico para el relanzamiento de la economía" frente a la crisis del Covid-19. Márquez las ha repasado y nos ha dejado, aparte del que preside esta entrevista, varios titulares más, todos ellos de altura. ¿Por ejemplo? La normativa de acceso y conexión “debería estar antes de verano”; “España, y Canarias particularmente, pueden ser perfectamente un hub de desarrollo industrial y de innovación en materia de eólica marina flotante”; o “todas las tecnologías que se incorporen tendrán que tener un nivel de gestionabilidad”.
“Con voluntad política, la próxima subasta podría estar este año”

¿Qué impacto ha causado el Covid-19 en el sector a lo largo de estos 40 días de confinamiento y qué impacto prevé AEE?
Los fabricantes han continuado trabajando durante la crisis sanitaria. Los contratos internacionales y nacionales tienen unos hitos exigentes que hay que cumplir. Desde antes de la llegada de la pandemia, nuestras fábricas ya habían implementado protocolos de seguridad sanitaria; se anticiparon gracias a que las compañías disponen de factorías en otros países donde la crisis golpeó primero y se aplicaron las lecciones aprendidas en España. Solo durante los días de aplicación del RDL 10/2020 [el que durante la Semana Santa restringió la actividad a los servicios esenciales] se redujo parte de la fabricación, pero a día de hoy la actividad se ha retomado.

Las operaciones de mantenimiento en los parques eólicos se han mantenido en calidad de servicio esencial. Los más de 3.000 profesionales que trabajan manteniendo y operando los parques eólicos repartidos por toda España han continuado con sus labores para garantizar el suministro de energía a nuestros hogares. Los parques eólicos han seguido produciendo electricidad y, de hecho, en algunos días de abril hemos tenido récord de producción.

Por otro lado, respecto a la construcción e instalación de los nuevos parques eólicos, las empresas han seguido con tareas respetando las medidas establecidas por el Gobierno durante el Estado de Alarma para evitar el contagio, tanto en los desplazamientos, como en los propios trabajos de construcción.

Únicamente durante el período de vigencia del RDL 10/2020 se redujeron los trabajos, limitándose exclusivamente a aquellas tareas para llevar el parque a condición segura, tareas que no se podían parar, ya que, de hacerlo, implicaría un riesgo para la seguridad de las personas o de los equipos. Tras la Semana Santa, los promotores han continuado con sus trabajos de construcción garantizando la seguridad de sus trabajadores y siguiendo estrictamente los protocolos de seguridad sanitaria en traslados y operaciones.

Por otro lado, la suspensión de los plazos administrativos por el Estado de Alarma ha hecho que algunos de los procesos administrativos sufran una disminución del ritmo.

Nuestra prioridad en estos momentos es conseguir retomar el ritmo de la actividad manufacturera, de construcción de parques eólicos y de tramitación administrativa de la forma más ágil una vez se vaya recuperando la actividad económica en las fases de reactivación post-pandemia. Retomar el ritmo en un sector como el eólico significa ayudar a recuperar la economía del país. El reto de la reactivación económica es un reto compartido por cada uno de los sectores industriales y el eólico asume su responsabilidad. La eólica es uno de los vehículos para reactivar la economía en el corto plazo pero también para ganar fortaleza en el futuro.

El sector eólico en España, en calidad de sector estratégico para la economía, que aporta el 0,35% del PIB y 25.000 empleos, que cuenta con 227 fábricas y el 100% de la cadena de valor en nuestro territorio, posicionando a nuestro país en 2019 como el mercado europeo con mayor inversión en eólica, se siente con la responsabilidad de proponer medidas para la reactivación de la economía que, en algunos casos, exceden del ámbito puramente eólico; hablamos de medidas económicas de aplicación estructural.

La Asociación Empresarial Eólica acaba de presentar en ese sentido un documento con Doce Propuestas para el Relanzamiento de la Economía. ¿Cuáles son las propuestas clave?
De las 12 medidas propuestas por el sector eólico al Gobierno hemos diferenciado las 6 primeras para el corto plazo y otras seis, más estructurales, para el medio plazo. Las 12 medidas tienen como objetivo ayudar a la recuperación económica del país, manteniendo el empleo y la inversión necesaria en el corto plazo en el sector para volver a la situación pre-crisis de la forma más ágil y optima posible, ganar resiliencia y fortaleza a futuro y, por último, aprovechar el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 como principal herramienta para generar externalidades positivas en otros ámbitos de la economía.

