fotovoltaica

España, 40; Europa, 22

El término fijo de la factura de la luz en España "pesa" un 80% más que en los países de nuestro entorno

1
El peso de la parte fija en una factura media española es del 40%. Ese 40% se destina a sufragar los costes del sistema. ¿Y cuál es el problema? Pues que esa parte está extraordinariamente sobredimensionada, según denuncian la Asociación de Ciencias Ambientales y siete asociaciones empresariales españolas de los sectores del ahorro, la eficiencia, las energías renovables y el vehículo eléctrico. Ese 40% -dicen las asociaciones- constituye "una anomalía con respecto a los países de nuestro entorno, donde la media del peso de la parte fija es un 22%". La anomalía es herencia del Gobierno Rajoy, que incrementó el precio del término de potencia (la parte fija) un 123%, según revelaba recientemente en uno de sus informes (véase) la Unión Española Fotovoltaica, que es una de las asociaciones denunciantes (abajo las recogemos todas).
El término fijo de la factura de la luz en España "pesa" un 80% más que en los países de nuestro entorno

La factura que pagamos por la electricidad que usamos está dividida grosso modo en dos partes: una, fija (en función de la potencia contratada); y la otra, variable (el número de kilovatios hora que consumimos y que unas veces son más, y otras menos). La fija depende del Gobierno. La variable depende del mercado, o de un montón de factores: del frío que haga (lo que nos llevará a usar más calefacción), del calor que haga (más aire acondicionado), de lo eficientes que sean los electrodomésticos que tengamos, de nuestros hábitos de consumo, del número de personas que viven en casa, de la eficiencia de las bombillas que usemos, etcétera, etcétera, etc. El consumidor medio puede cambiar de bombillas, o de electrodomésticos, o de hábitos, con una cierta facilidad o frecuencia. Pero no es habitual cambiar de potencia en casa, porque la potencia contratada se supone que es la que necesitamos, y se supone que podemos optimizarla, pero hasta un cierto punto. En definitiva, es más sencillo ahorrar kilovatios hora que ahorrar en el término de potencia.

Y es ahí donde quieren incidir las asociaciones firmantes
Las principales asociaciones empresariales del sector fotovoltaico, de la movilidad eléctrica y de la eficiencia energética, así como varias otras entidades de la sociedad civil pidieron ayer, a través de un comunicado conjunto, "que la reforma de la estructura de la tarifa eléctrica prevista para los próximos meses se lleve cabo teniendo en cuenta la necesidad de empoderar a los ciudadanos para que puedan ser actores activos en la lucha contra el cambio climático". Las asociaciones denuncian que "la actual estructura tarifaria de la factura eléctrica no da las señales adecuadas, porque el peso de la parte fija en una factura media es del 40%, lo que implica que casi la mitad de la factura que paga el consumidor se destina a sufragar los costes del sistema, independientemente del consumo de energía realizado o del esfuerzo de las personas por ahorrar, invertir en energías renovables o en otro tipo de mejoras de la eficiencia energética". [Obsérvese abajo cómo el Ejecutivo Rajoy va "deseuropeizando" el modelo español, que pasa del 20% del peso de la parte fija en 2012 al 40% al final de su legislatura, cuando, en los países de nuestro entorno, el peso de la parte fija gira en torno al 22%].

Evolución del reparto entre la parte fija y variable par aun consumidor tipo doméstico 2012-2019

Anomalía
Esta situación (22-40) representa, según estas asociaciones, "una anomalía con respecto a los países de nuestro entorno, donde la media del peso de la parte fija es un 22%", una anomalía que deriva en tres consecuencias, fundamentalmente:
(1) empobrece (mete en un auténtico callejón sin salida) a los más vulnerables, que soportan una mayor carga, en términos relativos por kilovatio hora consumido efectivo y en comparación con hogares de mayores ingresos, "porque... por mucho que yo ahorre... aunque no encienda la estufa ni un solo día en febrero... un 40% lo voy a tener que pagar sí o sí";

(2) desincentiva el autoconsumo y otras medidas de ahorro y eficiencia energética. Por el mismo motivo: por mucho ahorro que logre, ese ahorro no opera sobre el 40% de la factura, que voy a tener que pagar sí o sí, gaste 3.500 kilovatios hora ó 15.000; y

(3) constituye una barrera para la penetración de la movilidad eléctrica (porque una estación de servicio, en vez de pagar como en los países de nuestro entorno un 22% por el enchufe y el resto por los kilovatios hora que compra al mayorista -y vende al conductor-, paga un 40% por el enchufe -solo por tener el enchufe-, algo que evidentemente desincentiva el despliegue de la electromovilidad. [Veáse a continuación cómo ha ido evolucionando el precio del término de potencia de la tarifa doméstica 2.0A; ese precio lo establece el Gobierno; el precio del kilovatio hora depende del mercado].

