biocarburantes

Biocarburantes, gas de síntesis e hidrógeno a partir de residuos orgánicos

0
El consorcio europeo To-Syn-Fuel, enmarcado y financiado dentro del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, se ha creado con la intención de diseñar, construir y demostrar la viabilidad de un sistema de producción de combustibles sintéticos e hidrógeno a partir de biomasas residuales. Pronostican que con cien de estas plantas en Europa se evitaría la emisión de gases de efecto invernadero equivalente a cinco millones de personas por año y desviaría millones de toneladas de desechos orgánicos de los vertederos a la producción sostenible de biocombustibles.
Biocarburantes, gas de síntesis e hidrógeno a partir de residuos orgánicos

Con un panorama cada vez más despejado en torno a los biocarburantes avanzados a medida que se concretan las decisiones y acuerdos en torno a la nueva directiva de renovables, se consolidan los proyectos de investigación y posterior escalado industrial. Es el caso de To-Syn-Fuel, que comenzó a andar en mayo del pasado año y presenta en estos días algunos detalles de sus líneas de trabajo y tecnologías a aplicar.

En To-Syn-Fuel participan doce socios empresariales y científicos, entre los que se encuentra el centro tecnológico Leitat, ubicado en Terrassa (Barcelona), con experiencia ya en proyectos de biogás y biomasa. Cuenta con cuatro años, hasta abril de 2021, para alcanzar su objetivo principal: diseñar, construir, operar y demostrar la viabilidad de un sistema de producción de combustibles sintéticos e hidrógeno a partir de biomasas residuales.

Tecnología termocatalítica reformada ya en marcha
Andreas Hornung, director del centro tecnológico alemán que lidera el proyecto, Fraunhofer Umsicht, augura que con el proyecto “se dará un cambio importante en el uso futuro de combustibles ecológicos y sostenibles”. Añade que con la planta de demostración integrada en procesos industriales “se mostrará cuán simple es generar combustibles verdes a partir de desechos y residuos orgánicos, y también suministrar hidrógeno y gas de síntesis".

Algo del trabajo ya está hecho, ya que el proceso que se aplicará en To-Syn-Fuel se basa en una tecnología termocatalítica reformada (patentada como TCR) desarrollada por el propio Fraunhofer Umsicht. Con ella se producen ya combustibles líquidos a partir de lodos de aguas residuales.

Gas de síntesis, biochar y bioaceites
El nuevo paso es desarrollar un proceso integrado para convertir una amplia gama de biomasa residual en tres productos principales: gas de síntesis rico en hidrógeno, biochar (o carbón vegetal) y bioaceites. Explican que “al integrar la hidrodesoxigenación a alta presión (HDO) y los procesos de refinación convencionales, este bioaceite se convierte en combustibles renovables listos para ser utilizados en motores de combustión interna”.

Otros detalles técnicos ofrecidos por el consorcio añaden que “para demostrar y validar la viabilidad técnica y comercial de este enfoque integrado, el proyecto combinará en una planta las tecnologías TCR, HDO y de adsorción por oscilación de presión (PSA). Además, se incluirá un mapeo de su sostenibilidad ambiental y social”. Concluyen que “el objetivo principal es crear bioaceite TCR, actualizarlo en bioaceite HDO y separar el hidrógeno producido, creando una nueva cadena de valor”.

Los biocarburantes en Horizonte 2020
El proyecto cuenta con la financiación y el respaldo del programa de investigación y desarrollo tecnológico de la UE Horizonte 2020 y estiman que si se consiguieran construir cien plantas en Europa como la que va a desarrollar To-Syn-Fuel “se evitarían emisiones de gases de efecto invernadero equivalentes a cinco millones de personas por año y se desviarían millones de toneladas de desechos orgánicos de los vertederos a la producción sostenible de biocombustibles”.

Desde que echó a andar Horizonte 2020 han sido varias las iniciativas que, sobre todo en torno a otro consorcio, Bio Based Industries Joint Undertaking (BBI), desarrollan varias líneas de investigación con nuevos biocombustibles, especialmente destinados al transporte.

Son los casos de BioForEver, acrónimo del proyecto de biorrefinería BIO-based Products from FORestry via Economically Viable European Routes o de uno más avanzado, el de obtención de biobutanol a partir de residuos de la industria del whisky de Celtic Renewables.  

Añadir un comentario