panorama

Se acabó el fracking, la fractura hidráulica del subsuelo para extraer gas

0
Gas, disperso en estratos de pizarra (y no embolsado, como suele hallarse el gas natural), y para cuya extracción hace falta inyectar en el subsuelo grandes volúmenes de agua mezclada con ciertos productos químicos, lo que propicia episodios de contaminación de acuíferos (más allá de los impactos tectónicos -movimientos sísmicos- derivados de la fractura propiamente dicha). Amigos de la Tierra valora "muy positivamente" la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que aprobó ayer el Consejo de Ministros, norma que ha recogido, entre otras vindicaciones ecologistas, el "punto final" al fracking (la polémica fractura hidráulica).
Se acabó el fracking, la fractura hidráulica del subsuelo para extraer gas

"Llevábamos más de una década reclamando esta legislación". Lo dice Amigos de la Tierra, que difundió ayer un comunicado, poco después de que el Consejo de Ministros diese luz verde a la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en el que valora "muy positivamente" la nueva normativa, que recoge algunas de las propuestas realizadas por las organizaciones ecologistas, entre las que Amigos de la Tierra destaca "el punto final a la explotación de hidrocarburos y al fracking (fractura hidráulica), al fijar el fin de la concesión de autorizaciones para su exploración y explotación". La oenegé ecologista, que valora así mismo positivamente "el esfuerzo realizado para publicar la ley en un momento tan complejo como el actual", considera que la nueva Ley da soporte legislativo a la lucha contra el cambio climático: "esto supone que existirá un control para que las medidas de recuperación económica y social sean medioambientalmente sostenibles".

Las sombras
Sin embargo, los ecologistas también señalan algunas fallas en la letra de la nueva norma: la Ley sigue contemplando la neutralidad (no emitir CO2 o compensar las emisiones para que el balance sea cero) para el año 2050, cuando lo que aconseja la comunidad científica -recuerdan los Amigos de la Tierra- es adelantar esa fecha a 2040. Tampoco consideran suficiente los ecologistas el 20% de reducción de las emisiones planteado como Objetivo 2030 (20% menos que las registradas en el año referencia, 1990). Ese número "sigue siendo insuficiente y no sigue las recomendaciones de la ciencia, que afirma que esta década es decisiva para no superar el aumento de 1,5ºC la temperatura global y evitar así los peores impactos del cambio climático".

Por otro lado, la ley marca para el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 35%, así como alcanzar un sistema eléctrico con, al menos, un 70% de generación a partir de energías de origen renovable. En este sentido, el Gobierno desarrollará un nuevo sistema de subastas para la retribución de las energías renovables basado en el reconocimiento a largo plazo de un precio fijo por la energía. Pues bien, en este sentido, Amigos de la Tierra apela a la inclusión de criterios de democratización del sistema energético (las reglas de las subastas, que suelen favorecer siempre a actores con músculo financiero, deben facilitar la participación en las mismas de la ciudadanía).

En esa misma línea, la oenegé ecologista considera igualmente necesario "el fomento del desarrollo de comunidades de energía renovable mediante la elaboración de marcos que les favorezcan, como así viene explicitado en la Directiva europea RED II". Uno de los aspectos a atender -defiende Amigos de la Tierra- es el acceso a la financiación e información a través de apoyos financieros o de inversión, "como préstamos favorables a la energía comunitaria, subvenciones o exenciones fiscales en las inversiones de sus miembros".

Y es que, según los ecologistas, la creciente tendencia hacia las licitaciones y subastas está afectando negativamente la capacidad de las comunidades de energía renovable para competir o acceder a los sistemas de ayudas: "el Gobierno debe abordarlo teniendo en cuenta las particularidades de las comunidades de energías renovables cuando desarrollen sus sistemas de ayudas públicas; son urgentes medidas que aseguren que las comunidades de energía puedan competir por sus ayudas en pie de igualdad con otros actores del mercado".

Restricciones
Amigos de la Tierra también considera insfucientes las restricciones al transporte aéreo, uno de los mayores responsables de emisiones de gases de efecto invernadero (5-8% de emisiones a nivel global), así como a la penetración de agrocombustibles. "La aviación verde no existe y las medidas deben enfocarse en un reducción drástica del transporte aéreo; por ello, es necesario incluir medidas contrarias a la permisividad de ampliaciones de aeropuertos, medidas que deben ir acompañadas de soluciones alternativas que promuevan una transición ecológica justa".

Otras reacciones
• Geenpeace, EQUO y Fundación Renovables coinciden: falta ambición en la Ley de Cambio Climático

La Ley de Cambio Climático, bien recibida por el sector solar fotovoltaico (Unión Española Fotovoltaica, UNEF)

La ausencia de "prohibiciones taxativas" en la Ley de Cambio Climático satisface a los fabricantes de automóviles (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac)

Las flotas de vehículos eléctricos compartidos serán fundamentales para democratizar la movilidad post Covid19 (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, Aedive)

Añadir un comentario