Cada una de las medidas es igual de relevante. Me gustaría detenerme en la medida que hace referencia a la clarificación de la regulación de las condiciones de Acceso y Conexión a la red eléctrica, para evitar las prácticas especulativas y garantizar un uso eficiente de la red.  Habría que dar una solución a la regulación del Acceso y Conexión (Real Decreto y Circular de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia). Previamente, será necesario habilitar una extensión de permisos vía RDL para evitar la caducidad automática masiva de permisos de acceso y conexión no afectados por el RDL 15/2018, que correspondan a proyectos maduros que están en desarrollo con avances contrastables. Es necesario y urgente avanzar y sincronizar la regulación.

Otra de las medidas que proponemos como urgente es la publicación de un calendario de subastas que ofrezca visibilidad al sector, y la necesidad de modificar el diseño existente por uno nuevo, que permita que cada tecnología aporte las mejores externalidades positivas, logrando un efecto macro en ámbitos como el económico, el industrial, la I+D+i, o el desarrollo regional y social. Para todo ello, se deberán introducir modificaciones de rango legal en la Ley 24/2013 del sector eléctrico y, dadas las circunstancias, la tramitación vía RDL estaría plenamente soportada. 

Nuestra propuesta apunta a la elaboración de un nuevo diseño de subastas que contemple: subasta de energía, con cupos por tecnología, “pay as bid”, esquema de contratos por diferencia [CfD], y mecanismos precalificación y de seguimiento exigentes del cumplimiento de los proyectos. Ahora más que nunca es necesario que los proyectos no sólo se adjudiquen, sino que se realicen en los plazos establecidos. La inversión y el empleo real y efectivos se consiguen ya no tanto con la adjudicación de la subasta, sino en las fases posteriores de fabricación y ejecución de los trabajos.

Y, por supuesto, contemplar subastas específicas para Canarias. Teniendo en cuenta el efecto de dinamización del empleo que la incorporación de potencia renovable en las islas supuso en el pasado con el Programa de Ayudas Feder, la convocatoria de una “subasta” en el corto plazo incluso con el mismo diseño sería una opción sencilla y muy útil.

Otro aspecto que consideramos importante es avanzar en la regulación que permita y favorezca la Hibridación, repotenciación y sobre-potenciación de parques, para ganar eficiencia en el aprovechamiento de la red existente. La integración de renovables es un aspecto crucial a futuro por lo que también proponemos que se avance en el diseño de subastas de gestionabilidad renovable. Una forma de llevarlo a cabo sería inicialmente con esquemas piloto, tipo “sand box” [ambiente controlado], que acoten el margen de regulación, que acoten quizá el entorno en el tiempo, que prueben mecanismos de fiscalidad verde…

El sector cree fuertemente en la necesidad de estructurar la actividad económica para potenciar cadenas de valor completas en el país, con visión y actividad global, músculo industrial-manufacturero y capacidad financiera, y en este esquema sin duda hay espacio para todos los tipos de actividad, pero necesariamente con mecanismos que nos permitan tener mayor resiliencia. Creemos firmemente en el papel que Europa y el New Green Deal van a jugar en el resurgimiento de la economía en todos los países[el Pacto Verde es una iniciativa de la Comisión Europea que se ha marcado como objetivo convertir Europa en el primer continente en alcanzar la neutralidad climática en 2050]. Ya no se trata de entenderlo como un gran proyecto europeo climático, que lo sigue siendo, sino del principal proyecto tractor económico; algo que ya era desde un principio.

Entre las 12 medidas que proponemos en nuestro documento, y estamos convencidos de que todas ellas son relevantes, también destacaría las medidas estructurales para el desarrollo de la eólica marina o la propuesta de una estrategia para una mayor electrificación. Esas medidas son una apuesta para ganar estructura industrial y fortaleza. El tamaño de las empresas eólicas y su capacidad de tener presencia en mercados ha hecho que la industria resista esta crisis mejor que otras industrias.

