panorama

La crisis ucrania vuelve a sembrar dudas sobre la seguridad del suministro de energía en la UE

1
Diez organizaciones europeas del sector de las energías renovables han enviado una "carta abierta" al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la que piden que la UE sea más ambiciosa en su compromiso con el despliegue de las energías renovables, únicas que, por su condición de autóctonas, pueden asegurar el suministro de energía en el Viejo Continente de manera "inmediata y duradera", según las asociaciones firmantes.
La crisis ucrania vuelve a sembrar dudas sobre la seguridad del suministro de energía en la UE

La "carta abierta" ha sido publicada hoy, a un día vista del "encuentro informal" de ministros europeos de Energía que tendrá lugar mañana en Bruselas y en el que los responsables ministeriales abordarán, en el marco de la crisis de Ucrania, el problema de la dependencia que padece la Unión Europea de los combustibles fósiles. La misiva comienza con una felicitación a la Comisión Europea, que se ha comprometido a desarrollar una estrategia sobre seguridad energética: "la dependencia europea de los combustibles fósiles -dicen los firmantes- nos expone tanto a la volatilidad de los precios de estos, como a riesgos geopolíticos, un claro ejemplo de los cuales es la actual crisis de Ucrania. Como representantes de la industria de las energías renovables en Europa -señalan las asociaciones-, damos la bienvenida al reconocimiento que ha hecho la Comisión Europea de este problema y al compromiso que ha adquirido para desarrollar una estrategia sobre seguridad energética". A continuación, las asociaciones firmantes señalan la necesidad de que esa estrategia no se limite a apostar por la diversificación de las rutas de suministro, la cooperación internacional y el desarrollo de los sistemas de almacenamiento de energía. Antes al contrario -explican los autores-, la estrategia de la Unión Europea debe aprovecharse del "amplio catálogo de soluciones energéticas renovables" actualmente disponibles y, asimismo, debe apostar por la integración de las tecnologías, el desarrollo de infraestructuras y "unas fuertes políticas de eficiencia energética".

"Solución inmediata y duradera"
"Las fuentes de energía renovable -el sol, el viento, los océanos, las aguas continentales, la biomasa y la geotermia- proporcionan una solución inmediata y duradera para reemplazar al gas natural, el carbón y el crudo en los sectores residencial, terciario y energético, así como en los procesos industriales, tanto en lo que se refiere a la electricidad como en lo que respecta al suministro de calor", dice literalmente la carta. "Esta combinación de energías renovables -continúa- puede aliviar la dependencia europea, política y económica, de las importaciones de gas, carbón y crudo de la manera más sostenible". Y es que, en ese sentido, y "de acuerdo con los propios análisis de la Comisión", la dependencia de la Unión Europea de las importaciones de energía está alcanzando -concluye este párrafo- unas dimensiones formidables: "545.000 millones de euros en 2012".

Ahorro multimillonario
Las asociaciones firmantes continúan en el párrafo siguiente con el repaso económico: "solo en 2010 -dice la carta-, el uso de energías renovables evitó importaciones de combustible por valor de 30.000 millones de euros en la Unión, especialmente en los sectores eléctrico y térmico, pero Europa -añade la misiva- puede ir mucho más lejos". En ese sentido, los firmantes se muestran muy críticos por lo escasamente ambiciosos que son los objetivos de la Comisión Europea: la cuota propuesta por la Comisión del 27% de energías renovables en 2030 -cuota que califican de "mínima"- reduciría las importaciones de gas solo un 9%, mientras que el objetivo (30% en 2030) que proponen las asociaciones europeas de la industria de las energías renovables se traduciría -aseguran los firmantes- en unas importaciones de gas un 26% menores que hoy.

Enorme potencial
El establecimiento de "objetivos ambiciosos" en materia de energías renovables "reduciría significativamente por otra parte el déficit comercial de Europa e impulsaría la estabilidad económica, la creación de empleo y la seguridad en el suministro de energía a costes económicos tanto en el corto como en el largo plazo", aseguran las asociaciones. Según los firmantes, algunas tecnologías renovables son ya competitivas (en algunos casos, incluso, generan a un coste menor que algunas tecnologías que consumen combustibles convencionales). Además -añaden los firmantes-, otras tecnologías renovables se están aproximando rápidamente al umbral de competitividad, no obstante lo cual sigue siendo preciso -matizan- despejar de barreras las vías de desarrollo de estas tecnologías limpias para que Europa pueda explotar totalmente su enorme potencial.

Energía sostenible y económica
Por todo ello, las asociaciones animan al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a que presten la atención que merece la señal que le está enviando al Viejo Continente la crisis de Ucrania y solicitan de ambos dignatarios que impulsen el establecimiento de "objetivos políticos más ambiciosos en materia de energías renovables", que sitúen a Europa "en la senda de alcanzar un suministro de energía sostenible y económico". La carta está firmada por las siguientes asociaciones: European Biomass Association (Aebiom), European Solar Thermal Industry Federation (Estif), European Solar Thermal Electricity Association (Estela), European Geothermal Energy Council (EGEC), European Photovoltaic Industry Association (EPIA), The Association of European Renewable Energy Research Centres (Eurec), European Renewable Energies Federation (EREF). Ocean Energy Europe, European Small Hidropower Association (ESHA) y The European Wind Energy Association (EWEA).

Añadir un comentario
I.Maule
Hace un tiempo que veníamos señalando esto. Y eso que aquí no cuentan los enormes gastos militares que requiere la seguridad del suministro de energías fósiles. Y tampoco Argelia es la solución, por mucho que se empeñe algún partido político. todosobreenergia.com