entrevistas

Ernesto Macías, director de Solarwatt España

“No tengo la menor duda: en 2020 el mercado fotovoltaico en España superará al alemán”

0
Al frente de la división de Solarwatt en España desde hace unos meses, Ernesto Macías, colaborador habitual de Energías Renovables y conocedor como pocos del sector solar fotovoltaico tanto español como mundial, afirma que la gran competitividad de la compañía alemana en la que ahora vuelca sus esfuerzos está, precisamente, en el nicho que tanto estamos promoviendo en España, todavía no con un éxito total: el autoconsumo doméstico y de pequeños comercios e industrias.
“No tengo la menor duda: en 2020 el mercado fotovoltaico en España superará al alemán”

Aunque en Alemania lleva años operativa, en España acaba de aterrizar. Para quien no conozca la compañía, ¿qué es Solarwatt y en qué se distingue?

La solvencia de Solarwatt está basada, en primer lugar, en sus módulos, los más competitivos y rentables de todos los que hay en el mercado. No hay ningún otro módulo que ofrezca 30 años de funcionamiento con el 87% de la producción asegurada en el año 30. Esto significa que Solarwatt está asegurando al cliente final una producción que le va a dar una enorme tranquilidad durante toda la vida de su instalación doméstica. Actualmente, los clientes finales no son puros inversores, son personas a las que les importa la confianza en la marca, las prestaciones, la garantía que le de, el servicio técnico postventa… Quieren ahorrar con tranquilidad y disfrutar de la tecnología más sofisticada.



¿En qué se diferencian estos módulos de otros?

Desde el primer momento Solarwatt apostó por los módulos de doble vidrio y que inicialmente se fabricaban sobre todo para su instalación en fachadas. Son algo más caros de fabricar pero mucho más rentables porque eliminan la parte del plástico y tienen mucha más resistencia: protegen mejor a la célula, son más flexibles, más resistentes al impacto y garantizan mayor durabilidad. Por eso damos una garantía muy superior a la de la competencia.

Hace unos meses Solarwatt presentaba otro de sus desarrollos, una batería de almacenamiento de energía bautizada como MyReserve, que dicen que va a revolucionar el mercado. ¿correcto?
En realidad no es un nuevo producto, es un nuevo concepto. Estamos hablando de una batería especialmente diseñada para el autoconsumo doméstico, capaz de responder de manera óptima a la tipología de un casa estándar (Entre 2,2kW y 9,2 kW conectados a la red) o un pequeño comercio, cargando por el día de los paneles, no de la red, y que optimiza al máximo la energía, a fin de no volcar nada a la red. Esta batería es tan avanzada y competitiva que ha sido la elegida por E.ON, una de las eléctricas más importantes de Alemania, para ofrecer nuestro sistema  a millones de clientes, después de haber superado pruebas muy exigentes.


¿Será también competitiva en precio la batería?
Sí,  va a tener un precio muy competitivo si lo comparamos con una batería convencional. Lo que nosotros ofrecemos es un sistema que en términos razonables puede tener un pay back de 6, 7 u 8 años, dependiendo de la instalación, condiciones de financiación…. No es, por tanto, una inversión muy dolosa, una instalación del entorno de 3-3,5 kW en paneles, con una batería de  4kWh y todo el resto de elementos, va a estar por debajo de los 12.000 euros.
 En Alemania ya se está comercializado la batería junto con los paneles, y el kit más caro que se ofrece cuesta eso, 12.000 euros. En España, como digo, el precio será probablemente similar, con la ventaja de que aquí se da una circunstancia muy feliz: en radiación, la peor región de España es mejor que la mejor de Alemania, aquí estamos hablando de un sistema que va a ser mucho más competitivo, más rápido de amortizar que en Alemania, a pesar de que allí las tarifas eléctricas son algo mayores.



Solarwatt llega a España en un momento en que el desarrollo de las energías renovables sigue cargado de incógnitas. ¿No les asusta la situación?
El momento es bueno para salir en España. Y no tengo ninguna duda de que dentro de un año las perspectivas serán todavía mejores. En España se están dando ya las condiciones necesarias para desarrollar el mercado de solar fotovoltacia que hace años,  cuando se discutía el decreto 661, algunos defendíamos el modelo de instalación pequeña, no el de grandes instalaciones subvencionadas con muchos megavatios. Ese modelo era muy costoso y la tecnología en aquel momento no era todavía competitiva. Era mucho más razonable un modelo como el alemán. Ahora, de alguna forma, seguimos queriendo copiar el modelo alemán. Pero España, no tengo la menor duda, va a sobrepasar el mercado alemán en muy poco tiempo, excluyendo las eventuales pero poco probables macro plantas. La única condición es que no pongan ningún nuevo obstáculo y eliminen algunas barreras que, si nos fiamos de los “nuevos” políticos, desaparecerán en cuanto tengamos nuevo Gobierno.



