panorama

Esta es la transición energética que propone Teresa Ribera

Autoconsumo con balance neto, siete años para cerrar todas las térmicas de carbón y diez para clausurar todas las nucleares

8
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, impulsaron hace unos meses en Ferraz la creación del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía (Capte), organismo al frente del cual Narbona y Sánchez colocaron a Teresa Ribera. El Consejo entregó a la presidenta Narbona, el pasado 20 de marzo, el fruto de su trabajo: un documento titulado «Propuesta de bases para una estrategia de transición energética», que no es sino una hoja de ruta "hacia una economía descarbonizada 2030-2050", hoja de ruta que estaría llamada a ser el cuaderno de bitácora de Teresa Ribera, la mujer que ha elegido el PSOE para conducir el futurible ministerio de clima y energía. [Foto].
Autoconsumo con balance neto, siete años para cerrar todas las térmicas de carbón y diez para clausurar todas las nucleares

El "cierre ordenado de las centrales térmicas de carbón antes de 2025 (...), el cierre ordenado de las centrales nucleares a medida que vayan cumpliendo los 40 años de vida" (la última los cumple en el año 2028) y la retribución "de forma adecuada y estable" a los excedentes de las instalaciones de autoconsumo son tres de las propuestas que incluye ese documento. El Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía también entregó el 20 de marzo a la presidenta Narbona un documento de «Bases para una Ley de Cambio Climático y Transición Energética», una ley que, según el Consejo, debe tener una triple finalidad: (1) debe asegurar la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero en España en el horizonte 2050; (2) debe anticipar el conocimiento de los posibles efectos del cambio climático en España "y facilitar la resiliencia y adaptación frente a los mismos"; (y 3) debe garantizar "la cohesión social y territorial en el contexto de la seguridad energética, promoviendo las medidas que permitan una transición justa y solidaria de la economía española".

Más concretamente, la Ley debe marcar los objetivos básicos de la transición energética
Y los objetivos que propone el PSOE son que al menos el 30% de la demanda final de energía sea satisfecho en 2030 con energías renovables (al menos el 75% de la electricidad deberá ser ese año de origen renovable). El documento eleva hasta el 90% la cuota renovable del mix eléctrico 2040 (y hasta el 100% en el año 2050). El Objetivo 2030 de reducción de emisiones del conjunto de la economía española será -20% (con respecto a los niveles de 1990; ahora mismo estamos en un +17%); -55% en 2040 y -90% en 2050 (siempre con respecto al listón 1990).

Del cierre del carbón y la clausura de la nuclear
El Consejo Asesor del PSOE considera que la retirada del carbón del sistema eléctrico "habría de ser una medida prioritaria de la estrategia de transición energética". Esta medida -explica el Consejo- permitirá a España introducir en pocos años un punto de inflexión en materia de emisiones y enviará una "señal poderosa de compromiso" con respecto "a la descarbonización de la economía". En concreto, el PSOE, que recuerda que el 70% del carbón utilizado en las térmicas españolas es importado, propone el "cierre ordenado de las centrales térmicas de carbón antes de 2025".

El documento destaca que "se considera imprescindible, en todo caso, un programa integral de desarrollo económico para las comarcas más directamente concernidas, así como un paquete específico de ayuda para los trabajadores afectados". El Consejo Asesor del PSOE considera por otro lado que las tecnologías de Captura y Almacenamiento de Carbono (CAC) "no han demostrado ser una opción para el sector eléctrico". Su desarrollo -explica- está siendo "muy lento frente a otras alternativas". Las tecnologías de CAC -concluye- "tienen que demostrar todavía que son viables técnicamente".

La propuesta de transición energética del PSOE también incluye el cierre total de la nuclear: "cierre ordenado de las centrales nucleares a medida que vayan cumpliendo los 40 años de vida" (siempre en el marco de una "transición justa y solidaria"). La generación eliminada -explican desde el Consejo Asesor- será sustituida en un 70% por nueva generación renovable y en un 30% por centrales de gas. El PSOE considera que hay que utilizar las centrales de ciclo combinado de gas existentes como energía de respaldo durante las primeras fases de la transición.