Ha repasado muchas de esas 12 medidas. Pero entiendo (me ha parecido) que destaca tres: (1) culminar la normativa de acceso y conexión; (2) un nuevo modelo de subastas que ha descrito con precisión; y (3) una regulación que debe favorecer la hibridación, la repotenciación y la sobre-potenciación. Y ahí ha hablado de subastas de gestionabilidad.
Sí, es clave el acceso y conexión, para evitar -insisto- las prácticas especulativas y garantizar un uso eficiente de la red; es clave la gestionabilidad (todas las tecnologías que se incorporen tendrán que tener un nivel de gestionabilidad); y las subastas son también clave. Pongo un ejemplo. Francia decidió primar en sus subastas fotovoltaicas aquellos proyectos que minimizan la huella de carbono. Visto así… A bote pronto… Pues tampoco parece que… Sin embargo, si lo analizamos con detenimiento, pues entonces veremos el impacto que eso tiene… Porque no es lo mismo (el impacto logístico, el impacto ambiental) traer un equipo desde China que traerlo desde una fábrica que está a 200 kilómetros.

O sea, que sí: que esos son básicamente los puntos clave. Pero insisto también en los demás: hay que seguir apoyando el New Green Deal, potenciarlo y acelerarlo. Porque es lo que va a generar el nivel de inversión mayor, desde nuestro punto de vista. Lo que hay que hacer son políticas de inversión que de forma estructural nos hagan crecer y ganar músculo. Es importante tener una Europa con un músculo tecnológico y un músculo industrial posicionado en las renovables. Hay que apoyarlas. También son importantísimos los mecanismos de cohesión con fondos estructurales. Hay que asegurarse de que estén equilibrados los fondos estructurales que se vayan a activar post-crisis. Y, todo ello, dentro de un marco, que es la garantía de la estabilidad financiera del sistema. El sistema eléctrico tiene que seguir luchando porque haya un superávit. Y si este año vamos a sufrir un parón estos meses en la demanda (que puede verse penalizada), pues lo que tiene que haber son mecanismos para que este sistema siga teniendo superávit: transferencias de presupuestos desde los Presupuestos Generales del Estado a la CNMC, impuestos de carbono, etcétera, etc.

Bien, hasta aquí, las medidas a corto plazo. Entre las medidas a medio plazo que AEE plantea en su documento, la primera apela al Desarrollo de una Estrategia de Eólica Marina. ¿Por qué?
La estrategia eólica marina es muy importante, por la medida y la fuerza en que tracciona la industria y la I+D. Y en Canarias tenemos un gran valor. Porque allí no están desarrollando una eólica marina cualquiera. Están trabajando en el desarrollo de una eólica flotante que te va a abrir cualquier mercado, una eólica que no depende de la profundidad de las aguas. Y, en el momento en el que esa tecnología entre en competitividad, España, y Canarias particularmente, pueden ser perfectamente un hub de desarrollo industrial y de innovación, con mercados de eólica flotante importantes en el horizonte, como el de la costa occidental de África o el de Latinoamérica.

Una de las medidas que llama la atención, entre las doce del Documento de la AEE, es la relativa a una Ley de Prevención y Gobernanza de Crisis. ¿Qué es eso?
Una norma con rango de ley que nos permita reaccionar de una forma más ordenada, más coordinada, más anticipada, a una posible crisis similar que podamos tener en el futuro. Nosotros planteamos una ley, de Prevención y Gobernanza de Crisis, que identifique responsables, que identifique mecanismos, que identifique modelos de comportamiento, que trabaje con los sectores económicos e industriales para que ellos vayan implementando medidas que acoten los daños, para que se apoyen de alguna forma las redes internacionales a nivel empresarial. Es una red de alerta temprana perfecta. Al final, las compañías que están trabajando aquí, en China, en cualquier otro sitio, están totalmente coordinadas. Por eso, planteamos el utilizar los mecanismos que tenemos para anticiparnos al impacto económico, y lograr así que la actividad industrial se vea menos afectada. Hay una parte también de estandarización de protocolos de gestión sanitaria, que ponemos a disposición, que queremos compartir.

