solar térmica

La segunda directiva de Energías Renovables debe propiciar el "bum" de las renovables térmicas

0
"La primera directiva de Renovables permitió el bum de las renovables eléctricas, que han protagonizado una auténtica historia de éxito; la segunda directiva debe hacer lo mismo con las renovables térmicas durante la próxima década". Son palabras de Pedro Dias, el secretario general de Solar Heat Europe, la asociación de la industria solar térmica europea. Según Dias, "si queremos descarbonizar nuestras economías, apostar por este sector [el de las renovables térmicas] es inevitable".
La segunda directiva de Energías Renovables debe propiciar el "bum" de las renovables térmicas

Las asociaciones europeas de la industria de producción de energía térmica -Solar Heat Europe, European Geothermal Energy Council (EGEC) y Avebiom (European Biomass Association)- han difundido un comunicado conjunto en el que, grosso modo, valoran positivamente -con matices- la propuesta de Directiva de Energías Renovables que acaba de aprobar el Parlamento Europeo. El texto aprobado establece como Objetivo que el 35% de la energía que consuma la Unión Europea en 2030 salga de fuentes renovables (la propuesta del Consejo de Europa -donde están representados los gobiernos de los 28 estados miembros de la UE- establecía como Objetivo 2030 un menos ambicioso 27%).

La propuesta presentada al Parlamento Europeo ha sido elaborada durante los últimos meses por una comisión parlamentaria cuyos trabajos ha coordinado el eurodiputado socialista José Blanco. El objetivo renovable térmico incluido en esa propuesta es el siguiente: que la Unión Europea incremente su cuota térmica renovable en un 2% anual hasta lograr, en el año 2030, que aproximadamente un 35% del total del calor, el frío y el agua caliente sanitaria generados en el Viejo Continente salgan de fuentes renovables, o sea, de la biomasa, la geotermia y/o la solar térmica. Pues bien, el Parlamento Europeo ha dicho sí a esa propuesta y las asociaciones europeas de la industria de producción de energía térmica han difundido un comunicado conjunto en el que felicitan a los diputados que han participado en la comisión elaboradora de esa propuesta y al propio Parlamento por apoyar ese texto.

La intención es buena -el horizonte 35 es ambicioso-, pero el objetivo no es vinculante
Las asociaciones firmantes del comunicado lamentan sin embargo que la propuesta no incluya objetivos vinculantes "para un sector tan crítico", lo que no ayuda a disipar -denuncian- la incertidumbre que rodea a las renovables térmicas. Avebiom, EGEC y Solar Heat Europe quedan ahora a la expectativa. El texto aprobado por la Eurocámara debe ser negociado a lo largo de los próximos meses a tres bandas: Consejo de Europa (donde están representados los gobiernos de los 28 estados miembros); Comisión Europea (que es el gobierno de la UE propiamente dicho); y el Parlamento Europeo, que es el único órgano de la Unión elegido por sufragio directo. Las asociaciones firmantes animan al Consejo y a la Comisión a alinearse con el texto aprobado por el Parlamento y sintonizar así con el Acuerdo de París (de lucha contra el cambio climático). Además, los firmantes emplazan a la ciudadanía a que lidere la transición energética.

Efectivamente, Solar Heat Europe, EGEC y Avebiom también apelan en su comunicado conjunto a la opinión pública
Ahora les corresponde "a los ciudadanos europeos, a los consumidores, los empresarios, los trabajadores y los votantes" -dicen las asociaciones-, llevar la antorcha de esa transición y asegurarse de que los ambiciosos objetivos señalados por el Parlamento Europeo -en materia de energías renovables y eficiencia energética- son realmente perseguidos por cada uno de los estados miembros de la Unión. "La ciudadanía europea tiene que permanecer atenta a sus gobiernos nacionales para asegurarse de que las herramientas (pro-descarbonización de la producción de energía térmica) establecidas a escala europea sean adecuadamente implementadas a nivel local". Y es que -concluye el comunicado-, al final, son los ciudadanos europeos los que transformarán esos objetivos (declaraciones de intenciones) en realidades, es decir, "en hogares más seguros, cálidos y saludables; en negocios más eficientes; y en industrias más limpias".

Añadir un comentario