El coste del cierre: entre catorce céntimos y un euro veinte de más al mes
El Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía del PSOE apela al informe Comillas/Greenpeace para ponerle precio al cierre del carbón y la nuclear. Según ese estudio -señala el Consejo-, "para el año 2025 con una hidraulicidad y eólica medias y alta penetración de renovables (e incluyendo los costes la capacidad de respaldo), el incremento de costes derivado del cierre del carbón y la nuclear se situaría entre un 2% (134 millones de euros al año, M€) para un escenario de baja demanda y un 12% (1.221 M€) para un escenario de alta demanda.

Pues bien -concluye el Consejo-, teniendo en cuenta que el coste de la energía supone un 40% de la factura final (correspondiendo el resto a peajes e impuestos), ese incremento "tendría, en términos porcentuales, un impacto menor sobre las tarifas eléctricas de los hogares: para un hogar medio en España esto supondría un incremento en el gasto medio en electricidad mensual de entre 14 céntimos de euro y 1,2 €".

Por otro lado, el Consejo Asesor sostiene que "la seguridad de suministro está garantizada si se planifica la sustitución de la potencia térmica retirada por nueva potencia renovable y de respaldo, incluso en los peores escenarios históricos en cuanto a disponibilidad de agua y viento, así como bajo el supuesto de elevadas tasas de incremento de la demanda de electricidad". Además -aseguran los autores-, "la sustitución de energía térmica por energía de origen renovable no incrementaría los costes para el consumidor".

Autoconsumo
El Consejo Asesor del PSOE considera "grave" que la electricidad excedentaria de las instalaciones de autoconsumo que se vierte a la red no reciba retribución alguna (véase página 16). Frente a ello, sugiere una regulación que responda a la necesidad de -dice literalmente- "retribuir de forma adecuada y estable a las diversas tecnologías del parque de generación (incluido el autoconsumo)". El despliegue del autoconsumo -opina el Consejo- "vendrá de la mano de un balance neto para el consumo y la producción simultáneos, y de una retribución adicional para la producción excedentaria".

El documento expresa un "apoyo decidido, firme, a la generación distribuida, una de las características singulares más relevantes de la transición energética en curso a nivel internacional".

Vehículo eléctrico
El PSOE quiere que, al finalizar la década de los veinte (al llegar pues a 2030), el parque de vehículos eléctricos e híbridos enchufables sea como mínimo de 2,25 millones de unidades y se alcance una penetración de mercado del 55% ese año. En España la gran mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero la origina el sistema energético: 77% en 2015 y 75% en 2016 (en el sistema energético están la generación de electricidad, el transporte, etc.).

La importancia de la transición energética para España como nación queda expresada en un par de frases: la dependencia energética del país (73%) se encuentra muy por encima de la media de la Europa comunitaria (54%). No solo importamos anualmente casi el 100% del petróleo y el gas, sino que el 70% del carbón utilizado en las centrales térmicas es también importado. En 2016, la factura energética le costó al país 20.400 millones de euros y la de 2017 se ha situado cerca de los 30.000 millones.

Por todo lo apuntado
El Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía del PSOE propone sea elaborada "una nueva Ley del Sector Eléctrico, o una modificación en profundidad de la normativa en vigor, en consonancia con el diagnóstico y las propuestas formuladas en este documento".

La Ley establecería un nuevo marco retributivo para las nuevas inversiones de generación y para el autoconsumo, establecería un marco regulatorio para la toma de decisiones en materia de seguridad de suministro y reforzaría el papel central del operador del sistema en la gestión y optimización del sistema, así como en la supervisión de los mercados. Además, propone "encomendar a una Vicepresidencia de Gobierno la presidencia de una Comisión Delegada del Gobierno para el Cambio Climático y la Transición Energética".

