hidráulica

Estado de las presas cuyo aprovechamiento minihidráulico reclama APPA

0
Dicen en APPA que existen 173 presas construidas que pertenecen al Estado y podrían tener un aprovechamiento minihidráulico, pero no salen a concurso. Esa tarea le corresponde al Ministerio de Medio Ambiente que, por ahora, ve posibilidades para unas cuarenta. Hace algún tiempo circuló una lista de presas ya construidas, con cargo a los presupuestos del Estado, susceptibles de contar con una minicentral –se construyeron para otros usos– que permitiera sacar partido a un recurso renovable. Lo cierto es que esa lista no aparece por ningún sitio. "Pero existe" –asegura José María González Vélez, presidente de la Sección Hidráulica de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA). "Existe y salió del Ministerio de Medio Ambiente".

Carlos Villarroya es Jefe del Área de Dominio Público Hidráulico del Ministerio de Medio Ambiente, que tiene las competencias de la gestión del agua en España. "Esa relación de presas no se conoce en el Ministerio, aunque en la actualidad estamos adaptando a un sistema de información geográfica todas las presas existentes, donde aparecerán las que disponen de aprovechamiento hidroeléctrico", asegura Villarroya, un hombre que conoce como pocos cuál es el régimen concesional de este tipo de instalaciones. No en vano, por sus manos han pasado, desde 1986, todos los expedientes de aprovechamientos hidroeléctricos con potencias superiores a 5 MW, y ha coordinado también los de menor potencia.

Cuando esos aprovechamientos hidroeléctricos se apoyan en infraestructuras construidas con aportación económica del Estado, como son las presas de embalses o los canales, requieren una adjudicación previa mediante un concurso. Por Decreto de 18 de junio de 1943 se dictaron las normas para la adjudicación de los saltos de pie de presa. En su artículo primero se decía que "tan pronto sean conocidas las características hidráulicas de un aprovechamiento hidroeléctrico de posible utilización en las presas de embalse o canales de conducción de aguas, ejecutados total o parcialmente con fondos del Estado, el Ministerio de Obras Públicas anunciará concurso público…". No había ningún tipo de excepciones.

El artículo 132 del Reglamento de Dominio Público Hidráulico, de 1986, indica que "cuando exista la posibilidad de utilizar con fines hidroeléctricos presas de embalse o canales, construidos total o parcialmente con fondos del Estado o propios del organismo de cuenca, podrá sacarse a concurso público la explotación de dicho aprovechamiento". O podrá no sacarse, claro.

Sólo las rentables
"La Administración–asegura Carlos Villarroya– saca a concurso los aprovechamientos que considera más rentables. Para el resto de presas espera que asociaciones, empresas o particulares tomen esa iniciativa y nos pidan que las saquemos a concurso". Y añade que un requerimiento de APPA en este sentido podría hacer que la Administración convocara más concursos.

En este punto, no parece fácil saber qué fue antes, si el huevo o la gallina. APPA reclama que el Ministerio de Medio Ambiente saque a concurso la explotación minihidráulica de 173 presas que aparecen en un listado "desaparecido". Y el Ministerio está esperando que APPA le haga una señal y le indique dónde estarían interesados en instalar alguna central. "Nosotros no tenemos esa relación –insiste Carlos Villarroya–, no la conocemos, pero si alguien nos la hace llegar no habría inconveniente en mirar una por una".

Unos y otros reconocen que es probable que parte de esas 173 presas no interesen a ninguna empresa porque las condiciones impuestas por la evaluación de impacto ambiental y los diversos cánones que hay que pagar por aprovechamiento del agua y por la energía producida no compensen las inversiones exigidas. "En España no se hace minihidráulica porque no es rentable –afirma un resignado González Vélez–. Los costes sociales, políticos y económicos no compensan en absoluto el esfuerzo que hay que hacer para poner en marcha una central minihidráulica de 1.000 kW, entre otras cosas porque ese esfuerzo es similar al que exige un parque eólico de 30 MW".