Prevención y Gobernanza de Crisis, red de alerta temprana, protocolos de gestión sanitaria. ¿Tanto va a cambiar el modus operandi? ¿Tanto va a cambiar el mundo?
Desde nuestro punto de vista, no se va a poder volver a trabajar igual que antes. Habrá que trabajar con unas determinadas cautelas que habrán de formar parte del proceso industrial. Yo creo que todas esas que he citado son medidas que van en pro de ganar estructura, de ganar fortaleza. Una medida totalmente importante en el corto plazo es mantener la capacidad industrial, el músculo industrial. Las empresas eólicas, el tamaño, el enfoque global, la capacidad de asumir diferentes dinámicas económicas en mercados distintos… Todo ello ha hecho que estas empresas sean capaces de asumir, y absorber, esta crisis, o crisis coyunturales que en otros sectores suponen un problema enorme. Nosotros seguimos construyendo nuestra cadena de valor, desde las pymes hasta las grandes compañías. Todo, estructurado, en una cadena de valor, que permite que todo el mundo tenga la tranquilidad de mirar hacia arriba y ver que su cliente tiene más músculo financiero que él y que por tanto va a seguir encargándole lo que tiene que encargarle, va a seguir pagándole y va a mantener la liquidez de la compañía.

Pongamos que hay voluntad política. ¿Cuándo cree AEE que debería estar sobre la mesa, la próxima subasta?
Pues… con voluntad política, la próxima subasta podría estar este año. Lo que hace falta es eso: que todas las fuerzas políticas crean que es importante, dejen de lado sus estrategias y remen en pro de unas tecnologías que han demostrado que generan valor, que crean empleo, y que son las que tienen que protagonizar el relanzamiento económico.

Bien, vamos a por el acceso y conexión. Pongamos que hay voluntad política. ¿Cuándo cree AEE que debería estar resuelto?
Pues yo casi diría que más que voluntad política es un problema técnico. El Real Decreto-ley 1 del año pasado trasladaba las competencias a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia [CNMC]. Yo creo que es un tema de afinar cuáles son las competencias reales que tiene la CNMC y, una vez esté eso afinado, debería estar antes de verano.

Las subastas, para este año; el acceso y conexión, para antes de verano… Veo que la AEE confía en los plazos cortos para el relanzamiento del sector...
Sí. Nosotros no hemos identificado ningún tipo de voluntad en contra. Entendemos que, ahora mismo, las renovables en su conjunto son una apuesta de país, y que por lo tanto hay que apostar por ellas. Porque generan empleo, generan estabilidad, tienen objetivos a largo plazo, son tecnologías ganadoras (no estamos ante tecnologías sobre las que haya dudas), generan ahorros en la factura de la luz, generan ahorros en la balanza comercial, generan sinergias en otros sectores… Es decir, que activar esto tiene un efecto multiplicador que no podemos dejar de aprovechar. Y entendemos que no va a haber ningún tipo de oposición. Yo creo que ya está todo muy estudiado: acceso y conexión, tramitación, subastas. Llevamos un año trabajando todos los sectores y el gobierno en afinar bien esta normativa… Lo que hay que hacer ahora es tramitarla. Tramitar la normativa de acceso y conexión lo antes posible, para aclarar qué permisos y qué condiciones hay que cumplir para mantener los accesos; aclarar el diseño de las subastas; y, en paralelo, tener un mecanismo con rango de ley que permita que ese diseño se cambie este año y que se convoquen subastas ya este año. En fin, que las renovables son una apuesta de país y que hay que apostar por ellas ya.

El último Panorama del Fondo Monetario Internacional prevé una caída del 8% del PIB en España en 2020. ¿Dónde queda ahí la eólica?
Dentro de ese 8% no está la eólica. La eólica, tanto a nivel de tramitación de parques, como a nivel de desarrollo de tecnología, como a nivel de fabricación, de financiación, de inversión, lleva un ritmo siempre que piensa en el largo plazo. Los parques no se van a dejar de ejecutar porque haya tres meses de paralización administrativa. Se siguen ejecutando o se instalarán dos meses más tarde. Pero no es un problema estructural. Es un problema de retraso. Por eso no estamos en ese 8%.

Artículos relacionados
Estas son las 12 medidas que el sector eólico le propone al Gobierno para el relanzamiento económico en España

Añadir un comentario