eólica

Los nuevos aires de Endesa

0
Más de quinientos megavatios de potencia eólica y 339 de solar fotovoltaica. Ese es el horizonte inmediato de Endesa, un horizonte que va a suponer la inversión de ochocientos millones de euros en apenas 24 meses. Energías renovables, pues, pero también eficiencia energética, digitalización y electrificación de la demanda. Esos son los pilares de la estrategia que está materializando ya Endesa a través de su división de renovables, Enel Green Power España (EGPE), que está conduciendo la transición energética de la compañía hacia un modelo 2050 totalmente descarbonizado. Cero ceodós. [Foto].
Los nuevos aires de Endesa

Esta nueva capacidad le fue asignada tras la licitación de tres mil megavatios (3.000 MW) de energía renovable que lanzó el Gobierno español en mayo de 2017 para alcanzar el objetivo de cubrir el 20% del consumo energético del país con energías renovables en 2020. La adjudicación supondrá elevar la capacidad instalada de Enel Green Power España hasta los 2.158 MW de potencia eólica. Además, en la tercera subasta del Gobierno, celebrada en el mes de julio de 2017, Endesa también se adjudicó 339 MW de capacidad solar. La construcción de las instalaciones eólicas (540 MW) y solares (339 MW), supondrá una inversión por parte de Endesa de más de 800 millones euros hasta 2020.

Esta capacidad de 879 MW adicionales supone aumentar en un 52,4% la potencia del actual parque de energías renovables de Endesa. Enel Green Power España (EGPE) gestiona actualmente más de 1.815 MW de capacidad en España, tras la reciente incorporación a su mix de generación de cinco parques eólicos adquiridos a Gestinver (132 MW). De esa cifra total, 1.750 MW proceden de energía eólica, 51 MW de minihidráulica y catorce megavatios (14 MW) de otras fuentes de energía renovable. Gracias a estas adjudicaciones, la compañía va a ejecutar trece proyectos eólicos en Aragón, que supondrán una potencia superior a los 380 megavatios, una inversión de alrededor de 434 millones y que generarán
1.240 gigavatios hora (GWh) anualmente.

Los restantes 160 MW eólicos estarán ubicados en Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha y Galicia. Cuando entren en funcionamiento las nuevas instalaciones generarán en total unos 1.750 GWh al año. La compañía ha iniciado ya en 2018 las obras en seis plantas eólicas situadas en la provincia de Teruel: Muniesa, Farlán, San Pedro de Alacón, Allueva, Sierra Pelarda y Sierra Costera I.

Los parques iniciados por Endesa en la provincia suman una potencia de 218 MW y una capacidad de generación, cuando entren en funcionamiento, de 708 GWh, lo que supondrá evitar la emisión de 469.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Con una inversión inicial de 130 millones de euros, EGPE comenzó en octubre la construcción de los primeros parques eólicos de la provincia. Se trata de los parques eólicos de Muniesa, con capacidad de 46,8 MW; Farlán, de 41,4 MW; y San Pedro de Alacón, de 39,9 MW. Y en enero de este año se inició la construcción de los tres parques restantes en los municipios de Allueva, Fonfría, Mezquita de Jarque, Fuentes Calientes, Cañada Vellida y Rillo, con una inversión conjunta que ronda los 88 millones de euros también en Aragón.

La planta de Allueva contará con una potencia autorizada de 25 megavatios (MW) y siete turbinas; por su parte, el parque eólico de Sierra Pelarda, situado en Fonfría, contará con cuatro aerogeneradores y quince megavatios de potencia, y Sierra Costera I, situado en los términos municipales de Mezquita de Jarque, Fuentes Calientes, Cañada Vellida y Rillo, tendrá cincuenta megavatios (50 MW) y catorce aerogeneradores. También se encuentran en construcción 42 MW eólicos en el Parque de Serra Das Penas y ocho megavatios en el parque Pena Ventosa, ambos en Galicia. Todos ellos tienen previsto entrar en servicio a finales de 2019.

Modelo de construcción sostenible
La fase de construcción de todos los proyectos tanto eólicos como solares se basará en el modelo de “Sitio de Construcción sostenible” de Enel Green Power, que incluye la instalación de paneles solares fotovoltaicos en cada obra para cubrir parte de sus necesidades energéticas. También se llevarán a cabo medidas de ahorro de agua mediante la instalación de depósitos de agua y sistemas de recogida de agua de lluvia. Una vez finalizadas las obras de construcción, tanto los paneles fotovoltaicos como los equipos de ahorro de agua serán donados a los municipios donde se ubican los proyectos para su uso público. Además, los parques comercializarán su energía en el mercado español y cuentan con incentivos por parte del Gobierno en términos de pagos anuales por capacidad para garantizar un rendimiento constante a lo largo de los 25 años de vida útil de las plantas.

