entrevistas

María Romera, Directora de Aemener

"Tendríamos que esperar hasta 2050 para alcanzar paridad en el sector energético"

0
Mayo de 2017. Un grupo de mujeres del mundo energético se unen para impulsar la presencia y participación femenina en este sector y su industria, y así promover el desarrollo profesional, demostrar el talento femenino y fomentar la vocación por las STEM. Un año más tarde, en 2018, Aemener, la Asociación Española de Mujeres de la Energía, es presentada de manera oficial por la actual Vicepresidenta Tercera del Gobierno y Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. Desde ese momento, el trabajo incansable de Aemener ha sido, es y será intentar lograr una sociedad más igualitaria que aproveche el potencial de hombres y de mujeres. Cuatro años más tarde, en 2022, son ya 345 socios y socias que apoyan esta iniciativa y que están comprometidos a título personal con la causa. María Romera, la directora de la Asociación, charla con Energías Renovables.
"Tendríamos que esperar hasta 2050 para alcanzar paridad en el sector energético"

¿Cómo es la situación actual de la mujer en materia de energía? ¿Y en el mundo de las energías renovables?
Entendiendo la brecha de género como la forma de representar las desigualdades entre mujeres y hombres, sí existe en el sector energético. El Observatorio del papel de la mujer en 2018, que presentamos en marzo de 2020, dio como resultado que las mujeres de media representan el 28,5% del total de las personas que están trabajando en este sector, un porcentaje que denota desequilibrios en términos cuantitativos que se traduce en una menor representatividad y presencia en puestos directivos. Respecto al mundo de las energías renovables, en el estudio no particularizamos por subsectores. Sin embargo, lo que sí se pone de manifiesto es que las empresas que ofrecen servicios de valor tienen mayor presencia femenina en sus plantillas que las empresas más dedicadas a tecnología o generación.

¿Cómo han sido estos años de cambios en materia de igualdad? ¿Cómo esperan que sean?
De acuerdo con los datos del primer observatorio comentado anteriormente, se pone de manifiesto que asistimos a una evolución histórica positiva pero muy lenta. De continuar con la senda de crecimiento de mujeres en plantilla actual (incremento relativo anual medio del 2%) tendríamos que esperar hasta 2050 para alcanzar paridad en el sector. Ahora bien, si analizamos más en detalle estos datos, entre las principales conclusiones del informe se recogen las diferencias empresa pública-empresa privada, observándose que la presencia de la mujer en la empresa pública es más significativa que en la empresa privada. Sin embargo, en los últimos años no se ha producido un crecimiento notable del porcentaje de mujeres en la empresa pública, mientras que ese crecimiento sí se ha observado en la empresa privada, habiendo aumentado su presencia en un 5,4% en los últimos 8 años.

También hemos analizado, dentro de este observatorio, la representación de mujeres en las distintas categorías profesionales de la empresa, siendo una de las principales conclusiones que se observa que hay un 20% menos de mujeres en mandos intermedios que técnicos y administrativos. Diferencia que aumenta hasta el 39% si se compara con la presencia de la mujer en puestos de alta dirección. La presencia femenina en las empresas del sector energético destaca en puestos de técnico y administración, y los puestos de operarios siguen siendo mayoritariamente masculinos. En lo que respecta al resultado por rango de edad, podemos comprobar que las empresas del sector energético se están preocupando por incorporar mujeres jóvenes a sus plantillas y se involucran en su retención durante el crecimiento de su carrera profesional.
Por tanto, a la vista de estos datos podemos concluir que las perspectivas son de mayor incorporación de la mujer en todas las categorías de las empresas, con estrategias empresariales firmes para incorporar a más mujeres jóvenes y retener el talento. Pero, necesitamos acelerar su ritmo para conseguir que la paridad sea una realidad antes de 2050.

Y en comparación con otros países, europeos y a nivel mundial, ¿qué posición tiene España?
La igualdad de género y la mayor presencia de la mujer en el ámbito laboral son temas que han ido alcanzando mayor relevancia en el ámbito internacional; es un derecho humano fundamental, que también se recoge en uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. En concreto el número 5, que persigue: asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública; y aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas a todos los niveles.

