biomasa

Entra el frío, y productores y distribuidores se preparan para que no falten pélets

1
Nadie quiere que ocurran los episodios de desabastecimiento de pélets del pasado invierno. Por supuesto los clientes, que son los que más sufren al quedarse sin combustible en los meses más fríos, pero también productores y distribuidores, que son los principalmente señalados por no prever la situación. Estos dos últimos anuncian con los primeros fríos que, respectivamente, han fabricado y dejado en stock en sus naves un veinticinco por ciento de la producción y que han ampliado la capacidad de sus silos para un mayor almacenamiento.
Entra el frío, y productores y distribuidores se preparan para que no falten pélets
Bioenergy Barbero es uno de los distribuidores de pélets que ha aumentado su capacidad de almacenaje

En el blog de la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de Madera (Apropellets) explican que, “aunque se producen pélets según la demanda del mercado, los productores siguen fabricando y cuentan ya con un 20-25 por ciento en stock de lo que se consumirá en toda la campaña, para asegurar así la cobertura de la demanda”.

A esta afirmación sigue la de que, “además, a diferencia de años anteriores, una gran parte de nuestros distribuidores han acumulado durante la época estival stock de pélet doméstico, para afrontar con garantías el arranque de la campaña”.

Uno de esos distribuidores es Bioenergy Barbero. Carlos Martín, director de la sección Adminstrativa/Contable, expuso en la última edición de la feria Expobiomasa que “hemos ampliado nuestra capacidad de almacenamiento en 3.000 toneladas, con lo cual ahora estamos en 8.000 y nos permite contar con un stock permanente de unas 4.000”.

“Mucho pélet lo compramos en Portugal, por la cercanía y por su importante producción”
Martín considera que con estas existencias “rompemos por un lado la deficiencia del suministro y por otro podemos responder mejor a la posible subida de precio del pélet”. No obstante, reconoce que “mucho de nuestro pélet lo compramos en Portugal, por la cercanía (las instalaciones de Bioenergy Barbero están en Salamanca) y por su importante producción”.

João Ferreira, responsable del área de pélets de la Associação das Indústrias de Madeira e Mobiliário de Portugal, afirmaba en el mismo foro de Expobiomasa (la Conferencia Internacional sobre el Mercado Doméstico del Pélet) que en Portugal cuentan “con una capacidad de producción de 1,4 millones de toneladas y una media de producción anual de 730.000, que se destina casi íntegramente a la exportación”.

Parte del pélet doméstico de Portugal llega a España, donde la ratio de producción sobre la capacidad instalada está muy por debajo de la de nuestro país vecino. En 2018 salieron algo menos de 600.000 toneladas de unas plantas que rozan los dos millones de toneladas.

Pronóstico de importante aumento de la producción y mejora del sistema de certificación
Sin embargo, tanto los pronósticos de Apropellets como los de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) marcan que este año se incrementarán notablemente tanto la producción como el consumo doméstico. Avebiom estima que la primera llegará a las 722.000 toneladas y el segundo a las 650.000 (en 2018 fueron 598.000).   

“Ante estas cifras y para evitar situaciones como la del año pasado, en la que la falta de previsión por parte de distribuidores en algunas zonas dificultaron el abastecimiento, los fabricantes han aumentado su producción para la temporada 2019/2020”, concluyen desde Apropellets.

Por último, para reforzar la calidad del pélet, ha entrado en su recta final la revisión del sistema de certificación ENplus que se inició el pasado año. Hasta el 30 de noviembre, en una fase de consulta pública abierta a las partes interesadas (fabricantes y distribuidores de pélets y de calderas y estufas y otras entidades, como universidades, laboratorios y organizaciones de consumidores), pueden aportar sus comentarios a un sistema que en España gestiona Avebiom.

Añadir un comentario
Miguel
El problema viene porque las fábricas llenan sus silos y naves en verano a tope y tienen que parar la producción. La solución es fácil, que quienes tienen calderas de pelets, compren en verano y no esperen a la llegada del frío, además les saldrá más barato.