biogás

¿Y si una explotación agrícola o ganadera dice adiós al diésel y produce su propio biometano para su tractor?

1
En España, según el último censo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, hay 1.100.000 tractores. El consumo del gasóleo que los impulsa supone uno de los mayores quebraderos de cabeza para los agricultores y para el medio ambiente. En la reciente edición de la Feria Internacional de la Maquinaria Agrícola se presentó un tractor que utiliza biometano como combustible. Aunque las actuales plantas pequeñas de biogás asociadas a granjas no lo convierten en biometano, no se descarta que se consiga con la evolución de la tecnología y la creación de plantas más grandes entre varias granjas.
¿Y si una explotación agrícola o ganadera dice adiós al diésel y produce su propio biometano para su tractor?
Prototipo de tractor a metano de New Holland frente a una planta de biogás

“Los agricultores pueden utilizar cultivos energéticos y desechos agrícolas para generar biometano y alimentar su tractor T6 Methane Power con este combustible sostenible, logrando emisiones de CO2 casi nulas. Los ganaderos y los productores de lácteos pueden llevar aún más lejos este ciclo virtuoso al producir biometano a partir del estiércol, que resta CO2 del medio ambiente, lo que da como resultado una huella de carbono negativo”.

Estas fueron algunas de las frases que New Holland, comercializador del tractor T6 Methane Power, incluyó en la nota de prensa que en noviembre de 2019 sirvió para presentar este nuevo modelo. Hace unos días lo expuso en la Feria Internacional de la Maquinaria Agrícola (FIMA), celebrada en Zaragoza entre el 25 y el 29 de febrero.

Arancha Martínez, periodista especializada en agricultura y coordinadora de la revista Vida Rural, afirmó durante FIMA que “diversas empresas del sector ya han mostrado su interés por el T6 Methane Power, que se prepara para la venta de las primeras unidades a partir de junio de 2020”, aspecto que corrobora la empresa.

Bodegas Torres lo probó en 2016
Aunque no ha trascendido el precio de venta al público, se aventura alto, sobre todo porque hasta hace escasamente un año aún era un prototipo. Eso quiere decir que para alcanzar la combinación perfecta en el medio agrícola y ganadero entre una planta para producir biometano y tractores que lo consuman aún queda tiempo, pero no mucho.  

Una de las pruebas del prototipo se llevan a cabo en España. En 2016 Bodegas Torres y New Holland firmaron un acuerdo de colaboración para realizar el primer ensayo de campo del prototipo en nuestro país. Las pruebas se llevaron a cabo en la finca de L’Aranyó, en la comarca de Les Garrigues (Lleida), en una superficie de 175 hectáreas de viñedo y ochenta de olivos centenarios.

Xavier Sort, director de producción de Bodegas Torres, señalaba entonces que “se podría generar biogás a partir de la digestión anaeróbica de los propios residuos agrícolas de la explotación, así como de los derivados de la elaboración del vino o brandy”. “De esta manera, no solo dejaríamos de emitir gases a la atmósfera, sino que los estaríamos utilizando como combustible para realizar trabajos en el viñedo”, apostillaba Sort.

Un ochenta por ciento menos de emisiones
Juan Rodríguez, director de EnergyLab, uno de los centros tecnológicos más implicados en el desarrollo de tecnologías asociadas al biogás, recordaba hace un año que “se trabaja en la mejora del biogás para su transformación en biometano de bajo coste que proporcione otras alternativas de uso, como su inyección a la red de gas natural o su uso como combustible de vehículos, que podría ser un ejemplo de economía circular al utilizarlo en el propio transporte de las explotaciones ganaderas”.

Lo mismo piensan en New Holland: “el tractor T6 Methane Power es un elemento clave en el concepto de granja independiente de energía que cierra el ciclo de una verdadera economía circular desde los campos hasta la generación de energía y de regreso a los campos: un ciclo completo de CO2 neutral”.

Desde esta multinacional aseguran que el tractor “ofrece el rendimiento de su equivalente diésel, con la ventaja adicional de tener hasta un treinta por ciento menos de costo de funcionamiento”. Y entre las ventajas ambientales destacan
que “produce un 99 por ciento menos de partículas que un diésel equivalente y reduce las emisiones de CO2 en un mínimo del diez por ciento y las emisiones totales en un ochenta por ciento”.

Añadir un comentario
Miguel
La sustitución de la maquinaria agrícola será un proceso lento. Esas máquinas necesitan muchos años para amortizarse. Se usan hasta qué no queda más remedio que sustituirlas. Dado que casi todas funcionan con gasóleo, tal vez les resulte mucho más sencillo y económico, fabricar su propio biodiesel y seguir trabajando con las mismas máquinas. La maquinaria del sector agrícola será de lo último en cambiar, si es que alguna vez se cambia.