biocarburantes

El 92% de la población española no sabe que el biodiésel que consume contiene aceites de palma y soja

0
Una vez conocido por los encuestados españoles que el biodiésel que se mezcla con el gasóleo para llegar hasta los depósitos de cada coche lleva aceite de palma y que la Unión Europea recortará su uso hasta 2030, casi la mitad prefiere que se prohíba ya en 2021. Los datos están extraídos de una encuesta realizada por YouGov a 9.361 personas (1.068 españolas) de siete Estados miembros de la UE, y la ha dado a conocer Ecologistas en Acción, que aprovecha para denunciar que el deseo de la ciudadanía va por un lado y el del Gobierno por otro, al seguir apostando por este tipo de biocarburantes.  

El 92% de la población española no sabe que el biodiésel que consume contiene aceites de palma y soja
Infografía elaborada por Ecologistas en Acción que refleja el resultado de la encuenta de YouGov

El setenta por ciento de las personas encuestadas en España por YouGov quiere que el biodiésel de aceite de palma deje de contar como energía renovable en el transporte antes de que lo haga acorde con el calendario marcado por la UE, en 2030. Para el 46 por ciento debería perder esta consideración de forma inmediata, antes del año que viene; y para el 24 por ciento antes de 2030. Solo el seis por ciento opta por agotar el tiempo marcado por la UE y el tres por ciento por alargarlo.

Esta es una de las lecturas que se extraen de la encuesta realizada por YouGov, empresa enfocada a la investigación de mercados y análisis de datos. La muestra es de 9.361 personas de siete Estados miembros de la UE, de los cuales 1.068 pertenecen a España. La primera lectura es que, antes de introducirles en el objeto de la encuesta, el 92 por ciento desconocía que los aceites de palma y de soja se utilizan como materias primas para producir el biodiésel mezclado con gasóleo que repostamos en las gasolineras.

Con respecto a la soja, la pregunta es si apoyan o rechazan medidas para detener el uso de su aceite como materia prima para fabricar biodiésel. Aquí también la mayoría, un 57 por ciento, las apoya, mientras un dieciséis por ciento se opone y otro importante porcentaje, un veintisiete por ciento, no se decanta por ninguna de las dos opciones.

Ciudadanos de seis países más en contra del biodiésel de palma y soja
En el resto de los países la ciudadanía no llega a la oposición al uso del biodiésel de palma y soja que se muestra en España. La media que pide la eliminación del primero para 2021 es del 34 por ciento, con Países Bajos y Finlandia quedándose en el veintidós por ciento. En este último país, incluso hay más personas (veintitrés por ciento) que optan por agotar el plazo de 2030 que marca actualmente la UE.

La media en el caso de la soja se iguala algo. Si en España el 57 por ciento apoyaría medidas para detener su uso para elaborar biodiésel, en el resto de países se queda en el 52 por ciento. De nuevo es Finlandia el país en el que sus habitantes apoyarían en menor porcentaje estas medidas, con un 39 por ciento.

Dicha encuesta la ha dado a conocer en España Ecologistas en Acción, que aprovecha para criticar la política de nuestro país, donde tanto en consumo como en producción somos de los países de Europa en los que está más presente el biodiésel procedente de palma y de soja. Enfatizan que “la soja sigue siendo clasificada como materia prima de bajo riesgo, a pesar que existen evidencias que demuestran la alta tasa de deforestación y la producción de emisiones de CO2 por la conversión de pastizales”.

"El Gobierno está alejado de la opinión de la población"
En cuanto al proyecto de real decreto que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico tiene en elaboración y que mantendría un siete por ciento de biocarburantes procedentes de cultivos hasta 2022, Ecologistas en Acción opina que está alejado de la opinión de la población. “Deja claro continuar con la promoción de los biocombustibles de primera generación para los próximos años, dejando de lado la disposición para eliminar el uso de materias primas que tienen más emisiones que el combustible fósil que deben reemplazar”, apostillan.

Rosalía Soley, portavoz de Ecologistas en Acción, afirma que “la encuesta sugiere la necesidad de un fuerte apoyo público para que los gobiernos europeos, y en este caso el de España, tomen medidas eficaces y elimine de la cuota de energía renovable para el sector transporte el uso de aceite de palma y soja para la producción de biocombustibles. La oportunidad es clara, dejar plasmado el compromiso de eliminación en la transposición de la Directiva de Energías Renovables en la legislación nacional”.
 

Añadir un comentario