panorama

Endesa ha producido un 18% menos de electricidad en la España peninsular, pero sigue registrando beneficio neto: 173 millones de euros

Endesa ya ha conseguido punto de conexión para 4.600 megavatios de nueva potencia renovable

0
La compañía italiana (Endesa pertenece a la empresa pública Enel, cuyo principal accionista es el Ministerio de Economía y Finanzas de Italia) presentó ayer sus Resultados correspondientes a los primeros nueve meses del año 2019, Resultados que se han visto fuertemente impactados por el deterioro del valor (1.398 millones de euros) de las centrales de carbón que Endesa ha anunciado va a cerrar. Así, la compañía ha declarado un beneficio neto de tan solo 173 millones de euros (un 85% menos que el registrado en el mismo período del año anterior). En el otro plato de la balanza, Endesa presume ahora de su nuevo músculo renovable: a los 879 megavatios de potencia eólica y solar que se adjudicó en las subastas de 2017 (y que terminará de instalar de aquí a finales del año que viene), suma ahora 4.600 MW que asegura "ya tienen adjudicados puntos de conexión".
Endesa ya ha conseguido punto de conexión para 4.600 megavatios de nueva potencia renovable

Tres son los factores que Endesa señala como principales responsables del bajo beneficio neto declarado en estos Resultados, que son los correspondientes a los nueve primeros meses del año: (1) una significativa caída en la demanda de energía eléctrica durante los nueve primeros meses del ejercicio (-3% en términos ajustados) como consecuencia -sostiene Endesa- de las altas temperaturas del período y del impacto de la ralentización de la economía sobre el consumo energético de las grandes empresas; (2) una caída significativa del precio del gas; y (3) el cierre de sus centrales térmicas de carbón (As Pontes, en Galicia, y Carboneras, en Andalucía), cierre que implica -informa la empresa- "realizar un deterioro contable de su valor que, finalmente, ha ascendido a 1.398 millones de euros con un impacto en el resultado neto de 1.052 millones de euros". Así, el beneficio neto declarado por la compañía, que el año pasado, en el mismo período (enero-septiembre), ascendió a 1.193 millones de euros, este año se ha quedado en 173 millones.

Pues bien, en este contexto -en el que Endesa también añade como factor clave el incremento del precio del CO2- la compañía italiana "ha incrementado sustancialmente las inversiones necesarias para impulsar el desarrollo de los 879 MW de nueva potencia en energías renovables que se adjudicó en las subastas organizadas por el Gobierno en 2017".

José Bogas, consejero delegado de Endesa: "las inversiones en energías renovables y en digitalización que la empresa está afrontando son elemento clave para continuar ofreciendo buenos resultados en un mercado cada vez más complejo. El 50% de todas nuestras inversiones y el 80% de toda la inversión de desarrollo en estos primeros 9 meses ha sido para proyectos renovables. Seguimos así en la senda de liderar la transición energética en España, como lo demuestra nuestra cartera de nuevos proyectos renovables, que asciende a unos 12.000 megavatios en estos momentos, de los que 4.600 megavatios ya tienen adjudicados puntos de conexión”

A la derecha, tabla con las principales magnitudes
Según los Resultados publicados por Endesa, su Ebitda (margen bruto de explotación) ha crecido un 4% respecto del mismo periodo del ejercicio anterior "gracias a la buena evolución del negocio liberalizado, a la estabilidad del negocio regulado y al éxito en el esfuerzo de contención de los costes fijos". La compañía destaca la "positiva contribución" de su filial de renovables -Enel Green Power España (EGPE)-, cuyo Ebitda ha ascendido a 160 millones de euros, "como consecuencia principalmente de la aceleración del esfuerzo inversor en renovables así como de la consolidación de las instalaciones adquiridas a Gestinver". Más aún destaca la mejora del margen en el negocio del gas (+71%), hasta alcanzar los 183 millones de euros. El margen del negocio de distribución -informa Endesa- se ha mantenido estable en el conjunto del territorio cubierto por esta actividad. El Ebitda del negocio regulado representa el 60% del total de Endesa. El Ebit (resultado de explotación, indicador que mide el beneficio operativo) ha descendido un 80%, lo que, según la empresa, se ha debido, "principalmente, al deterioro del valor de las centrales de carbón por valor de unos 1.398 millones de euros, así como al impacto de la NIIF 16, es decir, de la nueva normativa internacional que obliga a activar los contratos de arrendamiento. La aplicación de esta normativa ha tenido un impacto de 23 millones de euros en las amortizaciones vigentes a 30 de septiembre". El flujo de caja operativo de Endesa ha sido de 1.810 millones de euros en los nueve primeros meses de 2019, es decir, un 59% más elevado que el del mismo periodo de 2018, lo que, según Endesa, se ha debido, "principalmente, al incremento del Ebitda y a la mejora del capital circulante (+526 millones de euros)".

