termosolar

78 días de hambre

3
Der Spiegel, The Independent, el diario Página/12 de Argentina, The Times of India, el canal HispanTV de Irán... Medios de todo el mundo se han hecho eco ya de la lucha que mantiene desde hace 78 días Ángel Vadillo, el alcalde extremeño que reclama, en huelga de hambre, la restauración de las ayudas al sector de las renovables, un sector que proyectaba hasta cinco centrales termosolares en su pueblo, Alburquerque, municipio de la provincia de Badajoz cuya tasa de desempleo supera el 40%. Todos los proyectos han sido suspendidos tras la primera reforma energética que emprendiera el gobierno Rajoy, el pasado mes de enero.
78 días de hambre

Hasta cinco centrales termosolares proyectaba la empresa Naturener en Alburquerque (250 MW en total) hasta que el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, decidió cambiar las reglas del juego y suprimió –vía real decreto ley (RDL)– todos los incentivos (la prima) a todas las renovables; así, suprimió tanto la prima de la eólica, como la de la fotovoltaica; tanto la de la biomasa, como la del biogás; tanto la de la cogeneración, como la de la termosolar. Como si todas esas tecnologías hubiesen alcanzado el mismo grado de desarrollo y todas pudiesen prescindir por igual de esos "incentivos económicos" que contemplaba la norma anterior y cuyo fin no era otro que promover el desarrollo de esas tecnologías hasta alcanzar el nivel de competitividad sin ayuda. El caso es que Soria no hizo distingos, porque el 27 de enero, vía real decreto ley, acabó con el modelo renovable español todo, un modelo de incentivo a la implantación de energías renovables que no solo había fructificado en forma de más de 21.000 megavatios eólicos o casi 5.000 fotovoltaicos, sino que, además, era considerado modélico en medio mundo.

Historia de una reivindicación
Entre los perjudicados por la entrada en vigor del RDL 1/2012, se encuentra Alburquerque, un pequeño municipio pacense que vio cómo, de la noche a la mañana, se esfumaban todos los proyectos hasta entonces apuntados, proyectos que conllevaban, según Vadillo, una inversión de mil millones de euros y la creación de 820 puestos de trabajo directos. Así las cosas, el alcalde de la localidad, Ángel Vadillo, no se quiso conformar, se fue caminando a Madrid (400 kilómetros a pie) para reclamar en persona una solución, no la encontró, volvió a su tierra, se armó de razones y fuerzas, regresó a la gran capital y, desde hace ya 78 días, permanece a las puertas del gran ministerio, en huelga de hambre. Una huelga probablemente incómoda para muchos de los actores clave de la política energética española, una huelga que quizá por eso sigue siendo ignorada por la mayoría de los medios de comunicación de masas españoles, muy pendientes ellos de las movilizaciones mineras y funcionarias, pero casi completamente opacos a la reivindicación de Vadillo, alcalde además ninguneado por el mismísimo presidente del gobierno extremeño hace unas semanas, cuando en su televisión pública –Canal de Extremadura– se refiriera a él como "alguien en Madrid".

Veinticinco kilos menos
El caso es que, 78 días después de emprendida la huelga, Vadillo sigue "sin dar crédito a que el gobierno español, teniendo la tecnología y la mejor calidad de radiación solar, haga exactamente lo opuesto a lo que necesitamos como país". Según el alcalde de Alburquerque, la política del ejecutivo que lidera Mariano Rajoy "nos está dejando recortes y recesión cuando podríamos estar invirtiendo en un sector de futuro que generaría empleo y riqueza”. En un comunicado hecho público el pasado viernes, el munícipe extremeño resaltaba por otra parte la falta de carácter negociador del ministro de Industria: “cuando comencé la huelga de hambre, el ministro Soria me recibió durante una hora, en la que sólo hablé yo; fue prácticamente un monólogo y él se limitó a decirme adiós, como si no me hubiera escuchado”. Vadillo, que solo consume agua y miel diluida desde hace ya 78 días, ha perdido 25 kilos de peso y cinco centímetros de masa muscular, según nota de prensa del gabinete de comunicación de la alcaldía de Alburquerque, pueblo en el que, todos los días, a las diez de la mañana, hay concentraciones de vecinos en señal de apoyo a su alcalde. Las concentraciones también tienen lugar –cada día, a las once de la mañana– a las puertas del ministerio de Industria, Energía y Turismo, donde los congregados son funcionarios del ministerio susodicho y asimismo del anexo de Economía y Hacienda.

Artículos relacionados
25 días en huelga de hambre son ya muchos días
Políticos en nómina de las eléctricas
Economistas frente a la Crisis
La censura en Extremadura
La política energética del Partido Popular

Añadir un comentario
Miguel Angel Alcaraz Fernandez
Angel, me parece muy bien que exijas que el Gobierno cumpla con lo pactado. No se puede permitir que en un País que pertenece a la UE pueda tener la inseguridad Jurídica que estamos padeciendo con el tema de las renovables. Un Ministro no puede cambiar ahora, a toro pasado la ley y ponerla a su favor, cuando se ha hecho la inversión. Si no le salen las cuentas, por lo menos que respeten los contratos que están en vigor y si no lo hacen, eso se llama engañar. Con respecto al comentario anterior, ni caso. Se nota que este señor no tiene conocimiento de lo esta hablando. A palabras necias oídos sordos. Así que, ánimo, tienes muchas personas que están contigo en tu lucha.
Fermin San Antonio
Hola Angel, espero que sigas muchos mas dias en huelga y quiza te acostumbres a no comer. Quiza pueda parecer una respuesta perversa pero es lo mismo que el bueno de Angel quiere para mi, que el estado gastando en todo tipo de subvenciones meta la mano en mi bolsillo todos los dias para quitarme el dinero la comida de los mios y la mia, es justa la reprocidad. Angel, ya esta bien de vivir de las subvenciones, cuando se las dan a alguien, se lo quitan a otros, el estado no genera economia, la distribuye y se la quita al resto de ciudadanos que viven de su trabajo. No eres mas que un parasito social como tantos otros, si quieres trabajo para los ciudadanos de tu poblacion, piensa en cosas, servicios o productos que necesiten esos ciudadanos y que libremente te los compren, el resto es robar.
Mariano Sanz
Acabo de leer el artículo de políticos en nómina de las electricas, y he vuelto a sentir vergüenza de la amoralidad de la clase dirigende de este España, es fácil comprender por que se ha destruido la industria renovable del país, por que ha los gobiernos PP-PSOE, no les ha importado destruir esta industria que ABARATA el precio de la electricidad, crea miles de empleos y exporta más que sectores como el del vino, les da igual el futuro del país, sólo les preocupa seguir los dictados de UNESA para asegurarse SU futuro; para llorar