eólica

ESTADOS UNIDOS

Donald Trump arremete contra la eólica

1
El candidato republicano ha echado mano de todos los tópicos habituales y ha arremetido -en un acto celebrado en Dakota del Norte- contra la energía eólica, a la que ha acusado de matar un millón de aves al año: "wind turbines kill far more than a million birds a year, far more… so wind is, you know, it’s a problem" [los aerogeneradores matan mucho más de un millón de aves al año, mucho más... por eso -sabéis-, la eólica es un problema]. Por supuesto, el candidato sostiene que la eólica está muy subvencionada. No sorprenden las declaraciones de Trump (ver ¿Y qué pasa con las renovables si Donald Trump es presidente?).
Donald Trump arremete contra la eólica

La Asociación Americana de la Energía Eólica (American Wind Energy Association) ha difundido un comunicado en el que desmonta, uno a uno, los tópicos, medias verdades e inexactitudes (sobre la energía eólica) que ha enunciado el candidato republicano Donald Trump en Dakota del Norte, en uno de los últimos actos de su campaña. Sobre los costes, el candidato del flequillo rubio ha dicho que la eólica es muy cara y que, sin subsidios, no funcionaría: “wind is very expensive, I mean wind is, without subsidy... wind doesn’t work.” Pues bien, según la American Wind Energy Association (AWEA), ya es más barato generar electricidad con viento que con combustibles fósiles en las áreas con gran recurso eólico de los Estados Unidos, como Iowa o Texas, donde la eólica es cada vez más competitiva sin incentivos. En ese sentido, la patronal estadounidense del sector eólico asegura que los costes de generar electricidad con energía eólica han descendido un 66% en los últimos siete años (desde 2009).

Con respecto a los subsidios, AWEA explica que todas las fuentes de energía requieren incentivos, la mayoría de los cuales se encuentran en el sistema fiscal. Sin embargo -matiza la asociación-, las únicas fuentes que están preparando su desconexión de las ayudas estatales son "el viento y otras industrias renovables". Más aún: AWEA asegura que los Créditos Fiscales a la Producción -que así se llaman las ayudas que recibe la energía eólica en Estados Unidos- comenzarán a desaparecer el próximo año.

La mortandad de aves ha sido otro de los argumentos esgrimidos por Trump para arremeter contra la eólica. El candidato ha elegido un cifra redonda para cuantificar el impacto de los aerogeneradores sobre la avifauna: un millón. Esa es la cantidad, según Trump, de aves muertas cada año como consecuencia de colisiones contra aerogeneradores. Y ahí, AWEA apela a los últimos informes y estudios que sobre el particular han ido publicando a lo largo de los últimos años las principales oenegés ambientalistas del país. La asociación cita expresamente a la Audubon Society, la National Wildlife Federation y el World Wildlife Fund, todas las cuales cuantifican esa mortandad lejísimos del guarismo enunciado por el polémico candidato republicano.

Al número redondo-mediático que ha elegido para cuantificar la mortandad de aves, Trump le ha añadido una alusión a una especie emblemática en los Estados Unidos: el águila. El candidato republicano ha asegurado en Dakota del Norte que en algunas zonas de California la eólica está matando todas las águilas: "if you go to various places in California, wind is killing all of the eagles”. Pues bien, según AWEA, los últimos datos disponibles sobre mortalidad de águilas muestran que las colisiones con turbinas en parques eólicos mordernos son responsables de menos del 5% de las muertes antropogénicas (por causa humana) de águila dorada. Los casos de águila calva son más raros aún. Es más -apuntan desde la asociación-, el número de individuos de ambas especies está creciendo en el oeste del país.

No obstante, Trump ha querido hacerle un guiño a la industria eólica estadounidense. "A pesar de lo dicho [en referencia a los subsidios y la mortandad], yo soy partidario de todas las formas de energía, y, a propósito -ha añadido-, dado que estamos en Dakota del Norte, tengo que decir que amo a los granjeros" (la agricultura es un sector muy importante de la economía de Dakota del Norte, que pasa por ser un estado-granero del medio oeste). Pues bien, AWEA también ha querido pronunciarse sobre el comentario de Trump: "animamos al señor Trump a amar a los granjeros eólicos también. En la mayoría de los casos, son la misma gente: el 98% de las turbinas eólicas se erigen sobre tierras de propiedad privada, tierras que el sector alquila a los granjeros y rancheros de Dakota". Según los datos de la asociación, la eólica estadounidense emplea a día de hoy a aproximadamente 88.000 personas.

Artículos relacionados
Entre seis y dieciocho millones de aves muertas cada año
Aves y parques, una mirada realista
SEO/BirdLife firma un convenio de colaboración con una empresa eólica que ha desarrollado "molinos sin palas"
El Gobierno invertirá 458.000 euros en corregir tendidos eléctricos del monte de El Pardo

Añadir un comentario
internete
Está un poco despeinado el hombre con tanto viento...