El Grupo de trabajo autor de esta propuesta está integrado por Antxon Olabe Egaña, Natalia Fabra, Mikel González Eguino, José Domínguez Abascal, Josep María Serena, Julio Lumbreras y Roberto Ruiz. Preside el Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía (Capte) Teresa Ribera, que hizo ayer acto de entrega a la presidental del PSOE, Cristina Narbona, de todo el trabajo realizado por el Consejo.

Según el comunicado difundido ayer por el Consejo, "pasados seis meses desde su reunión de constitución, el Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía (Capte) presenta sus primeras propuestas, surgidas de nuestro trabajo, con la intención de comentarlas y debatirlas con todos aquellos y aquellas que quieran hacer aportaciones, sugerencias y comentarios a las mismas".

A partir de ahora, el Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía abre un plazo de dos meses –hasta el 20 de mayo- para recibir comentarios a sus documentos. Con las observaciones recibidas, el Capte elaborará las propuestas definitivas que hará llegar, a principios de julio, a la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Propuesta de bases para una estrategia de transición energética. Hacia una economía descarbonizada 2030-2050

• Bases para una Ley de Cambio Climático y Transición Energética

• Informe completo

• Resumen Ejecutivo

• Integrantes del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía (Capte)

Artículos relacionados
Propuestas para una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, por la Alianza por el Clima

