biomasa

La ministra Tejerina recibe la petición de establecer un impuesto al CO2

0
Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) entregó el lunes a la Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, un informe en el que propone al Gobierno la implantación de un impuesto específico sobre las emisiones de CO2. Avebiom lleva demandando esta tasa al menos desde 2010, y en el ministerio saben que cuando gobernaba el PSOE, en 2011, se propuso desde allí aplicar una tasa de este tipo que nunca se llevo a efecto. Ahora hay esperanzas de que se incluya en la próxima ley sobre cambio climático.
La ministra Tejerina recibe la petición de establecer un impuesto al CO2

A finales de 2011, el entonces Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) publicó el informe Oportunidades para la creación de empleo en el medio rural. Entre otras muchas temáticas abordaba la utilización de biomasa para producir energía y proponía medidas como la aprobación de un marco regulatorio estable y a largo plazo para las energías renovables y la implantación de una tasa de carbono para los combustibles fósiles.

Es lo más cerca que se ha estado de aprobar un impuesto que el pasado lunes, durante la presentación de los Proyectos Clima 2016, volvió a solicitar Avebiom, la asociación que más batalla por su implantación. Su presidente, Javier Díaz, le entregó un informe a Isabel García Tejerina para que aplique ese impuesto específico sobre las emisiones de CO2 en España “como método de alcance general más eficaz para combatir el cambio climático”.

Aprovechar la ley de cambio climático para introducir el impuesto
"Ya en mi discurso en el acto posterior a la firma de los Proyectos Clima del pasado año dije ante la ministra que además de la compra de las toneladas de CO2, sería preciso poner en marcha un impuesto a las emisiones del mismo", afirma Díaz.

Esta petición la conoce también Valvanera Ulargui, directora general de la Oficina Española de Cambio Climático. "Coincidiendo con la firma del contrato de compra de emisiones entre Avebiom y la OECC de este año -prosigue Díaz- le comentamos que les vendría muy bien un documento sobre el tema, de cara a la nueva ley de cambio climático en la que trabajan. Entiendo que hay interés y que es posible que se plantee el tema en los trabajos de elaboración de la citada ley".

“Fácil de aplicar y calcular, fiscalmente neutro y dinamiza la economía”
Avebiom tiene claro que “la tasa del CO2 aumenta el coste de las emisiones fósiles y, por tanto, penaliza el uso de los combustibles derivados del petróleo por sus efectos negativos sobre el clima, estimulando un mayor uso de las energías renovables y la implementación de medidas de eficiencia energética”.

“No ralentiza el crecimiento económico”, advierten desde Avebiom, y explican que se equilibra la rentabilidad entre las diferentes fuentes de energía, creando nuevas oportunidades para las inversiones en eficiencia energética y renovables sin necesidad de subsidios. “Es fácil de aplicar y de calcular, puede ser fiscalmente neutro y dinamiza la economía del país”, apostillan.

Son argumentos similares a los que Avebiom expone, al menos, desde 2010, cuando presentó junto a su homóloga sueca Svenska Bioenergiföreningen (Svebio) una petición al Gobierno en el mismo sentido. Y ahora vuelve a presentar a Suecia como un país modélico en la implantación de esta tasa, que ha permitido, entre otras cuestiones, reducir las emisiones un veinticinco por ciento, duplicar el uso de la bioenergía y extender las redes de calefacción urbana con biomasa.

Francia revierte lo recaudado en reducir impuestos en hogares de bajos ingresos
Avebiom expone también el caso, positivo, de Francia. “No es un impuesto nuevo –advierten–, se suma al resto de los aplicados a los combustibles fósiles”, pero “está previsto que aumente relativamente rápido hasta 2020, y de forma más progresiva entre 2020 y 2030, hasta alcanzar los cien euros por tonelada de CO2”.

Sobre los efectos en Francia de esta medida añaden que “el 75 por ciento de lo recaudado entre 2014 y 2016 se ha utilizado para fomentar la innovación y la competitividad en las empresas; y el veinticinco por ciento restante se ha destinado a reducir los impuestos a los hogares con bajos ingresos”.

Toda esta información quiere Javier Díaz que la conozca la ministra García Tejerina. "En otras oportunidades en que he tenido la posibilidad de hablar con ella -afirma Díaz- le propuse preparar un pequeño documento con información de lo que se está haciendo en varios países de todo el mundo".

Aparte de Avebiom y el intento fallido del MARM, en la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE) y la Asociación Española para la Promoción del Sector del Pellet (Apropellet) también piden dicha tasa. Y en Europa, además de Svebio y la Asociación Europea de la Biomasa (Aebiom), la Comisión Europea se planteó en alguna ocasión incluirla en su directiva sobre fiscalidad energética.

Añadir un comentario