biomasa

Es más segura la biomasa forestal de Amurrio que el gas de Argelia

1
Un municipio de Badajoz, San Vicente de Alcántara, y otro de Álava, Amurrio, son de los últimos en subirse al tren de la bioenergía con una caldera en un centro deportivo y un acuerdo para el aprovechamiento energético de la biomasa forestal, respectivamente. En paralelo, Javier Díaz, presidente de Avebiom, recuerda las ventajas de apostar por una fuente que no depende de la inseguridad del gas argelino y que permite a una familia ahorrar más de un 50% en gasto de calefacción “en momentos de crisis claves para hacer más competitivas a nuestras empresas y reducir el gasto corriente de las Administraciones Públicas”.
Es más segura la biomasa forestal de Amurrio que el gas de Argelia

San Vicente de Alcántara inaugura hoy de forma oficial las nuevas instalaciones del centro deportivo municipal Aquasierra, que constan de piscina climatizada, salas de fitness, actividades dirigidas y spinning y pista de pádel. A finales de 2012, Promociones Medioambientales Villafranquesa ya anunció la instalación de una caldera policombustible de biomasa (astillas, restos de poda, residuos de corcho…) de 220 kW en el centro deportivo como parte de un diseño arquitectónico que apuesta por la eficiencia energética.   

Por otro lado, la semana pasada el Ente Vasco de la Energía (EVE) anunciaba que “el municipio alavés de Amurrio ha sido uno de los primeros en sumarse a un proyecto impulsado en junio de 2013 por EVE y HAZI, fundación vasca para el desarrollo del medio rural y marino, con el fin de favorecer el aprovechamiento y utilización de la biomasa forestal con fines energéticos en el ámbito rural”. El proyecto se denomina Coopenergy (Cooperating in sustainable energy planning), está financiado con fondos europeos dentro del programa Intelligent Energy Europe y en él participa el EVE entre otros doce socios de ocho países.

Del estudio al empleo de biomasa forestal en instalaciones rurales
Según informan desde el EVE, el proceso a seguir incluye la elaboración de los informes necesarios para el análisis y gestión del recurso forestal y estudios para conocer las necesidades energéticas del municipio, concretando las soluciones técnicas a adoptar y los mecanismos de financiación de las mismas.  El proceso finalizará con la implementación de medidas que permitan utilizar la biomasa forestal local en las instalaciones y edificios del ayuntamiento con mayor consumo energético. Pero el trabajo no se queda en Amurrio, el objetivo de Coopenergy es llevar a cabo el acompañamiento y asesoramiento de los ayuntamientos del País Vasco interesados en el desarrollo de proyectos energéticos que utilicen la biomasa como recurso.

Desde la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) han querido aprovechar los días de turbulencia política y geoestratégica que se viven en Ucrania para recordar la apuesta por la seguridad y la rentabilidad que suponen pasos como los de San Vicente de Alcántara y Amurrio frente a la inseguridad y alto coste económico de suministros como el del gas de Rusia a Ucrania. O como el de Argelia a España. Según Javier Díaz, presidente de Avebiom, nuestro país “se ha convertido en el primer importador de gas natural licuado de la UE. El coste de nuestras importaciones se ha incrementado un 93% desde 2009 y nuestra dependencia del gas argelino ha pasado del 42% en 2012 al 53% en 2013”, subrayando además la inestabilidad política que se mantiene en el país norteafricano.

Que España tome nota
“La UE tomó nota de los cortes de gas de Rusia y dio un empujón a la diversificación del abastecimiento energético, dándole a la bioenergía un papel preponderante en la reducción de la dependencia energética del exterior. No así en España”, prosigue Díaz. Por todo ello, recalca que tenemos que "dejar de depender energéticamente de Argelia y de otros países, y comenzar con la instalación a gran escala de calderas de biomasa ”. Para ello expone razones como que con el uso de 10 millones de toneladas de biomasa se evita la importación de 20 millones de barriles de petróleo por valor de más de 1.000 millones de euros al año.

La creación de puestos de trabajo, 135 directos por cada 10.000 habitantes frente a los 9 que se crean con petróleo y gas, está entre los argumentos a favor de la bioenergía, que podría generar hasta 594.000 empleos directos. Por último, en el ámbito económico, el presidente de Avebiom sostiene que “con una caldera de biomasa una familia puede ahorrar más de un 50% del gasto de calefacción con respecto a los combustibles fósiles, y con un combustible producido en España que deja el valor añadido en España”. “Este ahorro en estos momentos de crisis –concluye Díaz– es clave para hacer más competitivas a nuestras empresas y reducir el capítulo II del gasto corriente de las Administraciones Públicas, liberando fondos para otras gastos productivos para combatir el desempleo”.

Añadir un comentario
I.Maule
completamente de acuerdo respecto a Argelia y el gas, pero la bio masa no es la única alternativa: son todas las renovables. todosobreenergia.com