Añadir un comentario
Miguel
Apreciado Alfredo, ni intoxico ni he perdido ninguna batalla, pues no he participado en ninguna. ¿Dice que de dónde salen los 3.700 millones de euros al año?. Lo que me sorprende es que a estas alturas no sepa que la energía fotovoltaica y la termoeléctrica instalada entre 2007 y 2013 recibe primas o subsidios hasta el año 2038. La fotovoltaica durante 30 años y la termoeléctrica durante 25, y que éstos tienen que ser pagados en el recibo de la luz dentro del apartado de peajes. En concreto, en 2017, la fotovoltaica recibió unas primas de 2.436 millones y la termoeléctrica recibió 1.320 millones. Súmalos y verás qué cantidad te da: nada más y nada menos que 3.756 millones de euros en un año. ¿De dónde salen los 100.000 millones? es cuestión de matemáticas simples. 2.400 x 30 + 1.300 x 25 = 104.500 Millones de euros. Y estos informes no son de Nadal, son de la CNMC (Comisión Nacional del Mercado de la Competencia) aquí tiene el informe de liquidación de 2017: https://www.cnmc.es/2018-02-20-liquidacion-122017-del-sector-electrico-de-energias-renovables-cogeneracion-y-residuos-y . Y ésto, como le he dicho, sólo con la energía fotovoltaica y la termosolar que apenas supone un 5% de la energía nacional (y tras los recortes de las primas en 2010 y 2013, que antes las cantidades eran superiores). Una cosa más le digo: Si finalmente derogan, como han prometido, los últimos decretos ley y vuelven al Real Decreto 661/2007, en ese caso hay que sumarle unos cuantos miles de millones más a pagar en la factura, que si tiene interés en saberlo, también se los calculo, pero ya le adelanto que andan rondando los 50.000 millones de euros. Como ya reconoció Miguel Sebastián (último ministro de Energía de la era Zapatero), \"se nos fue la olla con las renovables\". La cuestión es si se les va a volver a ir la olla. Tenga cuidado, no vaya a ser que el intoxicado sea usted.
Alfredo
Intoxicación informativa de los que han perdido la batalla (porque no supieron adaptarse a los nuevos tiempos) y están perdiendo la guerra (la vais a perder mucho antes de lo que parece). Lo caro es la nuclear, que no solo no sabe qué hacer con su basura (lleva más de medio siglo tratando de averiguar cómo desactivarla), sino que nunca cumplió ni una sola de sus promesas: energía gratuita, infinita, qué bonita... Lo caro es el carbón y el gas, que emiten malos humos que cuestan un dineral. ¿Has oído hablar del Informe Stern, Miguel? ¿Has leído -tú que pareces haberte leído todos los catecismos de los Nadal- alguno de los informes del IPCC? ¿De qué chistera te has sacado los 3.700 millones de euros al año, de dónde salen los 100.000 millones de euros de ayudas públicas? Para hipoteca, querido Miguel, ya te digo yo a ti que mires la deuda pública, que ha crecido en los siete años de Gobierno Rajoy (algo menos de siete años) en 317.000 millones de euros (98,8% del PIB, frente al 69,3% de 2011). La deuda ha crecido en solo siete años -algo menos de siete años- en más de 300.000 millones de euros. Ese es el milagro económico de Rajoy y sus secuaces. Ah, y yo no me saco los millones de la chistera. El dato de la deuda a 30 de marzo de 2018 es del Banco de España (puedes encontrarlo aquí: https://bit.ly/2MusJdT). Insisto: ¿de dónde has sacado tú los 100.000 millones de euros en ayudas públicas? ¿De dónde, los 3.700 millones de euros al año? In-to-xi-ca-ción y catecismo.
Antoni
Miguel, ves quitando ceros de las deudas de la fotovoltaica, pero muchos. Y ponlos en las penalizaciones y sentencias al estado español.
Miguel
La actual ministra,Teresa Ribera, fue directora de la Oficina Española de Cambio Climático desde 2004 a 2008 y Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Cambio Climático entre 2008 y 2011. En 2009 firmó la declaración de impacto ambiental del almacén de gas Castor, una pifia millonaria que les va a costar un pico a los ciudadanos. Siempre se declaró luchadora contra el “Calentamiento Global”. Por aquella época alentaban que se acababa el mundo, la temperatura del planeta iba a subir 6 grados, la Manga del Mar Menor desaparecería inundada por la subida del mar y hasta el Ebro se iba a secar en 2013, que resultó para su desdicha año de inundaciones, seguido de más inundaciones en 2015 y 2018. Errores muy comunes para quien no sabe de climatología y repite cosas como un loro. A buen seguro que los ministros Joan Clos y Miguel Sebastián, antiguos ministros del ramo, podrán identificar el papel que jugó la actual Ministra Ribera en la \"ida de olla\" (Miguel Sebastián dixit) de aquellos años en la política energética del país, cuando temerosos, ante el final del mundo, quisieron ser líderes verdes mundiales y decidieron llenar España, a toda prisa, de paneles solares fotovoltaicos y termoeléctricos, cuando la industria aún no estaba suficientemente desarrollada para ese despliegue y los costes eran muy elevados. Hechos que dejaron a los ciudadanos españoles una hipoteca hasta el año 2038 a razón de 3.700 millones de euros al año (eso con los recortes habidos, que si los anulan, como prometen, será bastante más). Si