biogás

El biometano busca y amplía redes y nichos de desarrollo como gas renovable

0
La presentación de una nueva fase del proyecto All-Gas y la conclusión, con atisbos de continuidad, de otros dos (Biosurf y Bin2Grid), enmarcados en el programa de investigación europeo Horizonte 2020, suponen nuevos pasos para hacer realidad la inyección rentable, homologada e interconectada de biometano en redes de gas y como combustible en vehículos. Los dos proyectos de Horizonte 2020 se presentan como un embrión de un futuro mercado de biometano europeo.
El biometano busca y amplía redes y nichos de desarrollo como gas renovable
El comisario Arias Cañete, en la presentación del desarrollo del proyecto All-Gas

Gracias a Biosurf ya se han marcado pautas para establecer un Registro Europeo de Gas Renovable (ERGaR, en sus siglas en inglés) y fomentar así la cooperación entre los registros nacionales de biometano. Se quiere que a partir de estos últimos el sistema de documentación permita el comercio transfronterizo de gases renovables a través de las redes europeas, evitando duplicidades en la venta y en la contabilidad.

Con anterioridad, en 2013, entidades de certificación y registro de biogás y biometano de seis países europeos se unieron para definir y establecer criterios comunes y homogéneos destinados a producir biometano, inyectarlo en la red de gas convencional y crear un comercio transfronterizo.

En la presentación de conclusiones de Biosurf y Bin2Grid en Bruselas la semana pasada se aseguró que “ERGaR continuará sus actividades más allá del final del proyecto, con el objetivo de convertirse en una entidad reconocida a nivel europeo para la gestión de volúmenes de balance de masa de biometano distribuidos a lo largo de la red europea de gas”.

Italia, Austria y Francia, por delante en redes estandarizadas de suministro de biometano
Lorenzo Maggioni, del Consorzio Italiano Biogas (CIB), afirmó que los socios italianos, austríacos y franceses de Biosurf han firmado un acuerdo destinado a definir las condiciones y reglas para asegurar las garantías de origen del biometano. “Esta iniciativa es un primer paso para el intercambio de biometano entre diferentes Estados miembros, y debería replicarse en otros países para seguir desarrollando el mercado”, concluyó Maggioni.

El trabajo en Biosurf se ha compatibilizado con el de Bin2Grid, que ha consistido en promover la recuperación de residuos alimentarios como fuente de energía, conversión a biogás y optimización a biometano y su utilización en redes vinculadas a estaciones de servicio. En este proyecto participa como socio el Instituto Andaluz de Tecnología (IAT), que ha colaborado con el Ayuntamiento de Málaga en la recogida selectiva de residuos de diversas fuentes: empresas de alimentación y restauración y hogares.

All-Gas consigue una “potente fuente de generación de biometano” gracias a las algas
También desde España Aqualia ha presentado en estos días los avances de uno de sus proyectos, All-Gas, centrado en la producción de biometano a partir de la utilización de microalgas en procesos de depuración de aguas residuales. La filial de FCC trabaja también en el desarrollo de biometano como combustible en otros dos proyectos: Metamorphosis y Smart Green Gas.

En una presentación de la evolución de All-Gas que contó con la presencia del comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Ángel Arias Cañete, se explicó que ahora “inicia su fase de demostración, superando con éxito todos los objetivos y etapas marcados desde un principio y que ya ha permitido producir biogás de calidad, que está siendo testado en diferentes vehículos para comprobar su funcionamiento”.

Fuentes de Aqualia explican a Energías Renovables que el cultivo y utilización de microalgas en el proceso de depuración de aguas permite completar y rentabilizar la producción de biogás gracias a su capacidad para eliminar nutrientes como el nitrógeno y el fósforo. La biomasa resultante se convierte en una “potente fuente de generación de biometano”, señalan.

Biometano para camiones de la basura y coches de policía
También insisten en que “ya no hablamos de una escala de laboratorio, si no de una fase casi industrial que nos permitirá suministrar combustible a toda la flota de vehículos de servicios públicos de Chiclana de la Frontera (Cádiz), de camiones de la basura a coches de la policía municipal”. Aqualia desarrolla en la depuradora El Torno de esta localidad gaditana un proyecto cofinanciado por la Comisión Europea a través del 7º Programa Marco que comenzó en 2010 pensando en producir biodiésel, ahora desechado.

Muy cerca, en otra planta depuradora, la de Jerez de la Frontera, Aqualia añade que gracias al trabajo dentro de Smart Green Gas se han conseguido “pruebas muy satisfactorias y a precios muy competitivos con biometano en modelos Seat Toledo a plena carga y con autonomía para 400 kilómetros”. En este caso el proyecto está dentro del Programa Estratégico de Consorcios de Investigación Empresarial Nacional (CIEN), financiado a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Añadir un comentario