entrevistas

Andreas Umbach, presidente y director ejecutivo global de Landis+Gyr

"Los contadores inteligentes permiten integrar más energía renovable en las redes existentes"

0
Landis+Gyr es una compañía multinacional que opera en 30 países, en los cinco continentes. Fundada en 1896 y con sede en Zug (Suiza), Landis+Gyr, que fue adquirida en 2011 por el grupo japonés Toshiba, se define como "líder mundial en soluciones de medición de energía". La compañía presume de contar con "la más amplia gama de productos y servicios en el sector de la medición de electricidad". Energías Renovables ha entrevistado, en exclusiva en España, a su presidente global, Andreas Umbach. Con él hablamos de contadores inteligentes, smart grids, autoconsumo y ahorro, entre otras cosas. Esto nos ha contado.
"Los contadores inteligentes permiten integrar más energía renovable en las redes existentes"

¿Qué es una red inteligente?
Entender lo que es una red inteligente es más fácil de lo que pudiera parecer a priori. Antes de nada, es imprescindible definir lo que entendemos por red e inteligencia. Red (red de transporte y distribución de electricidad) son todos los cables eléctricos (y transformadores) que transportan la electricidad desde las plantas de generación de electricidad hasta el consumidor, o sea, hasta el vecino del cuarto. Inteligencia es la capacidad de entender, asimilar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas, en definitiva, para tomar decisiones. Por lo tanto, la red inteligente o smart grid es aquella red de transporte y distribución de electricidad que es capaz de medir, almacenar y digerir todo lo que está pasando en distintos puntos. Esa información se utiliza para resolver problemas como, por ejemplo, identificar dónde se ha producido un corte en la red, reponer el suministro eléctrico en el vecindario o decidir qué recorrido debe llevar la electricidad desde la planta de generación de forma que se reduzcan al máximo las pérdidas de energía que se producen por el camino. La red inteligente aporta a todos los consumidores una mayor garantía en la continuidad y calidad del suministro de energía, así como ahorros en el coste de transporte y distribución de la electricidad. Para que la red de transporte y distribución de electricidad sea inteligente necesitamos instalar dispositivos con capacidad para entender lo que está pasando y para actuar sobre la red. Por ejemplo, contadores de electricidad inteligentes y equipos de control, y sistemas informáticos capaces de procesar dicha información.

¿Qué diferencias hay entre un contador convencional y un contador inteligente? ¿Qué me dice el contador inteligente que no me diga el contador convencional?
La nueva generación de contadores inteligentes representa un cambio cualitativo muy importante respecto a sus predecesores. Para entender en toda su magnitud la evolución del contador convencional al contador inteligente es importante revisar la historia reciente. Durante gran parte del siglo XX el contador convencional por excelencia era el del disco giratorio (electromecánico). A toda aquella persona que haya tenido curiosidad y se haya detenido a observar un contador de electricidad en casa le resultarán familiares los contadores convencionales, generalmente de color negro, equipados con un disco horizontal que daba vueltas incrementando su velocidad cuanto mayor era el consumo. Este contador no disponía de ningún tipo de comunicación ni funcionalidad adicional y generalmente era simple tarifa. La compañía distribuidora eléctrica, responsable de la lectura, era la encargada de organizar las rutas para la lectura manual de los consumos. A finales del siglo XX y principios del XXI, se impuso el contador convencional electrónico. Los contadores convencionales electromecánicos se fueron sustituyendo (a medida que llegaban al fin de su vida útil) por contadores electrónicos con las mismas prestaciones, pero más económicos. Este contador tampoco disponía de comunicaciones y la lectura se realizaba igualmente de forma manual. El contador inteligente es un contador mucho más avanzado, tanto funcional como tecnológicamente. En lo que respecta a sus funciones, el contador inteligente dispone de múltiples registros de energía, es capaz de gestionar simultáneamente varios contratos con múltiples tarifas y dispone de múltiples registros de eventos de calidad de suministro y de control de fraude. Desde el punto de vista tecnológico, incorpora un interruptor limitador de potencia y dispone de canales de comunicación adicionales (además del puerto óptico para lectura local) que facilitan la comunicación remota con el contador para realizar la lectura, el envío de nuevas tablas tarifarias, la modificación de los parámetros asociados a los contratos y la actuación del interruptor interno.

