entrevistas

Carmelo García, director general de Desarrollo de Negocio y socio de Desigenia

“El autoconsumo será una de las bases del negocio de Desigenia en los próximos años”

0
Desigenia nació como una línea de ingeniería -del grupo empresarial SME- que desarrollaba soluciones híbridas compuestas por paneles fotovoltaicos y/o aerogeneradores, baterías de alto ciclado y un grupo electrógeno de respaldo como fuentes de suministro eléctrico. Hoy, trabaja también con lo que denomina sistemas de energía simples, o sin grupo electrógeno... y en autoconsumos, en bombeos solares, en sistemas de climatización. Energías Renovables ha entrevistado al director general de Desarrollo de Negocio de esta ingeniería madrileña, Carmelo García. Esto nos ha contado.
“El autoconsumo será una de las bases del negocio de Desigenia en los próximos años”

¿Quién es Carmelo García?
Soy Ingeniero Superior de Telecomunicación por la Universidad Politécnica de Madrid, y empecé mi vida laboral simultáneamente con mis estudios de ingeniería en la División de Telecomunicación de Siemens, a finales de los 80, cuando el mundo digital se empezaba a abrir paso en nuestras vidas. Los que tuvimos la suerte de empezar a tocar con nuestras manos, o, mejor dicho, con nuestros teclados, lo que se venía encima, como la RDSI [Red Digital de Servicios Integrados], el ADSL, el correo electrónico, internet, el móvil, etcétera, que han trasformado nuestro mundo en el cambio de milenio, intuíamos que algo estaba cambiando. Luego… ha resultado curioso, porque la revolución digital se ha sincronizado con la implantación de la conciencia ecológica (ya latente, pero no generalizada) y el cambio climático. Es por ello que pienso que toda esta tecnología hay que aprovecharla para luchar contra el tsunami climático que nos amenaza a nosotros y a nuestros hijos. Y, si podemos contribuir a frenar esa amenaza, aunque sea solo un poquito desde la modestia de una pyme española, nos sentiremos orgullosos de ello.

¿Qué es Desigenia y cómo llega Carmelo García a ella?
Desigenia es un proyecto joven que trabaja en un entorno maduro, como es el de las operadoras de telecomunicación, y que surge de SME, que es una empresa en la que aterrizo a mediados de los 90 y que se dedica a las infraestructuras de telecomunicación. En un momento dado decidimos crear Desigenia con el fin de aprovechar todo el conocimiento tecnológico de la era digital para aplicarlo a la eficiencia energética y a las fuentes de energía limpias. Lo que hacemos es implantar energías limpias en aquellas aplicaciones en las que aún se utilizan las energías más sucias, como los grupos diésel para generación de electricidad. Más en concreto, Desigenia surge como consecuencia de un proyecto para implantar energías renovables en Orange España, pero lo realmente diferenciador es la implantación de estas tecnologías en una modalidad de servicio, es decir, Desigenia se encarga no solo de la inversión e implantación de equipos, sino también de su operación y mantenimiento, es lo que llamamos servicios 4.0. Su origen, el origen de Desigenia, está en los mismos socios que formábamos SME, pero, a diferencia de esta, cuya orientación se dirige al producto, Desigenia está orientada a los servicios, como la ingeniería, la eficiencia energética…

Desigenia oferta soluciones híbridas de alimentación (energía fotovoltaica / eólica + baterías + grupo electrógeno) y soluciones simples (renovables + baterías). ¿Qué demanda más el mercado ahora mismo?
Ahora mismo estamos haciendo más soluciones híbridas, porque las soluciones simples todavía no son completamente rentables para estaciones de alta potencia. Las tecnologías, sobre todo de baterías, tienen que evolucionar aún mucho para que se alcance un nivel de eficiencia que permita trabajar solo con baterías y solar en la alimentación de estaciones offgrid, es decir, estaciones a las que no llega la red eléctrica, o sea, aisladas. Algunas de las más de 150 estaciones que hemos instalado llevan ya funcionando más de 4 años.

¿Algún ejemplo de solución simple: solo renovables más baterías?
Estaciones repetidoras para dar cobertura de 3G y 4G para zonas rurales. Son estaciones cuyo consumo es bajo, por la simplicidad de los equipos. Ahí instalamos sistemas exclusivamente solares más baterías, y son operativas al 100 por 100.

¿Es el autoconsumo la próxima estación en el viaje de Desigenia?
Efectivamente, es una línea de negocio que estamos desarrollando. Estamos seguros de que el autoconsumo será una de las bases del negocio de Desigenia en los próximos años, ya que pensamos que más pronto que tarde la normativa va a cambiar en España, liberalizando y potenciando el autoconsumo, tanto a nivel empresarial como de usuario final.

¿Qué es el free-cooling?
El free-cooling en una solución de Desigenia que, en centros técnicos por ejemplo de comunicaciones o de control, permite aprovechar la temperatura ambiente para reducir, mediante sistemas electrónicos con sensores y ventilación, el funcionamiento del aire acondicionado de la estación, llegando incluso a poder apagarlo.

Leo: “en Desigenia nos definimos como Creadores de Soluciones”. ¿Se ha encontrado Desigenia con algún problema que no tuviera solución? O, quizá mejor: ¿cuál ha sido el problema más difícil al que se ha enfrentado esta ingeniería?
Por desgracia, el principal reto al que nos hemos enfrentado es al vandalismo. Y lo hemos superado con imaginación y tecnología después de sufrirlo en nuestras propias carnes. Afortunadamente, con el paso del tiempo evolucionamos y desarrollamos los sistemas de seguridad de las estaciones y actualmente podemos decir que es un problema prácticamente superado.

Una última pregunta… un poco filosófica: ¿es siempre posible responder a los retos a los que se enfrenta Desigenia con solo energías renovables y eficiencia energética?
¿Es posible responder a las necesidades energéticas actuales del mundo solo con energías renovables? Evidentemente, con las tecnologías actuales aún no, y esa visión es la que empleamos en Desigenia. Lo importante es encontrar el balance entre aumentar la eficiencia energética sin olvidarnos de la eficiencia económica de las soluciones planteadas. Por ello, en Desigenia elegimos siempre las opciones más eficientes no solo en términos energéticos sino también en términos económicos que suponen un beneficio para nuestros clientes en todos los aspectos. No nos olvidemos que no es factible implantar soluciones más ecológicas si no hay un retorno claro de la inversión.

Artículos relacionados
Desigenia, cuando menos es más

Añadir un comentario