los editoriales de er

¿Qué energía queremos? (ER80)

0
El pasado 25 de junio celebraba en Madrid su primera asamblea oficial una nueva asociación: la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3E). Son, de momento, 22 empresas, con representación de la mayoría de comunidades autónomas, dispuestas a trabajar en pro de ese mejor uso de la energía, tan crucial para todos.

La eficiencia energética, en especial en edificios, es "la opción de mitigación a corto plazo más promisoria en la lucha contra el calentamiento global", afirma la ONU. Lo decía hace pocos días en un comunicado, en el que también afirmaba que “el uso de las tecnologías existentes para incrementar la eficiencia energética puede ayudar a los consumidores y empresarios a ahorrar 900.000 millones de dólares por año". Vamos, una fortuna. Además, desde esa perspectiva económica, utilizar mejor la energía mejora la competitividad y nos hace menos vulnerables al aumento de precios de las materias primas.

Ahora bien, para avanzar en eficiencia energética no basta con que exista un tejido empresarial potente que trabaje este sector. Como dice nuestro columnista Javier García Breva, que acaba de estrenarse como presidente de la sección fotovoltaica de APPA, hay que cambiar hacia otra ética del crecimiento y otra ética de la energía. En otras palabras, pasar de la cultura que incentiva el gasto energético a otra que premie su uso eficiente en cualquier actividad. Y dejar de culpabilizar a las renovables de lo que no les corresponde, como ser responsable del sobrecoste del sistema eléctrico.

Algunos políticos y algunos medios de comunicación llevan meses repitiendo este mensaje, cuando la realidad es que los costes más importantes de nuestro sistema energético lo constituyen las importaciones energéticas de gas y petróleo, que suponen 42.600 millones de euros al año, y nuestras elevadas emisiones de CO2, que cuestan a la economía española 2.500 millones al año. Las renovables, por el contrario, contribuyen a reducir estos costes. Ya lo hacen ahora, y lo harían mucho más si el Gobierno apostara decididamente por estas tecnologías. Más hechos y menos palabras.

Los ciudadanos podemos presionar mucho más de lo que a veces creemos para avanzar en esa dirección. Por ejemplo, eligiendo electricidad limpia. Es cuestión de analizar la etiqueta que acompaña el recibo de la luz y ver el origen de la electricidad que nos vende nuestra suministradora (desde abril pasado están obligadas a hacerlo). Y si lo que vemos no nos gusta, cambiar de compañía. En la página web de la Comisión Nacional de la Energía está el listado completo.

Hasta el mes de septiembre, que paséis buen verano.

Directores



Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com
Paseo de Rías Altas, 30-1º Dcha
28702 San Sebastián de los Reyes. MADRID
Tel: 91 663 76 04
Móvil: 606 35 50 56

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com
Vigo, 43. 28430 Alpedrete. MADRID
Tel: 91 857 25 59.
Móvil: 699 67 99 13

Envía toda la información que consideres de interés a:
info@energias-renovables.com

 

Añadir un comentario