cop26

La ambición climática será revisada cada año

3
La vigésima sexta conferencia de las partes (Conference of Parties, CoP) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se ha desarrollado en la ciudad escocesa de Glasgow durante las últimas dos semanas, ha arrojado tres resultados clave: (1) Glasgow llama a reducir el uso del carbón (el movimiento ecologista proponía "eliminar" en vez de reducir); (2) llama así mismo a reducir los subsidios a los combustibles fósiles; y (3) establece "revisiones anuales de ambición [en materia de reducción de emisiones] frente al ciclo quinquenal de ambición recogido en el Acuerdo de París". Esta es la lectura que hace el Ministerio para la Transición Ecológica de Glasgow.
La ambición climática será revisada cada año

El texto adoptado por los 196 países que forman parte de la Convención -explican desde el Ministerio- incluye el objetivo para reducir globalmente las emisiones de gases de efecto invernadero un 45% en 2030 y la urgencia de acelerar la ambición climática en esta década. Según la valoración que sobre el particular hace el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Gobierno de España), "el texto adoptado mantiene vivo el compromiso para que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5ºC". La CoP26 ha servido así mismo, según el Ministerio, para colocar la "adaptación al cambio climático" en el centro de la discusión "con el establecimiento de un programa de trabajo técnico para ayudar, evaluar y medir la acción". Además -apuntan desde Transición Ecológica-, Glasgow hace un llamamiento a los países desarrollados "a duplicar su financiación para adaptación en 2025 respecto a 2019", pone en marcha el proceso para empezar a discutir el nuevo objetivo financiero a partir de 2025 y abre el debate a nuevas fórmulas de financiación más allá de los presupuestos públicos

Teresa Ribera, vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico: "se trata de un buen acuerdo que sienta las bases para la nueva etapa hasta 2030". Ribera considera que es "un paso adelante significativo que confirma el compromiso valiente de lograr una reducción de emisiones compatible con los escenarios del Panel Intergubernamental de Científicos sobre el Cambio Climático y mantener vivo el objetivo de 1,5ºC, y da los pasos para empezar a desterrar definitivamente el carbón y pone fin a los subsidios a los combustibles fósiles. Un acuerdo en el que por fin se asume la importancia de un trabajo cada vez más complejo e imprescindible, como es invertir en adaptación en todos los países y disponer de mecanismos ágiles y rápidos para responder a las grandes catástrofes climáticas en las que la adaptación no es posible"

Revisiones anuales y no quinquenales
Uno de los resultados más concretos de esta Cumbre del Clima es que, a partir del reconocimiento de que existe una brecha en los compromisos nacionales de reducción de emisiones (lo comprometido por las naciones no es suficiente y no va a posibilitar que el calentamiento se quede en +1,5ºC), Glasgow establece "revisiones anuales de ambición [en materia de reducción de emisiones] frente al ciclo quinquenal de ambición recogido en el Acuerdo de París". Además, con el objetivo de mantener la presión sobre la ambición al más alto nivel, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, organizará un evento de líderes en 2022 para debatir sobre ambición climática.

Reducir el carbón y terminar con los subsidios a los combustibles fósiles
El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico destaca por otro lado que en Glasgow (1) se han establecido "por primera vez" acciones sectoriales concretas para esta década a fin de "reducir de forma notoria el uso del carbón y terminar con los subsidios a los combustibles fósiles", y (2) se ha reforzado el vínculo con la biodiversidad y los océanos, agendas con claras sinergias y beneficios compartidos en las que se seguirá trabajando.

Espaldarazo a la adaptación
"La adaptación -asegura el Ministerio- recibe el espaldarazo que necesitaba en un contexto en el que los desastres naturales debidos al cambio climático van en aumento". La vicepresidenta Ribera ha sido elegida facilitadora de la negociación en este ámbito que, a partir de ahora -apuntan desde Transición Ecológica-, deja su papel secundario respecto a la mitigación y busca indicadores y metodologías que permitan medir su progreso, estableciendo "un programa de trabajo técnico para ayudar, evaluar y medir más acción en adaptación". Se da respuesta así a la demanda de los países en desarrollo con una mayor concreción del objetivo de adaptación que se estableció en París.

Además, se ha reconocido la necesidad de que haya más fondos para la adaptación para lograr un equilibrio con la financiación de la mitigación. En este sentido, la decisión de Glasgow hace un llamamiento a los países desarrollados a duplicar su financiación para adaptación en 2025 respecto a 2019.