¿Qué cuentan los contadores inteligentes de Landis+Gyr, qué información proporcionan?
Todos los contadores utilizados por las compañías eléctricas para facturar el consumo de electricidad están sujetos a control legal metrológico. En nuestro país, los contadores inteligentes residenciales, además de cumplir con los requisitos legales en cuanto a precisión y registro de la energía, deben cumplir una completa Especificación Funcional que ha sido consensuada entre todas las compañías distribuidoras de electricidad. Dicho esto, los contadores inteligentes de Landis+Gyr incorporan las últimas tecnologías disponibles. Se caracterizan por su gran precisión y estabilidad en la medida, por su bajo consumo y por altos estándares de calidad, mucho más exigentes que los requeridos por las normas. El mejor aval de la fiabilidad y calidad de nuestros productos son nuestros más de 100 años de historia como fabricante líder mundial de contadores de electricidad con más 300 millones de unidades instaladas.

¿En qué benefician las redes y los contadores inteligentes a los consumidores, a la sociedad?
La competitividad de las economías y, en definitiva, el bienestar de la sociedad, dependen, en gran medida, de la sostenibilidad energética. Los gobiernos están tomando medidas para impulsar la eficiencia energética y las fuentes de energías limpias, que aumentarán la independencia energética y mejorarán la balanza de pagos, propiciando un importante desarrollo tecnológico y la creación de empleo cualificado.
Las redes de transporte y distribución de electricidad son infraestructuras muy costosas que requieren fuertes inversiones. Estas redes se diseñaron y construyeron en una época en la que la energía era relativamente barata y abundante y el objetivo principal era satisfacer la demanda del consumidor. El mundo está ahora en el punto de transición hacia una nueva era donde la energía limpia será un bien escaso y caro, las redes tendrán que ser flexibles para incorporar las nuevas tecnologías bajas en carbono y los clientes exigirán un mayor conocimiento y control sobre su propio consumo. Las redes inteligentes son un elemento necesario para permitir esta transición, ya que proporcionan energía de forma más eficiente y segura. Además permiten integrar más energía renovable en las redes existentes, gestionar un número creciente de vehículos eléctricos y tener un mayor control de la energía. En un contexto de crisis, como el que atravesamos en España, se hace aún más imprescindible el impulsar el desarrollo de la red inteligente de cara a favorecer un uso lo más eficiente posible de las redes eléctricas existentes, integrando nuevas fuentes de energía limpia que aumenten nuestra independencia energética.

¿Qué debe hacer la administración para facilitar la penetración de redes y contadores inteligentes en nuestros sistemas?
La administración española ha sido pionera en este sentido, regulando el despliegue de contadores inteligentes y los plazos para su sustitución, antes incluso de que viera la luz la correspondiente Directiva Europea. Se adelantó incluso a la Directiva Europea 2009/72/EC del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de julio de 2009 sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad, que establecía como una de las medidas para de protección del consumidor la utilización de sistemas de contador inteligente. Desde que se publicó el Real Decreto de Telegestión en el año 2007, se ha realizado un importante esfuerzo para el desarrollo industrial de los nuevos equipos de medida, que ha provocado un retraso en el cumplimiento de los primeros hitos del plan de sustitución. En este sentido, las asociaciones de compañías distribuidoras de electricidad han venido solicitando una modificación de los plazos de implantación del plan de sustitución de equipos de medida; lo que ha llevado a la administración a definir unos nuevos objetivos para este plan de sustitución. Así, la Orden IET/290/2012, de 16 de febrero, modifica la Orden ITC/3860/2007, de 28 de diciembre, en lo relativo al plan de sustitución de contadores. Se mantiene el plazo de 31 de diciembre de 2018 para llevar a cabo la sustitución de todo el parque de contadores, pero se revisan los hitos intermedios y el porcentaje de contadores a sustituir en cada uno de ellos. Por lo tanto, desde un punto de vista regulatorio, el despliegue de la telegestión en España está claramente respaldado por la administración.

