biomasa

Desacelera la producción mundial de pélets y frena la europea

0
Los datos se refieren a 2016, con un invierno de temperaturas muy suaves en Europa, principal consumidora mundial, pero marcan una tendencia que se observa desde 2014 a partir de datos cruzados entre el último informe estadístico sobre la bioenergía elaborado por la Asociación Europea de la Biomasa (Aebiom) y los del mercado de productos madereros de la FAO. Aebiom pronostica que las cifras de 2017 volverán al alza, al tener un invierno menos suave. Si se confirma supondrá un respiro para la industria europea, donde la producción descendió por primera vez en 2016.
Desacelera la producción mundial de pélets y frena la europea

Según los datos extraídos de los dos últimos informes del mercado de productos de madera elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción mundial de pélets creció un 16 por ciento en 2014 y un ocho por ciento en 2015. En este año, la cifra total de estos biocombustibles puestos en el mercado fue de 28 millones de toneladas.

Aunque la FAO no publicó sobre 2016 el mismo informe, sí ofrece datos segregados, entre otros, de la producción de pélets, fijándolos en 29 millones de toneladas producidas, contando tanto con estimaciones como con información oficial de cada país. Coincide prácticamente con la cifra contenida en el último informe estadístico sobre la bioenergía en Europa publicado por Aebiom: 28,9 millones de toneladas.

En la FAO calculan el crecimiento en 2016 en el seis por ciento, pero lo cierto es que entre 28 y 29 millones da ligeramente por encima del tres por ciento. Aebiom reconoce que en la Unión Europea, “después de años de crecimiento sostenido, la producción experimentó por primera vez una ligera disminución (0,4 por ciento)”.

Recuperación “tras tres años consecutivos difíciles”.
En el informe de Aebiom se explica que “como la mayoría de la producción europea de pélets se destina al mercado de la calefacción, se vio fuertemente afectada por la contracción de la demanda debido al invierno suave de 2015-2016 y la disminución en las ventas de aparatos de calefacción”.

Sin embargo, también pronostican que “la temporada de calefacción 2016-2017 fue testigo de un invierno más riguroso que reequilibró la oferta y la demanda y dio a la mayoría de los proveedores europeos de pélets la oportunidad de recuperarse tras tres años consecutivos difíciles”.

Los movimientos en el mercado europeo son vitales para el comercio mundial, al ser el mayor consumidor.  La UE produjo en 2016 14 millones de toneladas de pélets, pero consumió 21,7 millones, es decir, tres cuartas partes de la producción mundial.  

Pélets sobre todo para producir calor doméstico
Aebiom recuerda que la producción doméstica satisface la mayor parte (65 por ciento) de la demanda en la UE-28. El resto provienen principalmente de Estados Unidos y Canadá y, en menor medida de Rusia y otra exrepúblicas soviéticas. También incide en el continuo crecimiento de Asia, tanto en producción como en consumo.

En la UE una parte importante (casi el 62 por ciento) de las 21,7 millones de toneladas consumidas en 2016 se destinaron a la producción de calor, con la siguiente división: calefacción residencial (42,6 por ciento), calefacción comercial (11,8) y cogeneración (7,3). El 38,3 restante se usó para generar electricidad, tanto en centrales al efecto como con generación.

Alemania principal productor; Reino Unido principal consumidor
Por países, en el pódium de la producción en la UE se encuentran Alemania, Suecia y Lituania, que superan el millón y medio de toneladas. En el consumo sigue muy destacado el Reino Unido, que como avanzamos en otra noticia de Energías Renovables solo en importación desde Norteamérica recibe anualmente cinco millones de toneladas anuales.

En el caso del Reino Unido el destino principal son las grandes centrales térmicas de carbón reconvertidas en biomasa, mientras que en Italia, segundo gran consumidor europeo, se emplean primordialmente en instalaciones domésticas de calefacción.

Añadir un comentario