panorama

El Gobierno le había autorizado emitir hasta 17,5 veces más que lo establecido en la Directiva Europea de Emisiones Industriales

Gas Natural anuncia que cerrará la más sucia de sus centrales térmicas de carbón

0
Anllares (Páramo del Sil, León) es la central más pequeña de todo el parque térmico de carbón que maneja en España la compañía de la mariposa. Tiene solo 347 megavatios de potencia y ya ha cumplido los 35 años de operación. Según el informe «La calidad del aire en el estado español durante 2015», solo las centrales de Compostilla y Andorra (ambas de Endesa) emitieron en 2014 más dióxido de azufre que Anllares. Endesa ya ha anunciado el cierre de las dos. Con Anllares, las tres térmicas más sucias de España (en emisiones de dióxido de azufre) están ya en fase de desmantelamiento.
Gas Natural anuncia que cerrará la más sucia de sus centrales térmicas de carbón

Gas Natural Fenosa difundió ayer un comunicado en el que anuncia que ha iniciado el "proceso de clausura" de Anllares, "cese paulatino" que la compañía estima durará "hasta 2019". Según ese comunicado, en octubre de 2013, Gas Natural ya comunicó que le sería imposible cumplir con los límites de emisión recogidos en la Directiva de Emisiones Industriales de 2010 (esos límites son 200 mg/Nm3 para los óxidos de nitrógeno, 200 mg/Nm3 para el dióxido de azufre y 20 para las partículas). Anllares, en todo caso, tenía una Autorización Ambiental Integrada del Gobierno que elevaba extraordinariamente esos límites (200/200/20), hasta 1.750 mg/Nm3 (para las emisiones de óxidos de nitrógeno), 2.750 (para el dióxido de azufre) y 350 (para las partículas). Tan enorme laxitud gubernamental -los techos de emisiones autorizados por el Ejecutivo Rajoy multiplicaba hasta por 17,5 los fijados por la Directiva Europea-, habían convertido Anllares en la térmica de carbón más contaminante de España en relación a su potencia.

77 trabajadores
Sea como fuere, Gas Natural ha anunciado por fin el cierre de la instalación. Según la nota de prensa difundida por la compañía, la plantilla actual de esa central está "compuesta por 77 trabajadores, de los cuales la tercera parte serán reubicados en el grupo y el resto podrán acogerse a un plan de salida acordada que incluye prejubilaciones y bajas incentivadas". Anllares no cuenta con una infraestructura de desulfuración, ni de desnitrificación de las emisiones. Además del problema de la emisión de óxidos de azufre y óxidos de nitrógeno -explica la empresa-, la central, al 50% de su capacidad, emite 1.500.000 toneladas al año de CO2 "y consume carbón nacional de bajo volátil que conlleva una baja eficiencia y competitividad de la central".

La Robla, rumbo a los 50 años de actividad
La compañía ha anunciado sin embargo que mantendrá operativa la vieja central térmica de La Robla, que tiene dos grupos generadores, uno de 264 megavatios (puesto en marcha en 1971) y otro de 355 (que arrancó en 1984). Gas Natural asegura que tiene previsto hacer en La Robla "una fuerte inversión para cumplir con la Directiva de Emisiones Industriales". La compañía explica además que está analizando "alternativas para la adaptación en el grupo 2 de la central" con el objetivo de extender su operación hasta "más allá del 1 de julio de 2020". La central de La Robla también disfruta de la laxitud gubernamental. El Ejecutivo Rajoy autoriza a esta instalación a emitir hasta 20 veces más partículas que las admitidas por la legislación europea.

Los efectos del humo en la salud
Según el informe «Un oscuro panorama» (mayo de 2016), informe que estudia los efectos en la salud de las centrales térmicas de carbón en España, León es la provincia de España que presenta las concentraciones medias anuales más elevadas de dióxido de azufre, mientras que llos mayores valores de concentración de partículas y dióxido de nitrógeno se registran "en toda la zona de Asturias y el norte de Castilla y León". Nueve de las 15 centrales térmicas de carbón españolas se hallan en solo tres provincias: Palencia, Asturias y León. El informe «Un oscuro panorama» fue publicado el mes pasado por el Instituto Internacional de Medio Ambiente, organización acreditada ante la Asamblea de Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

El parque térmico de carbón de España está integrado por 15 instalaciones que queman ese negro mineral para generar electricidad (10.004 megavatios de potencia en 2016). Endesa Generación es la empresa operadora con el parque generador más grande (5.167,8 megavatios, MW), por delante de Gas Natural Fenosa (1.909,3 MW) e Hidroeléctrica del Cantábrico-EDP España (1.224 megas). A continuación se sitúan Viesgo (869,9 MW) e Iberdrola Generación (833,5 MW). Los autores del informe «Un oscuro panorama» estiman que "las emisiones procedentes de la quema de carbón [en las centrales españolas] se pueden relacionar con 709 muertes prematuras, 459 altas hospitalarias por enfermedades cardiovasculares y respiratorias, 10.521 casos de síntomas de asma en niños asmáticos; 1.233 casos de bronquitis en niños y 387 casos de bronquitis crónica en adultos".

Añadir un comentario