eduardo collado

La defensa a ultranza del anti-autoconsumo de las eléctricas

3

Estimados amigos del sector Fotovoltaico, inicio una nueva andadura en la que quiero seguir contribuyendo con mi opinión a aclarar lo problemas que acechan al sector, aunque ahora con mi labor desde la empresa privada y no desde dentro de las asociaciones (UNEF o ASIF), pero con el mismo convencimiento del futuro fotovoltaico, que tenía en el año 2006. Por lo tanto, es mi intención hablar de las problemáticas existentes en el sector, y en primer lugar me propongo hablar del autoconsumo, tema que, por su amplitud y complejidad, requerirá de varios artículos.

Es bien sabido por todos las ventajas que supone un desarrollo de la generación distribuida y el autoconsumo (sobre todo con balance neto), dentro del futuro de las redes inteligentes en España, además de las ventajas económicas para esas industrias y pequeños consumidores, que podrían blindarse a futuro de los precios crecientes de la electricidad. El problema, es que algo que en otros países ya ha sido visto con criterios de Estado, repito una vez más, por las ventajas que esto comporta para un país, en España es visto como una disminución a futuro del negocio casi cautivo, que hoy día tienen las empresas eléctricas.

Recordemos que el autoconsumo con energías renovables tiene una serie de ventajas, que redundan en una disminución de las importaciones de combustibles fósiles, de pagos de emisiones de CO2 y, como no, de pérdidas de energía en las redes eléctricas (acción similar a la eficiencia energética realizada en un consumo). Como ejemplo, decir que todo esto ha sido ya cuantificado en diversas fuentes en términos económicos de más de 7€/MWh, ya que las pérdidas evitadas serían del orden del 15%. Además de esto, el autoconsumo está en línea con los objetivos de la política energética europea, con respecto al desarrollo de las energías renovables y la eficiencia energética.

Pero las eléctricas argumentan que el autoconsumo (ya desarrollado extensamente en otros países) aumenta los problemas de operación de la red, que aumenta el número de inversiones, y el argumento estrella es que los costes que no paguen los que realicen autoconsumo van a ser pagados por el resto de los consumidores.


Todo lo anterior es matizable y cuando menos cuestionable, ya que en la mayoría de los casos, si se impusieran restricciones de la potencia a instalar, desde los Centros de Control de la Operación de la Red, esto básicamente sería visto como menor consumo en las redes; por lo tanto, no sería necesario un aumento del número de inversiones, incluso con un crecimiento moderado de la demanda, las redes de media y alta tensión no necesitarían desarrollos significativos, al bajar la demanda vista desde las barras de las subestaciones, a no ser que se tratara de redes rurales de baja demanda, que si actuarían como líneas de generación. Finalmente, el argumento de que la fiesta la acabarían pagando el resto de los consumidores tampoco sería cierto, porque se está partiendo de la base de unos costes crecientes del transporte, la distribución… en los últimos años, cuando la verdad es que desde el año 2005 la demanda es prácticamente la misma. Por lo tanto, a la hora de ver los costes que todos los consumidores estamos asumiendo, la pregunta que nos debemos realizar es: ¿por qué se han subido las retribuciones a las eléctricas por esos conceptos si se ha mantenido la demanda?

Es por ello que ya en la Propuesta de Real Decreto sobre autoconsumo se acuñó el término de peaje de respaldo, concepto que ha supuesto la paralización del autoconsumo en los últimos años, sin necesidad de que salga esa regulación, todo ello hasta que la razón se abra paso en los gobiernos y comprendan que en un país sin recursos de generación de tipo “ordinario”, con una dependencia energética digna de un país tercermundista, explotar nuestros mejores recursos energéticos renovables es un objetivo fundamental.

Quizás sea necesario cambiar las estructuras de las tarifas, y el de los peajes de acceso, en cuanto a los términos de potencia y de energía, pero todo ello de una forma lógica, ya que lo que parece es que lo que se pretende es crear una tarifa plana de electricidad, que asegure el negocio eléctrico y que esté en contra de la eficiencia de la red eléctrica (mas costes fijos cada vez y menos costes variables).

Por lo tanto, no solo vale hablar de transferencias de rentas entre consumidores, para dejar a los partidarios del autoconsumo como una especie de maleantes que quieren provocar más costes al resto de la población. De lo que si se debe de hablar entre otras cosas es de la forma por la cual el gobierno considere las ventajas asociadas a la generación distribuida, tema que se ha escrito en las respectivas regulaciones, que lo valoren económicamente y que comprendan que ese es el futuro, y no caiga en la tentación de poner peajes de respaldo al autoconsumo (mayores que los peajes de acceso, al considerar pagos por capacidad y servicios de ajuste), pensando solamente en conservar los ingresos de empresas que libremente desarrollan su negocio y que para que se les aseguren los beneficios deben de dar servicios a cambio, que es lo normal para las empresas que tienen que ser competitivas. Y, llegado el caso hay que bajar costes.

El fin, en este blog me gustaría desarrollar todos los temas del autoconsumo, además de otros que estén candentes dentro del desarrollo de la industria fotovoltaica, para aclarar algunos conceptos que no porque hayan sido citados negativamente, y muchas veces por determinados actores, son ciertos (generación distribuida, autoconsumo, balance neto, peajes, tarifa eléctrica …).

Añadir un comentario
Juanjo
Producir electricidad en tu tejado para luego venderla no es autoconsumo.
Fukushima4ever
Bloquear el autoconsumo desde el gobierno no sólo es parte de mantener un mercado cautivo para el oligopolio eléctrico, también es la forma de someter a los consumidores a unos impuestos encubiertos en forma de costes que de forma indirecta van a parar a las arcas del estado.
I.Maule
Esperamos con interés esa serie sobre autoconsumo, y en general sobre FV. Medio en broma medio en serio, el problema es que el autoconsumo FV, y la energía FV en general, es al oligopolio, lo que Podemos a la política tradicional. Pero se Puede cambiar la situación. todosobreenergia.com