eólica

El mar cuenta ya con 2.200 MW de potencia instalada, pero su potencial ronda los 100.000

El Báltico quiere convertirse en el nuevo Eldorado de la eólica marina europea

0
Ocho países ribereños del Báltico firmaron hace unas semanas una declaración conjunta con la Comisión Europea para acelerar el despliegue de nueva potencia eólica marina en aquel mar. Los signatarios quieren seguir la estela de la exitosa experiencia que el sector eólico marino ha vivido a lo largo de estos últimos años en el mar del Norte y en las aguas del Reino Unido, donde se encuentran los mayores parques marinos del mundo. WindEurope abre 2021 con un repaso de los últimos movimientos de un sector que señala al Báltico como el nuevo Eldorado de la eólica offshore. [Foto: Vattenfal].
El Báltico quiere convertirse en el nuevo Eldorado de la eólica marina europea

La asociación de la industria eólica europea, WindEurope, ha difundido hoy un comunicado en el que repasa la frenética actividad que ha desarrollado a lo largo de las últimas semanas el sector eólico marino del Viejo Continente, actividad cuyo principal hito ha sido un acuerdo suscrito por ocho países -Polonia, Alemania, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Lituania, Estonia y Letonia- que han firmado una declaración conjunta con la Comisión Europea para acelerar el despliegue de infraestructuras offshore en el mar Báltico. Pero no es ese ni mucho menos el único movimiento que ha hecho el sector en las últimas semanas. El Gobierno de Polonia por ejemplo -recuerdan desde WindEurope- aprobó el pasado mes de noviembre una normativa que simplifica la tramitación administrativa de los 5.900 megavatios de potencia eólica marina que proyecta el sector en aguas polacas de aquí al año 2030. La normativa se encuentra en el tramo legislativo final y está previsto entre en vigor este mismo mes de enero. Más al noreste, y también con la ribera del Báltico en el horizonte, el vicesecretario general de Energía en el Gobierno de Estonia, Timo Tatar, anunciaba el pasado 3 de diciembre en WindTV, la cadena de televisión de WindEurope, que su país y Letonia convocarán una subasta eólica marina conjunta en 2026: "el plan -ha dicho Tatar- es crear una plataforma regional a la que puedan unirse otros países. Ello permitirá -añadía ante las cámaras de WindTV- ahorrar costes y facilitará que la electricidad producida en altamar alcance la costa en los lugares más apropiados y no solo en los más próximos".

Dos semanas después de esa declaración de intenciones, Alemania y Dinamarca anunciaban (el 14 de diciembre) que van a incrementar su cooperación en materia de eólica marina y producción de hidrógeno verde (fabricado a partir de agua y con energías renovables). Ambas naciones están ya trabajando para conectar sus dos parques eólicos del área Kriegers Flak, en el Báltico, con las redes tanto de Alemania como de Dinamarca, y posiblemente, en un paso siguiente, con la sueca.

La asociación europea de la energía eólica, WindEurope, estima que el mar Báltico, que encierra "un increíble potencial eólico marino para Europa", podría alojar, de aquí a 2050, instalaciones de generación de electricidad por valor de 93.000 megavatios de potencia (ahora mismo solo hay instalados allí 2.200 megavatios marinos).

No es ese -la generación de electricidad limpia- el único valor de la eólica marina en el Báltico. WindEurope considera que hay ahí además toda una ventana de oportunidad para la recuperación económica postCovid de las regiones del centro y del este de Europa, una ventana de oportunidad que "asegura crecimiento y empleo a largo plazo", según la asociación.

Pero las oportunidades que ofrece ahora mismo la eólica marina (tanto a las naciones ribereñas, como también -apuntan desde la asociación- a las que no tienen salida al mar) van en todo caso más allá del Báltico. WindEurope señala en ese sentido a Rumanía y Bulgaria, que miran ya, en el otro extremo de Europa, el suroriental, al mar Negro (en ese sentido, la asociación recuerda que Rumanía está finalizando su primera ley sobre el desarrollo de potencia eólica marina; con un sector eólico mucho más desarrollado que el rumano, España, por ejemplo, aún no tiene una norma similar).

Por fin, en su repaso de la actividad eólica marina desarrollada a lo largo de los últimos meses, WindEurope menciona dos recientes documentos de Conclusiones que ha alumbrado la Unión Europea. En uno de ellos, fechado el 11 de diciembre, el Consejo Europeo le da la bienvenida a la Estrategia de Energías Renovables Marinas de la Comisión Europea y reconoce la necesidad de una mayor integración del mercado energético interior, apelando a la Comisión para que trabaje en la elaboración de un marco posibilitador para la puesta en marcha de proyectos marinos híbridos transfronterizos.

En un segundo documento, el Consejo ha adoptado Conclusiones separadas sobre la construcción de un mercado del hidrógeno en Europa, que respalde la Estrategia Europea del Hidrógeno alumbrada por la Comisión en julio de 2020. "Estas Conclusiones -apuntan desde WindEurope- presionan en el sentido de que el hidrógeno verde, producido a partir de energías renovables como la eólica y/o la solar, debe constituirse en una prioridad sobre otras formas de hidrógeno".

Añadir un comentario