biomasa

La biomasa, garante de la sostenibilidad de la energía en la Unión Europea

0
Expobiomasa y el 10º Congreso Internacional de Bioenergía abrieron ayer sus puertas con una cascada de declaraciones, novedades y presentaciones que los convirtieron en centros neurálgicos europeos del sector. Entre las primeras destacan las de la directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Begoña Nieto, quien afirmó que “la biomasa constituye una de las principales soluciones para garantizar la sostenibilidad de la energía en la Unión Europea”. Entre las segundas: el anuncio de la puesta en marcha de dos redes de calor emblemáticas (Móstoles, en Madrid, y Valladolid), una etiqueta para garantizar la seguridad y eficiencia de las estufas y la pujante presencia de Portugal en la feria.
La biomasa, garante de la sostenibilidad de la energía en la Unión Europea

Durante la primera jornada de Expobiomasa también hubo ocasión de escuchar advertencias y críticas sobre el desarrollo de la biomasa y la gestión forestal asociadas. Procedieron de Ecologistas en Acción, quienes consideran que “se deben potenciar sólo aquellos aprovechamientos energéticos de la biomasa que consigan importantes reducciones de emisiones”. Citan expresamente entre estos a “los aprovechamientos térmicos (con cogeneración cuando sea posible), frente a la producción eléctrica, que ofrece rendimientos muy bajos”. Lo cierto es que Expobiomasa lleva años centrándose casi en exclusiva en la fracción térmica, que a tenor del número de expositores, participación e interacción observada en el primer día de feria le da buenos resultados.

Pero antes de que se inaugurará oficialmente la feria lo hizo el 10º Congreso Internacional de Bioenergía, muy centrado en los retos que le esperan a la biomasa hasta 2020 y más allá: normativa, financiación, emisiones, trazabilidad… Begoña Nieto intervino al comienzo del congreso para señalar que “la biomasa constituye una de las principales soluciones para garantizar la seguridad de los abastecimientos y la sostenibilidad de la energía en la Unión Europea”. En el caso de España, considera que es necesario explotar todo el potencial que tiene este tipo de energía, especialmente si tenemos en cuenta que somos el segundo país de la UE en superficie forestal”.

Biomasa y gestión forestal, de la mano
La representante del ministerio añadió que “para aprovechar toda esta biomasa forestal es necesario resolver algunos de los problemas estructurales que presenta el sector, como la elevada fragmentación de la propiedad forestal y, al mismo tiempo, despertar el interés de algunos propietarios forestales por la explotación de sus fincas”. Abogó Nieto por la conveniencia de “fomentar la movilización sostenible de la madera y favorecer la mecanización de los aprovechamientos forestales madereros, así como fomentar el uso de la biomasa forestal entre los ciudadanos y el sector industrial”.

La  necesidad de incrementar la tasa de aprovechamiento de la biomasa que crece cada año en nuestros bosques (ahora es de un 30%, frente al 60% de la UE) se oyó en varios foros de Expobiomasa, que estará abierta hasta mañana en Feria de Valladolid. Uno de ellos fue la mesa redonda sobre redes de calor en la que participaron responsables de empresas y administraciones. Entre ellos estaba Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), organizadora de la feria. Díaz recordó que “actualmente hay en España 117 redes de calor, que se corresponden con 139 MW, y la intención es llegar a 2020 con 670 redes y 860 MW”. “Si no vamos más rápido es por la inercia de las administraciones”, apuntó el presidente de Avebiom.

Móstoles y Valladolid, adelante con sus redes de calor. Alcorcón, a la espera
José Manuel Jiménez, director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta de Castilla y León, aclaró que las redes de calor deben vencer tres obstáculos: “uno es el urbanístico, ya que ni la legislación ni los ayuntamientos están preparados para implantar una red que conlleva levantar varias calles para instalar las canalizaciones; otro es conseguir una masa crítica de viviendas que permita abordar la inversión inicial, por lo que es muy recomendable que al principio se incorporen edificios públicos que soporten esa primera inversión; y, por último, es la dificultad de conseguir financiación para negocios aún poco maduros”.

Sin embargo, todos los ponentes coincidieron en que con la entrada de nuevas redes de calor estos obstáculos se irán superando. La puesta en marcha de dos emblemáticas en dos ciudades populosas (Móstoles y Valladolid) ayudará en este cometido. La de la Universidad de Valladolid (suministrará energía térmica a 30 edificios), tras dos meses de funcionamiento durante el pasado invierno, tiene prevista su inauguración oficial el 15 de octubre.

Por otro lado, Francisco Villalobos, director general de Veolia Servicios Lecam, anunció también que, tras ponerse su empresa al frente de la red de calor de Móstoles (6.500 viviendas), “en noviembre llegará la calefacción a las primeras 2.800 viviendas”. Villalobos afirmó también que su empresa está “cerca” de un proyecto similar al de Móstoles en una localidad cercana, Alcorcón, al que “le faltan encajar todos los factores”. También recordó que “Veolia es el principal operador mundial de redes de calor, con una potencia instalada de 20.000 MW”. En China construyen una que alcanza los 1.000 MW.   

Sello de garantía para estufas, chimeneas y cocinas
Un día antes de la feria, la Junta de Castilla León anunció la firma con la Embajada de Dinamarca de una “declaración de intenciones dirigida a impulsar el desarrollo de redes térmicas alimentadas con energías renovables” en la región. Documento también suscrito por Avebiom y la Asociación Danesa de District Heating que renueva el firmado hace dos años por los mismos actores para compartir información y tecnología que promueva el desarrollo de dichas redes.

Bajando de las redes a un ámbito más doméstico, la Asociación de Fabricantes de Estufas, Chimeneas y Cocinas para Combustibles Sólidos (Aefecc) presentó la etiqueta que lleva sus siglas y que “distingue a los equipos de leña y pélet que cumplen con los criterios de sostenibilidad y seguridad más estrictos”. Estos tres criterios básicos son el cumplimiento de la normativa europea de emisiones, que dispongan del marcado CE y que garanticen las más estrictas medidas de seguridad”. “Todos los socios de Aefecc están en disposición ya de llevar esta etiqueta”, comentó Carlos Oliván, portavoz de la asociación. Esto supone el 70% del mercado español. En su página web aparecen todos los equipos que disponen de la etiqueta.  

“No he estado nunca en Expobiomasa”
Como anecdotario y notas añadidas quedan la afirmación del nuevo alcalde de Valladolid, Óscar Puente, quien reconoció durante la inauguración que nunca había estado antes en Expobiomasa; las palabras de Angel Bernardo, director general de Energía y Minas de la Xunta de Galicia, al agradecer la entrega a su Gobierno del Premio Fomento la Bioenergía de Avebiom advirtiendo que “desconocer lo que aporta la biomasa es no saber nada de su valor económico, energético y ambiental”; y la pujante presencia de Portugal, sobre todo en pélets, pero también en calderas, incluida la reproducción de una de las academias con las que Solzaima imparte cursos de formación en instalación en la península Ibérica, que llegan a los mil alumnos y alumnas anuales.

A todo lo anterior hay que añadir el tirón de la etiqueta #ILoveBiomasa, ideada por Avebiom para difundir por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) la presencia de diferentes personas en la feria y sus mensajes sobre ella y la biomasa en general. Visitantes profesionales y expositores, pero también escolares de institutos, periodistas, políticos y trabajadoras y trabajadores de la feria se han pasado por el punto de toma de fotografías o han escrito un mensaje en una pizarra montados al efecto.

Añadir un comentario