Incremento de la deuda financiera neta
La deuda financiera neta ha aumentado en 1.455 millones de euros con respecto a la registrada el 31 de diciembre de 2018. Según Endesa, "esto ha sido consecuencia de varios factores, entre los que destacan el impacto de la entrada en vigor de la NIIF 16 anteriormente mencionada, que ha supuesto registrar un incremento de 271 millones de euros en la deuda neta a 31 de diciembre de 2018; las inversiones realizadas para el desarrollo de nuevos parques de generación renovable, y el pago del dividendo con cargo a los resultados de 2018, por importe de 1.511 millones de euros".

La ratio de deuda neta sobre Ebitda -explican desde la empresa- es de tan solo 1,9 veces, "lo que da un amplio margen a la compañía para afrontar el fuerte proceso de inversión en energías renovables y digitalización que ha decidido llevar a cabo para cumplir su Plan Estratégico y los objetivos de la transición energética".

Las inversiones brutas se han situado en 1.502 millones de euros, con un crecimiento del 73%, debido principalmente, como antes se ha señalado, al esfuerzo que está realizando la compañía para el desarrollo de nueva potencia eólica y fotovoltaica, así como en materia de transformación digital.

Endesa genera electricidad
En lo que se refiere a la producción eléctrica peninsular de la compañía, ha caído un 18,2% como consecuencia de los descensos en las producciones hidráulica y con carbón, que han registrado variaciones del -43,2% y -65,5% respectivamente. La producción de la compañía en los Territorios No Peninsulares (TNP) ha sido de 9.047 gigavatios hora GWh, con una variación del -6,1%.

Líder indiscutible del sector eléctrico de España
En el conjunto del ejercicio, Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 18,8% en generación peninsular, del 44,4% en distribución y del 32,8% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado, lo que le confirma en conjunto como la empresa líder del sector eléctrico en España.

El número de clientes eléctricos en el mercado liberalizado era de 5.825.091 a 30 de septiembre, con un aumento del 1,7% con respecto del número de clientes existentes a 31 de diciembre de 2018.

Endesa ha alcanzado una cuota de mercado del 16% en ventas de gas a clientes del mercado liberalizado a 30 de septiembre.

Dividendos
La Junta General de Accionistas de Endesa celebrada el pasado 12 de abril aprobó la distribución de un dividendo total por un importe bruto de 1,427 euros por acción con cargo al resultado del ejercicio 2018, lo que supone una cifra total de 1.511 millones de euros.

Teniendo en consideración el dividendo a cuenta de 0,7 euros brutos por acción abonado el pasado 2 de enero, que supuso un importe total de 741 millones de euros, el dividendo complementario con cargo al resultado del ejercicio 2018 es igual a 0,727 euros brutos por acción, es decir, 770 millones de euros, y fue abonado el pasado 2 de julio.

La política de dividendos de la compañía para los ejercicios 2018-2020 establece que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo a esos ejercicios será igual al 100% del beneficio ordinario neto atribuido a la Sociedad Dominante en las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo encabezado por la misma. Por ello -explican desde la empresa-, el deterioro contable del valor de las centrales de carbón anteriormente mencionado no tendrá impacto en la retribución al accionista a través del dividendo con cargo a los resultados de 2019.

Añadir un comentario