¿No cree que aquí tenga sentido el modelo de mega planta?
El modelo de mega planta tiene mucho más sentido en países en los que su infraestructura energética es muy pobre. En España el reto que tenemos es el de implementar un plan energético nacional donde empecemos a liberar el sistema de tecnologías obsoletas y dañinas para nuestro porvenir e incorporemos un modelo distribuido con energías renovables. No digo, en absoluto, que la red sea innecesaria, ni que seamos enemigos de las eléctricas, sino que hay que racionalizar la situación y permitir el autoconsumo sin trabas. De hecho, creo que las propias compañías eléctricas se van a dar cuenta de que la energía que dejen de vender a estos consumidores la pueden compensar perfectamente si se integran en el cambio de modelo. Cosa a la que, de alguna manera, el desarrollo tecnológico les va a obligar. Además, en condiciones razonables, ¿qué mejor energía de respaldo que la de la red? La hemos ido pagando entre todos.
Hay que tener en cuenta, además, que el modelo de generación distribuida favorece mucho la optimización de la energía. En el sistema actual se desaprovecha mucho, por pérdidas en la transmisión y porque hay que casar la demanda con la oferta y esto es muy complicado. Por el contrario, cuando se recurre a redes que parten de la célula inteligente, en el domicilio, la fábrica o la instalación industrial pequeña, si optimizas esa célula y la integras en una red de distrito, estamos ante un modelo de generación distribuida mucho más eficiente. No es solo porque produzcamos mejor la energía, sino porque lo hacemos de forma mucho más limpia. Y consumimos menos y mejor.



Además, ahora somos más conscientes de lo que cuesta la luz, ¿no?

Sí, hay que tener presente que la demanda ha bajado por dos razones: una mayor concienciación sobre el uso de la energía y porque las grandes subidas de tarifa que hemos tenido nos han hecho que empecemos a ser conscientes de lo que cuesta la luz. A ello hay que añadir la mejora en la eficiencia de los propios electrodomésticos y de las lámparas, como las LEDs, que gastan la décima parte de lo que gastaba una bombilla hace 10 años.


En definitiva, no cree que las perspectivas para el sector FV esté tan mal en España como se pintan.
Hay mucha contaminación informativa. Por ejemplo, con la ley actual, en plantas de cubierta para autoconsumo de hasta 100 kW los números salen muy bien. ¿Por qué no hay más mercado? Yo creo que una de las razones es que lo que le llega a un posible cliente es que hay inseguridad. Quizás mas de la real. Pero también es cierto que hay una barrera auténtica, que es por la que hay que pelear: la simplificación, si no la eliminación, de las barreras administrativas.



¿Qué retos se ha marcado a corto plazo?
Desde el punto de vista del marketing, hay un reto importante ya que tenemos que hacer frente a una serie de lastres tanto en el propio sector FV como en la opinión pública. Por otra parte, nos enfrentamos a un nuevo negocio: el autoconsumo doméstico. Lo que se ha venido haciendo hasta ahora ha sido, sobre todo, electrificación aislada. Sin embargo, esto va a cambiar. La mayor parte de los clientes que el próximo año nos van a comprar a nosotros los productos, ahora mismo ni se lo imaginan. Ni se lo plantean porque ni saben que tal posibilidad existe. 
Nuestra intención es hacer instalaciones medias, de hasta 10 kW en sistemas con baterías y de 100 kW sin ellas. Sin olvidarnos de la integración arquitectónica. Queremos ser de los primeros que van a estar en ese mercado, construyendo un nuevo paradigma del uso de la energía en España, pero, afortunadamente no vamos a ser los únicos. Además, hay mucha gente que realmente está muy preocupada por el cambio climático. Desgraciadamente con razón. Y cuando nuestros futuros clientes vean que con nuestra instalación son ellos los que gestionan su consumo energético, van a establecer una nueva relación con la energía y van a disfrutar de esa relación. Además, se van a sentir orgullos de saber que el 80-90% de la energía que consumen no genera ninguna emisión. Y yo no creo que los españoles seamos tan indiferentes a una motivación como esta.

¿Cuántas instalaciones esperan hacer anualmente?
Mi objetivo para el año que viene es poder facturar en torno a 5 millones de euros aquí en España. Es un objetivo prudente. En España hay muchas casas bajas, con residentes con un perfil socio económico medio-alto y un nivel cultural también medio-alto, con capacidad para entender lo que les estamos ofreciendo y que se trata de algo bueno. Son poblaciones suburbanas periféricas a las grandes ciudades… El país ha crecido con este modelo de urbanización tan cuestionable como idóneo para nuestros objetivos. Otro mercado de clientes potenciales muy interesante es el de los extranjeros que residen aquí, gente muy sensible a este tipo de instalaciones. Pero insisto en que el autoconsumo industrial y comercial es un marco fantástico para nuestros súper competitivos módulos.



¿Cree que el autoconsumo ayudará a reconstruir el mercado español de la electricidad solar?
Espero que no solo el mercado, también la industria. Solarwatt es una empresa alemana, pero una de las cosas que más me gustaría es que este mercado se revitalice lo suficiente como para promover también producción industrial en España… En fin, recuperar lo que perdimos hace unos años. La clave está en hacer ese lanzamiento junto con nuestros partners. En Alemania tenemos un millar, con diferentes niveles de compromiso. Me gustaría tener una política que haga que la gente crezca con nosotros. Y construyamos, por fin, un modelo energético que garantice una vida mejor a nuestros hijos.

Esta entrevista se puede leer también en el número de octubre de Energías Renovables, ER155.

Añadir un comentario