Según Endesa, se trata, en definitiva, de “incorporar el uso de energía renovable durante la construcción a través de un sistema fotovoltaico que atenderá las necesidades energéticas del sitio de construcción, así como la puesta en marcha de iniciativas para que la población local participe en la construcción del proyecto gracias a un Plan de Creación de Valor Compartido que lo acompañará”. Dichos planes estarán focalizados en “maximizar el desarrollo socioeconómico de la zona a través de diversas actividades”. Para el desarrollo de los proyectos, a finales de 2018, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) otorgó a Endesa un Préstamo Verde BEI (EIB Green Loan).

Es el primero que concede una financiación destinada a facilitar inversiones en materia de eficiencia energética o que fomenten la producción de energía a partir de fuentes renovables. La compañía financiará así la construcción de los parques eólicos y plantas solares fotovoltaicas. Este proyecto contribuirá también a la generación de empleo. Endesa estima que la construcción de los parques eólicos y las plantas fotovoltaicas va a permitir en total la contratación de alrededor de 1.700 personas, que trabajarán en el proyecto durante la fase de inversión y hasta la puesta en marcha.

Digitalización
Por otro lado, Endesa, dentro de su apuesta por la digitalización y la innovación en todas las áreas en las que opera, empleará para la construcción de sus parques eólicos y solares diversas herramientas y técnicas innovadoras, como drones para el levantamiento topográfico, rastreo inteligente de los componentes de la turbina, plataformas digitales avanzadas y soluciones de software para monitorizar y apoyar de manera remota las actividades y la puesta en marcha de la planta. Estas herramientas y soluciones permitirán una recopilación de datos más rápida, precisa y fiable en las actividades de la obra, lo que aumenta la calidad general de la construcción y facilita la comunicación entre los equipos que se encuentran dentro y fuera de zona de obra.

Como resultado de la última adjudicación energética, Endesa ha iniciado también la construcción de una planta fotovoltaica situada en el municipio de Totana, en la Región de Murcia (foto). Una vez que esté totalmente operativa, la planta fotovoltaica, compuesta por 248.000 módulos, tendrá capacidad para generar aproximadamente 150 gigavatios hora por año. Endesa estima que esa instalación evitará la emisión anual de aproximadamente 105.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Se trata del mayor proyecto solar de la compañía en España, con una potencia de 84,7 megavatios y que supondrá una inversión global de 59 millones de euros.

El proyecto solar de Totana es el primer sitio de EGPE en usar sistemas de automatización colaborativa y robótica para apoyar los equipos de la empresa en la construcción de algunas secciones del parque, con beneficios en términos de seguridad y calidad de las obras, como mayor precisión y velocidad en la realización de actividades en el sitio. El robot es capaz de instalar hasta 520 paneles en ocho horas y está previsto utilizarlo en otros proyectos del grupo.

Además, también se ha iniciado la construcción de tres plantas solares con una capacidad total de cerca de 127 MW en la provincia de Badajoz, en los municipios de Casas de Don Pedro y Talarrubias. Las tres instalaciones fotovoltaicas –Navalvillar, Valdecaballero y Castilblanco– tendrán una potencia de más de 42 MW cada una, y para su construcción se invertirán aproximadamente cien millones de euros. Los tres parques solares entrarán en funcionamiento también a finales de 2019. Una vez que estén totalmente operativas las instalaciones solares, compuestas por más de 372.000 módulos, tendrán capacidad para generar aproximadamente 250 GWh por año. Endesa calcula que evitarán la emisión anual de más de 165.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Los otros tres proyectos solares se localizan en la provincia de Cáceres, en Logrosán, con una capacidad conjunta también de 127 MW, similares a las de la provincia de Badajoz.

Horizonte renovable
Endesa, a través de su filial de energías renovables, pretende convertirse en un referente en generación renovable, con un modelo energético que está en continua evolución y que persigue los ambiciosos objetivos de descarbonización. El modelo pasa por dejar atrás la generación fósil (carbón, petróleo, gas) hacia una generación renovable (hidráulica, eólica y solar) basada en una producción más descentralizada y con una participación más activa el consumidor, así como una mayor electrificación de la demanda con el desarrollo de la movilidad eléctrica en España. Este objetivo forma parte del contexto transición energética recogido en el Plan Estratégico de Endesa 2019-2021. La descarbonización es uno de los pilares estratégicos de la compañía, pero siempre unida a un crecimiento significativo en energías renovables, junto a inversiones medioambientales y bajo el mantenimiento de una generación libre de emisiones que garantice la generación del suministro. Endesa pretende alinear así su plan estratégico con los objetivos de medio ambiente que marca la Unión Europea para 2030 y colocarse en un contexto favorable hacia un sistema eléctrico libre de emisiones de carbono.

Añadir un comentario