En el último Encuentro que celebramos en Aemener en enero de 2022, presentamos el estudio de datos desagregados del empleo y la participación de mujeres en el sector energético en Europa. Los resultados muestran un leve progreso, con una participación de mujeres entre el 20 al 23 % en el sector energético en los Estados miembros de la Unión Europea, resaltando la necesidad de continuar trabajando hacia la igualdad de género en el sector. En comparación con el resto de países de la Unión Europea, España se encuentra en mejor posición que la media, lo que pone en evidencia que queda mucho por hacer en todos los países, para avanzar en la paridad total entre mujeres y hombres en el sector energético y recortar los 100 años que se requieren para alcanzar esta paridad, de seguirse con la tendencia actual.

Las normas culturales y sociales, y el famoso techo de cristal, siguen siendo las principales barreras de acceso, participación y permanencia que las mujeres encuentran en el ámbito laboral…
Con estas realidades Aemener intenta colaborar en el logro de una sociedad más igualitaria. En concreto, en el sector energético donde centramos nuestra actividad, se persigue que haya más presencia de mujeres en todas las áreas y en todas las categorías profesionales, haciendo más hincapié donde menos presentes estén. El acompañamiento en la vida profesional es una de las actividades que más contribuyen en ayudar a superar obstáculos, de ahí la importancia de nuestra actividad de mentoring.

Pero existen muchas otras…
También- Podemos citar la existencia de los estereotipos de carreras y profesiones de niños y de niñas, desde edades muy tempranas. Para eliminarlos focalizamos nuestros esfuerzos para contribuir en visibilizar el papel de la mujer ingeniera y profesional del mundo de la energía; en transmitir la importancia del sector en la vida cotidiana, dándole a conocer de manera amable, para contribuir a que la percepción social del sector energético sea buena y que resulte atractiva para que las mujeres con formación adecuada ocupen distintos puestos y no solamente los vinculados a especializaciones técnicas.

¿Qué relación hay entre la igualdad de género y la energía?
A parte que los dos términos son femeninos, me gustaría focalizar esta relación en la importancia del acceso a la energía a todas las personas, pero cuanto más importante para las mujeres que es sobre las que recae, por regla general, el mayor número de las tareas domésticas en el hogar, y son las que más sufren el no disponer de energía tan esencial para el desarrollo y la lucha contra la pobreza. En la agenda 2030 de Naciones Unidas, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se encuentra también el número 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos, de forma que otorga a las políticas energéticas un valor diferencial en tanto que son reconocidas como esenciales para alcanzar algunos de los otros objetivos marcados por la comunidad internacional. Por supuesto, todos aquellos ligados al cambio climático y medio ambiente pero también para apoyar el cumplimiento del Objetivo número 5, Igualdad de género.

¿Por qué es importante la educación?
Creo que hay unanimidad en considerar que la educación es la clave para conseguir el cambio social, que imparta los valores, desarrolle las habilidades e inculque los principios de buena convivencia, entre los que se encuentra la igualdad entre mujeres y hombres. Por eso es tan importante la elección de una buena educación y la suerte de encontrar magníficos profesores. Esta educación no solo puede venir de los centros educativos que se encargan de ello, sino más importante desde las familias, como parte activa pedagógica y humana, en las que se establece el modelo de convivencia y la asignación de funciones. En mi opinión, la educación es una cosa de todos, es un proceso continuo en el desarrollo de la persona y cuanto mayor sea el nivel educativo de las sociedades, mayor será la diversidad y menores las diferencias entre mujeres y hombres. En definitiva, se conseguirá una sociedad más justa e igualitaria y más pacífica.