Evolución del precio del término de potencia y del término de energía 2012-2015-2019
Las asociaciones empresariales firmantes alertan

"Un aumento del peso de la parte fija de la tarifa supondría asimismo un impacto negativo en la creación de nuevas oportunidades de empleo en los sectores de las instalaciones eléctricas y telecomunicaciones, fotovoltaico y de la movilidad eléctrica, entre otros". Y al revés: "si disminuye, en términos relativos, la parte variable de la factura, es decir, la que se paga por el consumo de energía, las medidas de eficiencia energética que lleve a cabo el consumidor van a tener menor impacto, y por tanto estaremos penalizando a aquellos consumidores que ahorran e invierten en mejorar su eficiencia energética".

En su comunicado, empresarios y asociaciones de la sociedad civil recuerda que "para cumplir los objetivos de la transición energética y de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero definidos en el Plan Nacional Integrado (PNI) de Energía y Clima, es necesaria la mejora de un 39,6% de la eficiencia energética".

Pues bien, según los últimos datos obtenidos por el Observatorio de Eficiencia Energética de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos, "el ahorro en la factura energética es una de las motivaciones principales que llevan a los clientes finales a efectuar medidas de ahorro y eficiencia en sus instalaciones y hogares".

¿Conclusión?
"Un aumento de la parte fija de la factura desincentivaría la instalación del autoconsumo [que es una medida de ahorro], porque los aumentos en el término de potencia alargan los plazos de amortización de estos proyectos". Y los firmantes recuerdan que el autoconsumo es, según el PNI de Energía y Clima que ha elaborado el Gobierno, "uno de los pilares de la transición ecológica, pues permite a los ciudadanos generar energía limpia a la vez que contribuyen activamente a la lucha contra el cambio climático, reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera".

Un alto término fijo -señalan los firmantes- también constituye "una barrera para el desarrollo de la movilidad eléctrica". Según las asociaciones, si se aumenta el elemento fijo que se paga cada mes independientemente del uso que se haga, serán aún más las reticencias de los conductores a la hora de plantearse el cambiar desde la combustión a la electricidad. "Además, el término de potencia es el principal responsable de la falta de desarrollo de los puntos de carga rápida para el vehículo eléctrico en carretera, indispensables para viajes de distancia superior a los 250 kilómetros". ¿Y por qué? Pues porque la recarga rápida requiere de enchufes con mucha potencia.

Y, por fin, los consumidores en situación de pobreza energética
Según el último estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), de 2018, hay un 15% de la población "en situación de pobreza energética escondida", un indicador que pone de relieve a una parte de las personas que, como estrategia ante su situación de vulnerabilidad, reducen al mínimo posible su consumo energético. Para estos consumidores con un gasto reducido debido a la situación de vulnerabilidad energética en la que viven, la parte fija de la factura puede suponer una parte muy importante de su gasto en energía doméstica. Es una forma de tarificación regresiva ya que los hogares vulnerables soportan una mayor carga (en términos relativos por kWh consumido efectivo y en comparación con hogares de mayores ingresos) de la parte de costes fijos de la factura eléctrica.

Así, los firmantes concluyen: "un mayor peso de la parte fija de la factura podría perjudicar a los hogares más vulnerables y, a su vez, desincentivaría toda medida de mejora de la eficiencia energética en el porcentaje de población que tiene mayor capacidad económica".

Listado organizaciones firmantes
• Asociación de Ciencias Ambientales (ACA)
• Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3E)
• Asociación de Empresas de la Movilidad Eléctrica (Aedive)
• Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energético (Anese)
• Asociación Profesional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de Madrid (Apiem)
• Clúster de l'Energia Eficient de Catalunya (CEEC)
• Patronal Cecot (asociación de microempresas, pymes, autónomos y emprendedores de Cataluña)
• Unión Española Fotovoltaica (UNEF)

Informe UNEF: Posicionamiento de UNEF respecto a la definición de peajes y cargos

Artículos relacionados
• El currículum vitae del nuevo ministro de Energía, Álvaro Nadal

• Un balance de siete años (por Antonio Barrero F. Junio de 2018)

• El legado de Soria y los Nadal (por Sergio de Otto, octubre de 2015)


Añadir un comentario
Pedro
Hay que ser muy tendencioso o estar muy mal informado para decir que la culpa es del gobierno de Rajoy. No seré yo quien salga a defender al impresentable del barbas, pero la factura de la luz viene siendo abusiva desde hace décadas. Todavía estamos pagando la genial idea de Felipe González de desmantelar centrales nucleares. Y la izquierda ha aplicado sucesivas subidas con el simple pretexto de que consumamos menos. Todo por el medio ambiente, nos dicen.