termosolar

Desalación con termosolar, una opción con futuro

0

La energía solar térmica con almacenamiento puede permitir la prestación de servicios de desalación rentables en zonas ricas en recursos solares, lo que reduciría su dependencia de los combustibles fósiles. O al menos así lo creen los expertos consultados por newenergyupdate.com. En su opinión, las centrales de CSP más pequeñas también podrían prestar servicios de desalación en regiones remotas y eliminar así su necesidad de disponer de electricidad de la red.
Desalación con termosolar, una opción con futuro
Planta desaladora de la empresa KSA

En Estados Unidos se han puesto en marcha nuevas investigaciones en tecnología de desalación con CSP. Como recuerda el portal newenergyupdate.com, el Departamento de Energía anunció recientemente que aportará 21 millones de dólares para 14 nuevos proyectos de desalación termosolar, cuyo objetivo es reducir costes y abrir la tecnología a nuevos mercados. Los proyectos abarcan un amplio abanico de tecnologías de desalación, con la previsión de que estén disponibles en unos tres años para completarse.



La última iniciativa de investigación y desarrollo del DOE ha establecido como meta un coste medio teórico del agua (LCOW, por sus siglas en inglés) de 0,50 dólares por metro cúbico para centrales a gran escala que procesan un elevado volumen de agua con baja salinidad, como el agua de mar, para operadoras municipales. Para las centrales a escala más pequeña que procesan volúmenes menores de agua de alta salinidad, como el agua salobre de las operaciones con petróleo y gas, los proyectos de investigación deben apuntar a lograr un LCOW de 1,50 dólares por metro cúbico.



Los investigadores de Europa, África y Oriente Próximo también siguen optimizando los diseños de la CSP con el fin de conjugar la energía con la desolación y utilizar esta tecnología en la producción de aguas municipales, la agricultura, los procesos industriales y la purificación de agua producida durante la extracción de recursos naturales. En países con mucho sol como Arabia Saudí, la creciente demanda energética y las necesidades de desalación brindan una oportunidad magnífica para la CSP con almacenamiento.



La ósmosis inversa es actualmente el proceso de desalación más utilizado, pero las centrales de CSP podrían ser más adecuadas en el caso de la destilación de múltiple efecto (MED), ya que requiere de una serie de procedimientos de calentamiento con vapor, según ha explicado Aris Bonanos, profesor de sistemas de energía en el Instituto de Chipre. Este centro ha desarrollado varios diseños de centrales de CSP y desalinización basadas en el MED para las islas del Mediterráneo en un proyecto cofinanciado por la Unión Europea.



Ernest Dall, ingeniero de NamPower en Namibia y coautor de un reciente estudio económico sobre la desalación con CSP, añade que la tecnología de ósmosis inversa sigue mejorando y se requiere una reducción de los costes para que el sistema energético con CSP y el componente de MED de la tecnología sean competitivos.



La empresa Saudi Technology Development and Investment Company (Taqnia) ha demostrado, por su parte, que la CSP puede utilizarse para alimentar directamente el proceso de desalación, si se prescinde de la fase eléctrica. La eliminación del bloque de electricidad podría reducir el coste total de la central de CSP en alrededor de un 10%, de acuerdo con esta compañía.



Arabia Saudita, país que alberga actualmente el 18 % de la capacidad de centrales desaladoras de todo el mundo (alrededor del 70 % funciona quemando combustibles fósiles), se perfila como uno de los mayores mercados para los proyectos de desolación y CSP. La demanda de agua desalinizada del reino es, en la actualidad, de alrededor de 7,5 millones de metros cúbicos diarios y se espera que aumente un 30 % entre 2016 y 2030.


Añadir un comentario