¿Qué ocurre con las materias STEM?
Las carreras de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, las denominadas STEM en sus siglas en inglés y, en general, el mundo de las ciencias e ingeniería según se ha puesto de manifiesto, siempre se ha asociado a hombres y el porcentaje de mujeres en las carreras técnicas ha sido muy bajo y cada vez es menor, dependiendo de las especialidades, según los últimos datos facilitados, En las escuelas de ingeniería hay una media de 25% de mujeres, porcentaje que, en vez de aumentar, cada año disminuye. En todo caso, la percepción social del sector energético también ha influido de manera significativa al resultar poco atractivo para mujeres con formación adecuada para ocupar distintas posiciones.

En el caso de las mujeres se pueden plantear varias explicaciones sobre la causa por la cual no encuentran atractivas estas carreras, porque no es ni mucho menos un problema de falta de capacidad para abordar la exigencia de estas disciplinas. Un motivo podría ser que el retorno social de las ingenierías es más sutil que el que pueda tener, por ejemplo, la medicina, y no llega a vislumbrarse el alto impacto que la ingeniería tiene en el progreso de la sociedad. Otra cuestión, puede ser que no resulta sencillo encontrar referentes femeninos, y no porque no existan, sino por falta de visibilidad de estos. Por último, otro factor que puede influir es el sesgo de los estereotipos y prejuicios asociados al género, que impiden la igualdad y llegar a una cultura basada en la meritocracia, comentado anteriormente. Por eso es tan importante tener muchas referentes, grandes mujeres profesionales y difundir la cara amable de las ciencias, qué hacen por nosotros y cómo contribuyen a mejorar la calidad de vida.

¿Cómo se tiene que cambiar todo esto?
Tomando acción por parte de todos, familias, instituciones educativas, poderes públicos, empresas, asociaciones de mujeres, etc.. y un gran compromiso para avanzar en conseguir la igualdad efectiva, para que no se desaproveche el talento del 50% de la población, en ninguna actividad.

¿Cómo creen en Aemener que serán los próximos años?
De acuerdo con el Observatorio de Aemener, antes mencionado, la presencia de las mujeres crece el 2% medio anual en el sector energético, en el periodo comprendido entre 2010 a 2018. Esta tendencia es positiva, aunque consideramos que debería incrementarse, ya que, en un escenario conservador, si no sufriera ninguna variación, a ese ritmo anual lento de crecimiento, la paridad no se conseguiría hasta el año 2050, en el mejor de los casos. Por tanto, la evolución del sector es positiva en cuanto a que se va incrementado la presencia de la mujer en el sector. De hecho, es muy indicativo la incorporación de mujeres menores de 30 años a las empresas con el objetivo de asegurar su presencia a lo largo su vida laboral.

Además, muchas de las empresas energéticas están llevando a cabo buenas prácticas enfocadas a minimizar las diferencias en las compañías, entre las que destacan: asegurar la presencia de la mujer en todos los puestos de la organización, de forma que en los procesos de selección de personal al menos el 33% sea representación femenina, implantación de currículum ciego en los procesos de movilidad interna y tablas de convenio sin distinción de género; en la promoción y carrera profesional, diseñando programas específicos para retener y promover el talento femenino; reconocer y fomentar la labor de las empresas comprometidas con la igualdad con el establecimiento de distintivos; e implicar y comprometer a la alta dirección en la estrategia para la igualdad.

En mi opinión personal, creo que vamos avanzando, pero lentamente. En el ámbito profesional, ya es indiscutible que la diversidad de los equipos conduce a mejores resultados. Sin embargo, se ha de conseguir que sea efectiva y real, y en todas las categorías profesionales, sobre todo, en los puestos de alta dirección, que es donde se toman las decisiones.

Artículos relacionados:
• Sara Aagesen, Secretaria de Estado de Energía: "Es la primera vez que una mujer ocupa la Secretaría de Estado de Energía"

Francisca Rivero, Secretaria General del IDAE: "Me considero afortunada de formar parte de ese 22,5% de mujeres que ocupan puestos de alta dirección en este sector"

Laura Martín Murillo, Directora Instituto para la Transición Justa: "El sector eléctrico y el energético están altamente masculinizados"

Mercedes Ballesteros, Directora de la División de Energía del CIEMAT: "La participación femenina es absolutamente prioritaria para contribuir a construir una sociedad más justa"

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).