Pero el presidente de los hidráulicos de APPA insiste en que "no sirve de nada decir que empresas o particulares pueden solicitar que determinadas presas salgan a concurso porque es la Administración la que tiene facultades para dar concesiones en los ríos, a menos que se trate de tramos libres, donde sí podríamos intervenir. Lo que echamos en falta es una clara voluntad política para ofrecer nuevos recursos a los promotores minihidráulicos". Para González Vélez, la prueba evidente de lo que dice es que a lo largo del 2001 no ha salido ni una sola presa a concurso. "Y para darle cierto ritmo al sector deberían sacarse a razón de tres por trimestre".

Todas las presas que construye la Administración –actualmente sería el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Dirección General de Obras Hidráulicas y Calidad de las Aguas– tienen por objeto el abastecimiento de la población, el riego o la regulación para la prevención de avenidas e inundaciones. "Y es importante respetar el régimen para el que están construidas ya que la producción de energía hidroeléctrica se considera como subproducto en estos casos", señala Villarroya.

Tramitaciones muy lentas
Otra de las críticas más habituales que los promotores minihidráulicos hacen a la Administración es la lentitud para resolver los concursos y tramitar los expedientes de concesión. Villarroya se defiende alegando que la lentitud no es precisamente del Ministerio de Medio Ambiente, o no toda. "viene impuesta, en la mayoría de los casos, por deficiencias en la redacción de los proyectos, malos estudios de rentabilidad económica y escasez de datos en hidrología y cálculos de producciones que suelen ser muy heterogéneos, por lo que hay que homogenizar".

En la actualidad cada vez que se saca a información pública una iniciativa de este tipo son muchas las alegaciones de asociaciones ecologistas o de las propias comunidades autónomas incidiendo en problemas ambientales "que hay que estudiar con lupa porque proteger el medio ambiente es justamente uno de los cometidos de nuestro Ministerio", afirma Carlos Villarroya. Para construir una minicentral hidráulica no es preciso realizar un estudio de impacto ambiental, aunque en algunas comunidades autónomas como Castilla y León sí es obligatorio. No ocurre lo mismo con la construcción de la presa; a partir de una cierta capacidad del embalse es obligatorio en toda España.

En cada una de las Confederaciones Hidrográficas hay una dirección técnica, que se ocupa de las obras, y una comisaría de aguas, que es la encargada de la gestión. La comisaría es la que tramita las solicitudes y los concursos de las minicentrales y si se trata de instalaciones de más de 5 MW son enviadas al Ministerio de Medio Ambiente que es el que debe resolver.
Lo que parece claro es que esos trámites más o menos largos, unido a una dudosa rentabilidad, están abocando a la minihidráulica a una cierta marginalidad entre las renovables. Según APPA, con impactos ambientales mínimos aún se podrían poner en explotación 450 MW en España. Cumplir con las previsiones del Plan de Fomento de las Energías Renovables exigirá llegar a los 700 MW. Y para eso es importante saber lo que puede dar de sí este listado de 173 presas –o las que sean– que parece no existir pero que todos tienen en mente.

Situación, por Confederaciones Hidrográficas, de posibles aprovechamientos hidroeléctricos en infraestructuras del Estado.

C.H. del Norte
Existen dos aprovechamientos que fueron adjudicados en concurso, pero no se ha iniciado la tramitación de la concesión por haberse presentado recursos contencioso administrativos. Se trata de la central de Rioseco, en el río Nalón (Asturias) y la red de tuberías de abastecimiento en la zona central de Asturias. La central de Villasouto (Lugo) tiene concesión otorgada el 6 de julio de 1998, pero se ha iniciado un expediente de extinción porque las obras no se han iniciado dentro del plazo previsto.

