pablo corredoira

Una autopista con baches

0
Una autopista con baches

2019 empezó de forma ilusionante. Seguridad jurídica, un PNIEC que habla de una futura penetración renovable hasta conseguir una cobertura del 42% de la demanda, un marco regulatorio para autoconsumo bien armado y en el que se atenuaban las posibles injerencias de algunos agentes implicados en su puesta en marcha, y finalmente, el compromiso de mantener en los mismos niveles (o muy parecidos) la retribución de las instalaciones puestas en marcha bajo los Reales Decretos 661/2007 y 1578/2008. 9 meses después, ya estamos en situación de hacer un balance provisional, analizar cómo se han traspuesto estas expectativas y cuál es la realidad en la que nos encontramos, las luces y las sombras.

En la cara de la moneda, destacan principalmente dos aspectos. Por un lado, la cantidad de grandes proyectos en los que se está trabajando. Según estimaciones de Red Eléctrica, en la actualidad hay más de 200 GW renovables solicitados, lo cual da muestras del apetito renovable y de la estabilidad del entorno regulatorio que invita a los agentes a invertir en unos activos de riesgo moderado. Además, la gran mayoría de estos proyectos se están diseñando para venta a mercado, de forma que el riesgo regulatorio se mitiga sustancialmente al no estar tan expuestos a las distintas políticas energéticas.

Por otro lado, se destaca la “normalización” del concepto de autoconsumo. A día de hoy la connotación negativa que este arrastraba (ilegal, relacionado con el maldito y erróneo concepto de “impuesto al Sol”) ha desaparecido. En menos de un año, la percepción de la sociedad ha cambiado sustancialmente. De huir de esta idea, a valorarla positivamente y apostar por ella. Ya es raro encontrar a alguien escéptico que pregunte si mañana pueden volver a cambiar las reglas del juego y, a quien lo hace, se le pueden dar sólidos argumentos para convencerlo.

Sin embargo, como en todo en esta vida, la moneda siempre tiene dos lados, y donde hay una cara, también hay una cruz. Esta, no deja de ser un tirón de orejas al legislador, porque las buenas intenciones, si no se acompañan de hechos, se quedan en eso, en meras palabras vacías de contenido que impiden el avance.

Por un lado, retomando lo que se comentaba al principio, está el tema de los grandes parques y la multitud de solicitudes de conexión. La realidad que se encuentra el sector es que todos los nudos están saturados, sobre todo, por macro parques de varios cientos de MW. Inversiones multimillonarias que solo pueden ser acometidas por unos pocos, que, casualmente, en una parte muy significativa, son aquellos que han controlado históricamente la generación del país. Como anécdota, el otro día un cliente nos pedía ayuda porque le han denegado un punto de conexión para autoconsumo con venta a red de 100 kW en un pueblo alegando la distribuidora que el nudo de la zona está cubierto. Un absurdo, cuando en ningún caso los excedentes llegarán a dicho nudo, sino que se consumirán en el propio municipio.

En el autoconsumo también queda por avanzar. La legislación estatal se aprobó muy rápido y no ha dado tiempo a que el resto de administraciones (autonómicas o locales), CNMC y distribuidoras se adapten. No tenemos protocolos de comunicación entre agentes, las autonomías interpretan de forma diferente la norma o directamente no saben qué deben hacer. Un ejemplo de hace un mes. Se solicita autorización administrativa para un autoconsumo de más de 200 kW sin excedentes y la comunidad autónoma indica que se deben acometer refuerzos de red a un coste que hace inviable el proyecto. Se les transmite que la instalación es de red interior y no vuelca excedentes, pero, aun así, mantienen su interpretación de la norma. ¿Qué se puede hacer? En ello estamos.

Y ya para concluir, el sector sigue esperando como agua de mayo la aprobación del RD de medidas de acceso y conexión. Una norma que, de aprobarse en los términos publicados en el borrador, aumentará la capacidad a instalar sustancialmente, dará respuesta a la problemática existente con los avales y simplificará y aclarará la tramitación de las instalaciones. Esperemos que el impasse electoral no dilate mucho en el tiempo su aprobación.

Añadir un comentario