biomasa

La biomasa, aparente única ganadora en la revisión de tarifas

0
Todas las tecnologías renovables, excepto la biomasa, saldrán perdiendo con la aplicación de la reforma de los parámetros retributivos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, según los cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La subida supone un modesto 4,8% y no afecta de forma positiva a todos los grupos repartidos entre la biomasa y el biogás. Las instalaciones asociadas a cultivos energéticos, industrias agrícolas y papeleras y biogás de vertedero sufrirán descensos en la remuneración del kWh generado. También hay cortes por año de construcción y grupos que no se tienen en cuenta.
La biomasa, aparente única ganadora en la revisión de tarifas

Ana Botella, en representación de los ayuntamientos con plantas de biogás de vertedero; Ence, como principal productora de electricidad a partir del licor negro generado en el proceso de fabricación de papel; y la industria orujera, líder en el aprovechamiento energético de sus residuos en el sector agroalimentario, ya han mostrado su malestar al comprobar que los sectores a los que representan son los más perjudicados dentro de los diferentes grupos que forman la biomasa. El informe de la CNMC sobre la propuesta de orden de nuevos parámetros retributivos para la producción de electricidad con renovables establece la metodología de actualización de dicha retribución y confirma la subida general para la biomasa y el descenso concreto para los sectores mencionados.

En el informe han considerado la “elevada dispersión de códigos para instalaciones de biomasa” y los “criterios similares para seleccionar los códigos de otras tecnologías”, y han “escogido los grupos y subgrupos más habituales, correspondientes a años de autorización de instalaciones existentes y a las que les corresponde retribución específica”. Quedan fuera de esta consideración, según los subgrupos establecidos en el régimen especial, el  b.7.3 de instalaciones que emplean como combustible principal estiércoles mediante combustión y biocombustibles líquidos y el b.8.3 de centrales que utilizan como combustible principal licores negros de la industria papelera.

Menos subgrupos y plantas construidas a partir de 2003
A partir de aquí se establecen hasta once cálculos diferentes por tecnologías y año de puesta en marcha de la central que dan como resultado global una subida del 4,77% de la retribución y pasar de 281 millones de euros según el escenario anterior a 2014 a 294 según los nuevos parámetros a implantar a partir de 2014, convirtiéndose así en la única renovables que sube en porcentaje. No obstante, en los cálculos de subida no cuentan los subgrupos ahora eliminados ni las plantas construidas antes de 2003, con lo que el porcentaje podría ser menor o incluso negativo.

Centrados en los cálculos por grupos, dentro del b.6 se encuentran los del b.6.1 correspondientes a las plantas que emplean como combustible principal biomasa procedente de cultivos energéticos, que son los que muestran un mayor descenso en la retribución, al pasar de 3,75 millones de euros anuales a 2,8, es decir, un 23% menos. Los dos otros dos subgrupos salen ganando. El b.6.2 (centrales que aprovechan residuos de las actividades agrícolas o de jardinería) pasa de 2,3 a 2,7 millones de euros (13% más) y el b.6.3 (residuos de aprovechamientos forestales y otras operaciones selvícolas en masas forestales y espacios verdes) suben un 11%, de 2,7 a 3 millones.

Mucho mejor para la biomasa forestal industrial que para la agrícola industrial
Dentro del grupo b.8, el de las centrales que utilizan como combustible principal biomasa procedente de instalaciones industriales hay una diferencia sustancial entre los subgrupos, hasta el punto de que desaparece el ya mencionado b.8.3. Entre los que quedan, el b.8.1, que hace referencia a las instalaciones industriales del sector agrícola en marcha desde 2006 bajarán de 4,6 a 3,3 millones de euros (-29%); mientras las del b.8.2 (el combustible principal es biomasa de instalaciones industriales del sector forestal) en marcha desde 2000 se convierten en las que más suben, de 1,6 a 3,7 millones de euros, es decir, un 128%.

El grupo asociado al biogás presenta aún una mayor variedad de parámetros retributivos, ya que se establecen diferencias según el año de la puesta en marcha de las plantas. En todos los casos solo se tienen en cuenta aquellas cuya puesta en marcha en posterior a 2008. Así, en el subgrupo b.7.1 (biogás de vertedero) hay un descenso generalizado que es mayor para las instalaciones que comenzaron en 2009 (66%). Las de 2010 bajan un 54% y las de 2011 un 42%.  

Más del 50% de incremento para el biogás industrial
Al subgrupo b.7.2 del biogás pertenecen las instalaciones que utilizan residuos biodegradables industriales, lodos de depuradora de aguas urbanas o industriales y residuos sólidos urbanos, ganaderos y/o agrícolas, entre otros. En este caso hay una subida generalizada. Para las plantas que entraron en funcionamiento en 2008 se calcula un aumento de 510.000 a 573.000 euros de retribución (un 52% más); para las que comenzaron en 2009 hay un incremento prácticamente idéntico en cantidad y porcentaje; y para las de 2010 el porcentaje sube al 56%, al pasar de 510 .000 a 796.0000 euros de retribución.

Por último, el informe de la CNMC resalta el efecto positivo que tiene para la bioenergía la variación entre la vida útil regulatoria reconocida a las instalaciones con la legislación anterior y la nueva que determina la propuesta. “Se puede observar que se produce un aumento de los años de vida útil para los grupos y subgrupos resaltados, que comprenden las instalaciones de cogeneración, generación a partir de biomasa, biogás y residuos, mientras que permanece invariable para los restantes”, explican en el informe al resaltar que las instalaciones de los grupos b.6. b.7 y b.8 pasan de 15 a 25 años.

Añadir un comentario