biomasa

Cultivos energéticos para tener biomasa a mano todo el año

0
Desarrollo de sistemas funcionales de suministros de biomasa sólida con fines energéticos basados en la implantación zonal selectiva de cultivos agroforestales. Este es el nombre completo, a la par que definición, del proyecto Bioselener, enmarcado en el subprograma Innpacto del Ministerio de Economía y Competitividad. La intención es que las plantas de biomasa y las empresas consumidoras tengan durante los 365 días del año un abastecimiento regular y cercano de biocombustibles sólidos. Las zonas de cultivo y especies elegidas han dado ya los primeros frutos positivos.
Cultivos energéticos para tener biomasa a mano todo el año

En las conclusiones derivadas de las primeras jornadas de difusión del proyecto, celebradas a finales de enero en Valdesimonte (Segovia), se exponía que “las zonas destinadas a llevar a cabo las plantaciones presentan unas condiciones óptimas para la realización de las mismas, en gran parte debido a la calidad del terreno”. Raúl Sánchez, responsable del proyecto en Cartif, uno de los socios de Bioselener, explica a la agencia DiCYT que ahora toca establecer “un plan de gestión de biomasa principalmente a partir de una producción flexible que le aporte al proyecto un plus que los cultivos energéticos en general no tienen, como es conseguir una ventaja competitiva garantizando el suministro y el abastecimiento de biomasa en cualquier momento”.

El proyecto Bioselener está dentro del Programa Nacional de Cooperación Público-Privada (subprograma Innpacto) del Ministerio de Economía y Competitividad y tiene como objetivo “el desarrollo de un modelo de cultivos leñosos y herbáceos con fines energéticos, basado en la aplicación de nuevas tecnologías, la investigación en la combinación de materias primas biomásicas y en la optimización del crecimiento de distintas especies forestales y agrícolas”. Sánchez añade que “para no tener que depender del recurso forestal del monte pensamos en plantar cultivos energéticos en parcelas próximas a las plantas de biomasa o a las entidades que necesiten biomasa en su proceso productivo”.

Chopo, acacia, sauce, olmo y miscantus
Durante las jornadas del pasado mes de enero, celebradas en las instalaciones de otro de los socios, viveros El Ejidillo (hay un tercero, Inditec Medio Ambiente, del Grupo Ortiz), también se concluyó que las especies seleccionadas para su implantación son de crecimiento rápido con altos niveles de productividad de biomasa y bajos costes de producción. “Esto hará posible desarrollar de manera secuencial (en base a periodos vegetativos y turnos de corta) las tareas del proyecto, principalmente las destinadas a obtener datos en función del desarrollo de cada especie”, añadían.

La información de DiCYT revela las especies seleccionadas: cuatro leñosas, chopo (Populus I-214), acacia (Robinia pseudoacacia), sauce (Salix spp.) y olmo (Ulmus pumila); y una herbácea, miscantus (Miscanthus spp.). La plantación se realizó en junio del pasado año en las instalaciones de El Ejidillo en Valdesimonte. Como se explicó en la presentación del proyecto, “las especies seleccionadas, debido a sus características botánicas, fisiológicas y agronómicas serán capaces de producir rebrotes vigorosos después de cada turno y permitirá evaluar la capacidad de la planta de reponerse tras la corta”.

En las conclusiones también se detalla que “las especies empleadas demuestran que pueden ser implantadas en terrenos destinados a usos agrícolas no alimentarios, no compitiendo así con cultivos destinados a esos fines (ni en implantación inicial, ni en destino final)”. También se avanzó que se aplicará la tecnología NIR (espectroscopia de infrarrojo cercano) a las mezclas de biomasa obtenidas dentro de la primera anualidad de crecimiento de los cultivos, que, como explican en la noticia de DiCYT, consiste en una medición en tiempo real que permite conocer la calidad de la biomasa a través de indicadores como la humedad.


Añadir un comentario