biocarburantes

Lucha contra la recogida pirata de aceite vegetal usado en Galicia

0
Personas relacionadas con el sector de la construcción y con gestorías y corredurías de seguros, y despachos de abogados y asesorías contables están siendo investigados en Galicia como posibles integrantes de una trama de recogida y compra-venta fraudulentas de aceites usados destinados a la fabricación de biodiésel. El diario La Opinión de A Coruña informa estos días de las actuaciones de la Xunta de Galicia en este campo mientras en Sevilla y varios municipios de Cádiz se cuestionan las licencias otorgadas para esta gestión concedidas a empresas que no pagan nada a los hosteleros por el aceite usado.
Lucha contra la recogida pirata de aceite vegetal usado en Galicia

Las informaciones que publica La Opinión de A Coruña advierten de que “la paralización de la actividad de cuatro empresas dedicadas a la recogida de aceite usado en Galicia por prácticas irregulares en el transporte y el almacenamiento solo es la punta del iceberg”. En un artículo de Rosa Prieto se asegura que “además del mercadeo fraudulento de los residuos vegetales utilizados para fabricar biodiésel, la policía autonómica investiga la posible comisión de un delito de blanqueo de capitales por parte de algunas de las compañías y particulares que en los últimos años vieron en el sector del reciclaje de aceite un negocio redondo”.

La investigación puesta en marcha por la Secretaría Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental de la Xunta de Galicia se centra en personas relacionadas con el sector de la construcción, antiguos promotores, según desvelan fuentes próximas al caso a La Opinión de A Coruña. “Y también despachos de abogados, asesorías contables y personas relacionadas con gestorías y corredurías de seguros, donde algunos de los empresarios investigados tienen domiciliado su negocio”, puntualizan desde este medio de comunicación.

De veinte empresas, quince realizan la actividad sin autorización
En el artículo de Rosa Prieto también se informa de que, según denuncian fuentes del sector del reciclaje, en Galicia, “de las más de veinte empresas dedicadas a la recogida de aceite usado una quincena realizan la actividad sin contar con autorización y pagan en efectivo a restaurantes y hosteleros, sin ningún tipo de factura”. A pesar de que pagan veinte euros por cada bidón de cincuenta litros recogido, alegan a Hacienda que el residuo lo obtienen de forma gratuita y lo venden con factura a fábricas de biodiésel. Aquí reside el blanqueo de capitales.

Hasta el momento se ha abierto expediente sancionador y paralizado la actividad a cuatro empresas, según la Consellería de Medio Ambiente. Además, “a los hosteleros se les informa de la ilegalidad que supone la entrega de estos residuos a empresas piratas o personas no autorizadas y se les explica cómo acceder al listado de firmas, así como se les advierte de la obligación de tener un albarán de entrega del residuo”, señala en otro artículo de La Opinión de A Coruña. Los propietarios de bares o restaurantes que incurran en sanciones leves en el proceso de recogida de residuos de aceites vegetales usados se exponen a multas de 900 euros; si son graves van de los 45.000 hasta los 1,7 millones de euros.

Sevilla y municipios de Cádiz siguen bajo sospecha
Pero las sospechas de fraude y mala gestión en la recogida de aceites usados no solo salpican a las empresas “piratas”, sino también a los ayuntamientos que conceden dicha gestión. Este portal ya informó sobre las acciones emprendidas por la Asociación Nacional de Gestores de Residuos de Aceites y Grasas Comestibles (Geregrás) contra el Ayuntamiento de Sevilla por la concesión irregular del servicio en esta ciudad a la empresa Biouniversal.

Geregrás ha emprendido acciones similares contra los ayuntamientos de San Fernando y Puerto Real, en Cádiz. En este último caso el Diario de Cádiz recoge declaraciones de responsables de Geregrás donde afirman que “ni siquiera han realizado un concurso público al que puedan optar las empresas, sino que han dado el servicio a una empresa mediante un convenio que, a todas luces, debe tener otros intereses que no alcanzamos a entender".

Quejas desde los restaurantes
Biouniversal es también la empresa adjudicataria en la recogida del aceite usado de Puerto Real. Desde este consistorio gaditano defienden la legalidad de la gestión del proceso, pero los hosteleros muestran su preocupación por las formas: "Han venido agentes de medio ambiente con representantes de la empresa para advertirnos de que si no hacemos lo que nos dicen vamos a tener problemas", declaran al Diario de Cádiz.

El diario gaditano también se hace eco de otras declaraciones de los hosteleros: "Nosotros entregamos el aceite a una empresa autorizada que nos los recoge desde hace más de veinte años y nunca hemos tenido problemas. Como contraprestación nos daban una cantidad económica o nos limpiaban los filtros. Ahora el Ayuntamiento pretende que se lo entreguemos a la empresa que ellos han elegido sin obtener nada a cambio. Lo más grave es que nos han amenazado con ponernos una multa de hasta 600 euros si no hacemos lo que nos dicen. Nos sentimos coaccionados".


Añadir un comentario