los editoriales de er

Entre el apagón y el gran apagón (ER77)

0
Medio mundo, cada cual a su estilo, se ha enterado de que el cambio climático es algo para tomarse muy en serio. Era precisamente lo que pretendía la Hora del Planeta de WWF, que se celebró el pasado 28 de febrero. Lo primero que llama la atención de esta campaña es la extraordinaria capacidad que tienen las grandes organizaciones ecologistas para movilizar a todo el mundo. Así, como suena. Desde Nueva Zelanda hasta la coste oeste americana, 4.000 ciudades hicieron un gesto apagando la luz de alguno de sus edificios emblemáticos. Y WWF calcula que 1.200 millones de personas, es decir, una sexta parte de la población mundial se sumó a la iniciativa apagando sus luces y sus aparatos entre las 20:30 y las 21:30 de ese día.

España no fue una excepción. Todas las capitales de provincia se unieron al gesto, y multitud de empresas, medios de comunicación y administraciones públicas hicieron otro tanto para “lanzar un  mensaje a los líderes mundiales que se reunirán en diciembre  de este año en Copenhague, para firmar un nuevo tratado global sobre  cambio climático, que dé continuidad al actual de Kioto”. Esa es, al menos, la intención con la que WWF montó semejante tinglado. Y con la que Energías Renovables apagó su web.

¿Pero serán estas las campañas que más pueden ayudar a tomar conciencia sobre el cambio climático? ¿Qué sucede con otros recursos naturales como el agua? Parece evidente que los ciudadanos, al menos en un país como España donde el agua se convierte por temporadas en un lujo, hemos interiorizado la necesidad de usarla con racionalidad, de no malgastarla y de valorarla en suma. ¿La razón? De vez en cuando nos quedamos sin agua y, ya se sabe, uno sólo descubre la grandeza de estar sano cuando se pone enfermo.

La comparación entre el agua y la energía es inevitable y habría que ser ucraniano para saber lo que significa pasar un día sin calefacción y sin agua caliente en pleno invierno. Pero aquí le damos poca importancia a la energía, apenas sabemos lo que cuesta o de dónde procede. ¿Por qué? Muchos expertos coinciden en una idea: los apagones son más bien anecdóticos, el gas fluye sin descanso por la tubería y nunca falta combustible en la gasolinera. Hay algo más. Los impactos que se atribuyen a la producción y el consumo de energía no hacen estragos en pocos minutos. A menos que se hunda un petrolero en el océano. Más bien suelen extenderse en el tiempo para regodeo de los descreídos.

¿Qué pasaría si la próxima Hora del Planeta fuera una invitación a consumir energía a raudales hasta colapsar el sistema? ¿Qué pensaríamos los ciudadanos del mundo después de sufrir un gran apagón y de observar sus consecuencias? ¿Nos tomaríamos más en serio la energía? ¿Nos ayudaría a preguntarnos por sus costes económicos, ambientales y sociales? ¿Seguiríamos dejando correr el grifo sin ton ni son? Sólo es una idea, pero no nos parece tan peregrina.

Hasta el mes que viene.

Directores



Luis Merino
[email protected]
Paseo de Rías Altas, 30-1º Dcha
28702 San Sebastián de los Reyes. MADRID
Tel: 91 663 76 04
Móvil: 606 35 50 56

Pepa Mosquera
[email protected]
Vigo, 43. 28430 Alpedrete. MADRID
Tel: 91 857 25 59.
Móvil: 699 67 99 13

Envía toda la información que consideres de interés a:
[email protected]
Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).