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica"Un acuerdo en el que por fin se asume la importancia de un trabajo cada vez más imprescindible, como es invertir en adaptación y disponer de mecanismos ágiles para responder a las catástrofes climáticas en las que la mitigación no es posible"

Pérdidas y daños
Muy relacionado con la adaptación, la forma de abordar las pérdidas y daños que provocan los impactos del cambio climático, sobre todo en los países más vulnerables, ha entrado en la lista de prioridades de esta cita en Glasgow. Se ha acordado proveer de fondos a la llamada Red de Santiago, que se estableció en la CoP25 de Madrid como un espacio para trabajar en esta agenda e incentivar una verdadera movilización de recursos que responda a las emergencias en los países más vulnerables.

Financiación
Sin duda, uno de los temas que han centrado la discusión en la Cumbre de Glasgow ha sido la financiación. Una vez reconocida la brecha que existe en financiación climática y una vez presentado un plan para cumplir como tarde en 2023 con la aportación acordada en París de 100.000 millones de dólares anuales, "el gran cambio -según la lectura del acuerdo que hace el Ministerio- es la apertura de la discusión financiera más allá de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático".

Así, más allá de los presupuestos públicos, se empieza a hablar de una nueva arquitectura financiera y del papel de los distintos instrumentos e instituciones para responder a la necesidad de movilizar más financiación. Y lo más importante: se reconocen las crecientes necesidades de los países más vulnerables y se llama de manera especial a incluir la vulnerabilidad climática como indicador claro para la movilización de recursos concesionales, haciendo mención especial a los Derechos Especiales de Giro.

En esta nueva economía de la adaptación se hace un llamamiento específico a bancos multilaterales, instituciones financieras y sector privado a aumentar su financiación para el cumplimiento de los planes climáticos con atención especial a la adaptación. En particular, se reconoce el papel de los Bancos Multilaterales de Desarrollo y del sector financiero, que deben alinear sus estrategias y productos con los objetivos del Acuerdo de París.

Asimismo, se ha acordado empezar a discutir el nuevo objetivo financiero a partir de 2025.

El Ministerio destaca las luces y sombras que arroja Glasgow sobre los mercados de carbono
Tras años de discusión, en Glasgow se han cerrado las reglas para la puesta en marcha de los mercados de carbono establecidos en París. Sin embargo -matizan desde el departamento que dirige Teresa Ribera-, "pese a los esfuerzos de la Unión Europea para evitarlo, se abre la puerta a introducir unidades de mercado del Protocolo de Kioto en el sistema de París, lo cual tiene un potencial efecto negativo en la ambición; por eso, la Unión Europea ha acordado no usar este tipo de unidades y espera que otros países, aliados en la ambición climática, hagan lo mismo".

Por otro lado, se ha avanzado en garantizar la integridad ambiental de los mercados, ya que se consigue ajustar todas las emisiones para el cumplimiento, tanto para los países como para otros sistemas como Corsia (Plan de compensación y reducción de carbono para la aviación internacional). De este modo, cada tonelada introducida en el mercado viene claramente respaldada por un sistema riguroso que evita que nadie cuente dos veces las reducciones, fundamental para la rendición de cuentas.

Asimismo, se introduce una nueva regla que obliga a que un 2% de las reducciones generadas en los proyectos no puedan usarse para cumplir con los compromisos de reducción de emisiones lo que refuerza la integridad ambiental de estos proyectos.

Además, se da respuesta a una de las demandas de los países en desarrollo que están pidiendo más financiación para la adaptación. Así, se ha acordado que una tasa del 5% de las emisiones que se generen en los proyectos irá destinada al Fondo de Adaptación. De esta manera, se garantiza la previsibilidad de los flujos financieros para la adaptación.

Agenda climática transversal
La Cumbre de Glasgow -asegura el Ministerio- ha puesto también el foco en la justicia climática, subrayando el importante papel que juegan los interlocurores no gubernamentales, entre ellos, la sociedad civil, los pueblos indígenas y comunidades locales, los jóvenes y los niños y otros actores.

En este sentido, Glasgow da un paso más sobre el cambio de enfoque que se inició en la CoP25 de Madrid, amplificando la acción más allá de los gobiernos con un claro reconocimiento al papel de la sociedad civil.

