panorama

España, la camarera del gas

0
Greenpeace ha difundido un comunicado en el que censura al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, "por haber centrado sus esfuerzos en convertir a España en un exportador de un gas que no tiene para el resto de Europa". El comunicado considera poco ambicioso el Objetivo 2030 que ha acordado el Consejo Europeo en materia de energías renovables, ahorro y emisiones de CO2. España importa el 99% del gas que consume.
España, la camarera del gas

Los dirigentes de la Unión Europea (UE) han acordado tres nuevos objetivos para 2030: uno, en reducción obligatoria de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en cada Estado miembro, de al menos un 40% comparado con respecto a 1990; otro, para aumentar obligatoriamente la cuota de energías renovables en el mix energético europeo hasta al menos un 27%; y un objetivo indicativo de aumento de la eficiencia energética en un 27%. Este último se revisará en 2020 y podría aumentar a un 30%. Los porcentajes han sido calificados por Greenpeace como poco ambiciosos. La organización ecologista considera que la Unión Europea "debería haberse comprometido a tres objetivos vinculantes: uno, climático, de, al menos, un 55% de reducción de emisiones internas de GEI (comparadas con 1990); un objetivo de energías renovables de un 45% y uno, de eficiencia energética, del 40% (comparado con 2005).

Los gases de Rajoy
Greenpeace se ha mostrado especialmente dura con la labor del Ejecutivo español. Según la organización ecologista, los objetivos finalmente acordados, ya de por sí "poco ambiciosos", han sido firmados "a pesar de la considerable oposición de algunos gobernantes, entre ellos, el presidente Mariano Rajoy". En ese sentido, las declaraciones de la responsable de la campaña de Energía de Greenpeace, Marina Bevacqua, han sido muy explícitas: "Rajoy ha puesto todo su esfuerzo en servir a las grandes corporaciones energéticas: su empeño en convertir a España en un ficticio mercado exportador de un gas que no tenemos y en aumentar las interconexiones con Francia para vender la electricidad que aquí no usamos -ha dicho Bevacqua- ha ido paralelo a su desprecio a las renovables y la eficiencia energética". Los ciudadanos de toda Europa -ha añadido- "quieren energías más limpias y lo que están haciendo los gobiernos es poner el freno al sector renovable".

Greenpeace apuesta por un modelo 100% renovable
Por otra parte, los Veintiocho han adoptado un objetivo para aumentar la interconexión dentro del mercado europeo a un 15% para 2030, lo que permitirá que zonas como la península ibérica puedan estar conectadas al mercado eléctrico europeo. El próximo año, la nueva Comisión Europea, dirigida por Jean-Claude Juncker, debería legislar para que los objetivos se conviertan en realidad en los Estados miembro. Según Bevacqua, "el nuevo presidente de la Comisión y su equipo han dicho que quieren hacer de Europa el líder en energía renovable. Lo que hace falta ahora es una legislación en clima y energía que verdaderamente garantice ese liderazgo. Y esas nuevas leyes deben dejar de otorgar privilegios a las empresas de energía sucias y contaminantes". Greenpeace, en todo caso, "insta a llevar a cabo la transición a un modelo energético sin combustibles fósiles ni nucleares y basado en una economía impulsada por un modelo 100% renovable".

La Cumbre del Clima de París
La organización ecologista vislumbra una ventana de oportunidad en la próxima Cumbre del Clima, que tendrá lugar en París el año que viene. "Si bien el acuerdo firmado por los Veintiocho es importante para el futuro de Europa -explican los ecologistas-, también es la base de la posición europea en las negociaciones climáticas del año próximo en la cumbre de París". En ese sentido, Greenpeace cree que "los dirigentes europeos han dejado la opción abierta para elevar el objetivo de reducción de los gases de efecto invernadero durante la conferencia de París".

Añadir un comentario