panorama

La Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático cumple 15 años

0
Creada por el Foro Iberoamericano de Ministros de Medio Ambiente, declara como su principal objetivo "mantener un diálogo fluido permanente para conocer mejor las prioridades, retos y experiencias de los países iberoamericanos en materia de cambio climático". La Red, a la que pertenecen oficinas de cambio climático de 22 países, centra actualmente sus actividades en las áreas identificadas como prioritarias para el cambio climático. A saber: investigación y observación sistemática del clima; escenarios climáticos; adaptación al cambio climático; legislación; financiación; reducción del riesgo de desastres; mercados de carbono; herramientas y modelos para el diseño de políticas; y desarrollo sostenible.
La Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático cumple 15 años

La celebración del décimo quinto aniversario del lanzamiento de esta Red ha tenido lugar en un evento auspiciado por la Cumbre del Clima de Katovice (vigésima cuarta Conferencia de las Partes -Conference of Parties, COP- de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático). El evento ha sido inaugurado por la ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, que ha destacado -informa el Gobierno- que "solo desde la cooperación entre países puede lograrse el éxito en la implementación del Acuerdo de París" (la CoP24 pretende concretar la implementación de ese Acuerdo multinacional, que fue alumbrado en París en diciembre de 2015). Según Ribera, para alcanzar el éxito en la implementación del Acuerdo de París “es crucial seguir promoviendo acciones e iniciativas de cooperación y colaboración entre países, y la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático es un buen ejemplo de ello, gracias a una activa participación e implicación de todos los países y de numerosos organismos”.

Pertenecen a la Red oficinas de cambio climático de 22 países: Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. La Oficina Española de Cambio Climático (OECC) ha asumido desde sus inicios el papel de Secretaría de esta Red, y lleva a cabo las labores de coordinación y organización de las diferentes actividades.

Declaración de la XXVI Cumbre Iberoamericana
El trabajo de estos quince años de la Red -informa el Ministerio- ha quedado también reflejado en la Declaración de la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada el pasado mes de noviembre en Antigua (que ha tenido por lema «Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible») y en el recién creado Observatorio Iberoamericano de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible en La Rábida, Huelva, que ha asumido el compromiso de proporcionar informes específicos que ayuden a la lucha contra el cambio climático y el fomento del desarrollo sostenible en Iberoamérica.

La Red ha hecho balance en la Cumbre del Clima de Katovice
Rendición de cuentas, por una parte, y proyectos a futuro, por otra. Entre las actividades organizadas por la Red a lo largo de este año, 2018, el Ministerio ha destacado el taller regional sobre Gobernanza climática celebrado en Antigua (Guatemala), junto con el programa EuroClima+ de la Unión Europea, "que profundizó en cómo se están aterrizando las Contribuciones Nacionales Determinadas en las planificaciones sectoriales y la coordinación con los diversos niveles de la administración y actores involucrados", y así mismo ha señalado el proyecto RioccAdapt, "que concluirá en 2019 con una publicación que recoge una selección exhaustiva, representativa y equilibrada de las acciones de adaptación en la región".

Financiación climática y transición justa
Para los próximos años -explican desde el Ministerio-, existen algunas "temáticas prioritarias" que abordar, como (1) la financiación climática; (2) conseguir una mayor implicación de todos los actores, sociedad civil y sector privado; (3) los vínculos entre la lucha contra los efectos del cambio climático y el empleo; y (4) las herramientas que pueden ser utilizadas para promover una transición justa. En este sentido, la ministra española, Teresa Ribera, ha destacado que “los próximos diez años serán vitales para ganar la batalla contra el cambio climático y para construir un futuro descarbonizado y resiliente”.

Oficina Española de Cambio Climático

Añadir un comentario