"Este cambio de enfoque -concreta Transición Ecológica- se visibiliza con el gran avance de la iniciativa Race to Zero, que reúne a los actores no estatales de todo el mundo para reducir a la mitad las emisiones mundiales en 2030, y que cuenta con compromisos que cubren el 25% de las emisiones mundiales de CO2 y más del 50% del PIB".

Su iniciativa hermana, Race to Resilience, cuyo objetivo es catalizar un cambio de escala en la ambición y la acción mundiales para la resiliencia climática, cuenta ya con 33 socios, que representan a más de 2.500 organizaciones que actúan en más de 100 países.

Otras iniciativas importantes en Glasgow ha sido el lanzamiento de la Alianza Financiera de Glasgow para la Red Cero (Gfanz), que reúne a toda la amplitud del sistema financiero mundial con más de 130 billones de dólares de capital privado comprometidos para transformar la economía a emisiones netas cero.

Compromisos de España
España está alineada con el compromiso de la Unión Europea de reducir un 55% sus emisiones en 2030 y alcanzar la neutralidad climática en 2050. Y estamos dando pasos decisivos para alinear nuestras inversiones, tanto públicas como privadas, con el objetivo de la neutralidad climática. En este sentido, 30.000 millones del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se destinarán en los próximos tres años a la transición ecológica.

En la Cumbre de Líderes con la se inició esta conferencia en Glasgow, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el compromiso de España de aumentar la financiación climática para llegar en 2025 con un incremento de un 50% respecto de nuestro compromiso actual. El objetivo es alcanzar los 1.350 millones de euros anuales a partir de 2025. Además, España aportará 30 millones de euros al Fondo de Adaptación de la ONU en 2022, y destinará el 20% de nuestros derechos especiales de giro a países vulnerables, con un mínimo de 350 millones de euros.

Añadir un comentario
Sebastián
Gracias José por tu reflexión. Hace unas semanas una chica lo resumía \"Sin parar la bicicleta\"
JOSE PAREJO
La transición energética es muy compleja, además de urgente, porque supone desmontar un modelo económico, donde la industria petroquímica afecta o es el motor de numerosas industrias transversales. Es un modelo revolucionario que fue desarrollándose por décadas. El progreso bajo el modelo intensivo actual, requiere cada vez, de un aumento de energía global, lo que parece ir en contra de los postulados de sostenibilidad y políticas ESG. Que India haya solicitado excepciones el texto final de la Cumbre, no es una cuestión baladí: poder mantener la capacidad de actuar con subvenciones fósiles sobre los más desfavorecidos, de acuerdo a necesidades nacionales - que pueden terminar impactando en la estabilidad. Ante un incremento en los precios de financiación o en el acceso a esta en un mundo cada vez más concienciado, los países altamente dependientes, se enfrentan a problemas de estabilidad social, y los que han descubierto yacimientos recientemente, encuentran insostenible que se les exija por parte de los países desarrollados (que lo hicieron con la evolución de los fósiles), continencia para alcanzar la misma capacidad de desarrollo. La transición es urgente pero conviene ser muy precavidos, porque se trata de un vector que ajusta numerosos parámetros, industrias y naciones diferentes. Aunque los acuerdos alcanzados no sean vinculantes, gozan del la energía cinética de un movimiento que no va a parar su momento. Es imparable, y necesario, pero hay que ser cautos. Y más, en un momento coyuntural como este (https://geopoliticalworldparejo.wpcomstaging.com/2021/10/12/sexta-ola-covid-19-geopolitica-inteligencia-analisis-estados-union-europea/)
Tito
¿Que sentido tienen todos estos datos si no son vinculantes?. ¿ Realmente esperamos que las grandes empresas empresas y sus accionistas reduzcan sus beneficios por el bien de la \"humanidad\" en un arrebato de empatía y solidaridad? Me temo que bla,bla,bla. Las leyes de la naturaleza no negocian. Como decía unos días antes Lovelock \"James Lovelock - 2 de noviembre 2021: Covid-19 puede haber sido un intento de la Tierra de protegerse a sí misma. Gaia lo intentará con más fuerza la próxima vez con algo aún más desagradable No sé si es demasiado tarde para que la humanidad evite una catástrofe climática, pero estoy seguro de que no hay ninguna posibilidad si seguimos tratando el calentamiento global y la destrucción de la naturaleza como problemas separados. Este es el enfoque equivocado de las Naciones Unidas
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).