hacen los cálculos verán que pasa con creces de los 100.000 millones de euros de ayudas públicas, por algo que pocos años más tarde se podría hacer casi sin ayudas. No solo eso, con el dinero de los españoles, muchas empresas extranjeras se hincharon a ganar dinero. Se desarrolló la industria fotovoltaica china y se hundió la española. En 2007, 3 empresas fotovoltaicas españolas estaban entre las primeras del mundo (BP solar, Isofotón y Atersa). BP solar pasó de ser la 2ª del mundo a cerrar en 2009, Isofotón fue dando trompicones hasta que quebró, Pevafersa y un sinfín de empresas, más de lo mismo. Atersa fue de las pocas que sobrevivió. Ese despilfarro trajo más consecuencias, pues acabó plasmándose con fuertes subidas de la luz para pagar ese festín y, como consecuencia, graves problemas para muchas empresas con un consumo intensivo de electricidad. Varias de ellas o se fueron del país, o cerraron, dejando un riego de desempleados. ¿Se repetirá la historia de despilfarro de dinero público en España?. Para terminar, Teresa Ribera, desde 2012 hasta prácticamente su quiebra, fue directora general de Desarrollo Estratégico y Nuevos Mercados Internacionales de Isofotón, empresa del Parque Tecnológico de Andalucía que estaba muy relacionada con la Junta de Andalucía ¿puertas giratorias?. Empresa que dilapidó en diez años 60 millones de euros de ayudas públicas, y donde ex-directivos están inmersos en procesos judiciales graves. El informe del administrador concursal habla de extrañas maniobras contables y el fiscal pide doce años de inhabilitación para cinco dirigentes de Isofotón. Otra empresa más muerta con subvenciones. No sé cuantos enemigos habrá dejado por el camino Teresa Ribera, pero como empiecen a tirar de la lengua, lo mismo tiene que seguir el camino de Maxím Huertas.
Miguel
Según cálculos de de la organización de investigación alemana Fraunhofer, los costes de generar energía eléctrica en Alemania con carbón están entre 30 y 70 € MWh y los del gas entre 60 y 90 € MWh. Ya saben por qué Alemania tiene las centrales de carbón casi siempre a tope y sólo arranca las de gas lo imprescindible. Cerrar las centrales de carbón les supondría un buen aumento en el precio del pool de la electricidad. Algo similar ocurre en España, solo que los costes del producir electricidad con carbón son más altos que en Alemania, pero más bajos que con del gas.
Victor Aguilar Moreno
Bienvenidos a la reversión del cambio climático, todos los que hoy estamos autoconsumiendo estamos deseosos de volcar los excedentes a la red, lo primero ya tenemos contadores inteligentes que pueden medir el vertido para restarlo de la recuperación no hace falta un segundo contador, esperamos que se haga una ley rápida para que las distribuidoras ayuden al cambio y no pongan impedimentos, registros y trabas burocráticas, somos un montón de personas concienciadas que hemos invertido miles de euros en los equipos de generación de energía renovable, que nos movemos por grupos en internet pero a los que se les ha impuesto la ley del miedo. El potencial laboral del sector solar y su facturación en instalaciones y mantenimiento bien va a superar los 170 mill de recaudación de estado por sistema eléctrico, trayendo mas puestos de trabajo cualificado. De echo se va a poder minimizar los picos por la modulación que produce la producción distribuida. Depender de combustibles fósiles es pagar petrodolares que solo van a hacer ciudades en el desierto y podrían financiar algunos grupos radicales y tener una economía a la deriva de los mercados de otros países. Por último , recomiendo que se bonifiquen fiscalmente con carácter retroactivo las instalaciones desde el 2015 , y que su registro sea gratuito, de este modo la Red Eléctrica podrá contar con la potencia instalada en comunidades y pequeñas viviendas. Bienvenidos a la energía colaborativa y social.
Manuel Morales Solano
Cerrar las centrales de carbon y nucleares es un primer paso las termicas de ciclo combinado como respaldo es posible que sean necesarias para la estabilidad del sistema y deberan ser las ultimas en entrar en operacion
Miguel
Que el cerrar las centrales térmicas de carbón y las centrales nucleares sólo va a suponer una subida de el coste de la electricidad de entre 14 céntimos de euro y 1,2 €, no se lo cree ni ella. En el momento que el sistema eléctrico dependa del gas, estaremos sujetos a la tiranía de la variabilidad del precio del gas, y si al gas le da por duplicar el precio, veréis a qué precio se pone la electricidad. Un sistema totalmente dependiente del gas es tremendamente peligroso para la seguridad de suministro del país. Si algo bueno tiene España es que actualmente tiene un mix variado muy robusto y lo vamos a perder. El día que el sistema eléctrico dependa totalmente del gas y se cierre la espita del gaseoducto que viene de África veréis la cara de bobos que se les queda a los españoles. Parece que no han tomado nota de las tensiones que ha generado, en los últimos años en Europa, el precio del gas en el precio de la electricidad, que por fortuna han sido sólo puntuales.