C.H. del Duero
La central de Porma (León), de Hidronorte, está en construcción. Otra central, la del Castro de las Cogotas, sobre el río Adaja (Ávila), será adjudicada de un momento a otro. Existen posibilidades de concurso para la central de Cervera de Pisuerga (Palencia), donde la presa ya está construida, y para la presa de Irueña (Salamanca) que está en construcción.

C.H. del Tajo
La central de Jerte (Cáceres) está ahora en construcción. Se adjudicó a Hidronorte. Se está tramitando la concesión para los saltos de Beleña (Guadalajara) y Rivera de la Gata (Cáceres). Y está previsto sacar a concurso la central de Alcorlo (Guadalajara), La Tajera (Guadalajara) y El Embocador (Madrid). Además, se están analizando posibles aprovechamientos en presas que ni siquiera están construidas, en las zonas altas de las cuencas del Jarama (Madrid), Sorbe (Guadalajara) y Alberche (Madrid), aunque en este último caso, Unión Fenosa dispone de concesión desde hace algún tiempo, pendiente de la ejecución de las obras de las presas por parte del Estado.

C.H. del Guadiana
Existen posibilidades de concurso en las presas del Vicario (Ciudad Real), Los Molinos (Albacete), Sierra Brava (Cáceres), Ruecas (Cáceres), Cancho del Fresno (Cáceres) y en el canal del Piedras (Huelva).

C.H. del Guadalquivir
La minicentral de Giribaile (Jaén) está en fase de construcción. Se ha previsto sacar a concurso las presas de La Breña II (Córdoba), Aracena (Huelva) y la Fernandina (Jaén).
Se está estudiando sacar a concurso, con buenas posibilidades, las presas de Francisco Abellán (Granada), Huesna (Sevilla), Rumblar (Jaén), San Clemente (Granada) y Vadomojón (Córdoba).
Mientras algunas de estas presas son muy recientes, otras tienen más de medio siglo; la de Rumblar, por ejemplo, se acabó de construir en 1941.

C.H. del Sur
En esta Confederación actualmente no existen presas con posibilidad de aprovechamientos minihidráulicos, según el Ministerio de Medio Ambiente.

C.H. del Segura
Se está tramitando la concesión del Alto de Fuensanta (Albacete), adjudicado a Iberdrola.

C.H. del Júcar
Próximamente saldrá a concurso una gran hidráulica para la presa de Tous. Se está tramitando la concesión de la presa de Alarcón (Cuenca), aunque no es del Estado; hay que tramitarla a favor de Iberdrola, parte integrante del Sindicato de Usuarios del río Júcar.
Está previsto que salgan a concurso los aprovechamientos de las presas de Arenós, (Castellón), Escalona (Valencia), Mijares (Castellón), Bellús (Valencia), Beniarrés (Alicante) y Regajo (Castellón).

C.H. del Ebro
Se ha paralizado la concesión de La Peña (Huesca), de la que son propietarios los regantes.

Acueducto Tajo–Segura
La central de Belmontejo (Cuenca) tiene concesión otorgada pero se encuentra pendiente del resultado de un recurso de casación en el Tribunal Supremo. La concesión fue a parar al Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo–Segura, de Murcia, pero Hidronorte presentó una reclamación alegando que no es función de ese Sindicato la explotación hidráulica. Así consta en una sentencia de la Audiencia Nacional que ha sido recurrida. El salto de Fontanar, constituido por los rápidos del final del acueducto Tajo–Segura, está reservado a Iberdrola sin concurso, por compensaciones por las pérdidas de producción causadas por el desvío de una parte del recurso que supuso la construcción del trasvase.

Fuente: Ministerio de Medio Ambiente


Más información:
APPA: Ibiza, 35-7º C. 28009 Madrid
Tel: 91 573 68 06. Fax: 91 573 41 08
sdeo@nagasys.es
www.appa.es
Ministerio de Medio Ambiente
www.mma.es
Añadir un comentario