¿Podría citar algún ejemplo vigente de red inteligente?
El despliegue de la telegestión en España está en plena ejecución, por lo que son muchas las ciudades y municipios donde ya se han instalado contadores inteligentes. No obstante, me gustaría destacar dos proyectos en concreto liderados por Iberdrola y Gas Natural Fenosa respectivamente, en los que Landis+Gyr tiene un papel muy relevante como proveedor de equipos y soluciones para la red inteligente. El proyecto STAR (Sistemas de Telegestión y Automatización de la Red), cuyo despliegue inicial ha tenido lugar en la ciudad de Castellón; este es un proyecto liderado por Iberdrola. Y el proyecto SCALA (Smart Cities Alcalá and Aranjuez), en las ciudades de Alcalá y Aranjuez (en la Comunidad de Madrid). Este es un proyecto liderado por Gas Natural Fenosa.

Hay mucho interés en España por el autoconsumo y, aunque el gobierno está paralizando su implantación, lo cierto es que la legislación ha dejado ciertas rendijas por las cuales pueden colarse los sistemas de autoconsumo (vamos, que, aunque el marco regulatorio no ha sido aún del todo desarrollado, lo cierto es que ya hay un marco básico suficiente como para que sea posible el autoconsumo, con más dificultades, pero posible). Al caso: ¿qué soluciones para autoconsumo tiene Landis+Gyr? ¿Qué productos está diseñando –o ha diseñado– para un mercado como este?
Los contadores inteligentes registran tanto la energía consumida como la generada. En el caso concreto de España, el contador inteligente de Landis+Gyr gestiona tres contratos simultáneamente, pudiendo utilizarse uno para la compra de electricidad (cuando el consumo sea superior a la generación del consumidor y este demande energía de la red) y otro para venta de electricidad (cuando el consumo sea inferior a la generación del consumidor y el excedente se vierta a la red). El contador inteligente de Landis+Gyr está, por lo tanto, preparado para soportar los requerimientos de medida del autoconsumo, una vez se apruebe en España la regulación sobre el balance de meto de energía. Pero no es el contador inteligente la única aportación que Landis+Gyr puede hacer al autoconsumo. En el año 2011, Landis+Gyr fue adquirida por el Grupo Toshiba. La combinación de las avanzadas tecnologías de medida inteligente de Landis+Gyr con la amplia experiencia de Toshiba en la gestión energética en edificios y hogares, nos permitirá ofrecer soluciones completas de autoconsumo para una eficiente monitorización y gestión de la energía el hogar.

¿Sirve un contador inteligente para ahorrar energía?
Un contador inteligente ofrece al consumidor la posibilidad de tener un mayor control de su energía. Las facturas serán siempre reales, no estimadas, y contarán con una información más precisa y detallada del consumo. Los contadores inteligentes permiten contabilizar la energía consumida por tramos horarios y facilitan realmente la liberalización del mercado. El consumidor podrá optar a un mayor número de tarifas –similares a las que ahora ofrece la telefonía móvil– y decidir cuál es la que más le conviene, además de trasladar su consumo a los tramos en los que la electricidad sea más barata. Además de responder a los incentivos que se planteen vía precios, los consumidores serán una parte más activa del sistema eléctrico, ya que podrán participar en programas en los que se les facilite información sobre cuándo la electricidad será más cara, para ahorrar, o cuándo el sistema está saturado, para responder en consecuencia. Las incidencias se detectarán y se resolverán de manera mucho más rápida, incluso antes de que los primeros clientes den la alerta. Además, se podrán activar o modificar numerosos servicios rápidamente y desde nuestro ordenador: altas y bajas de nuevos suministros, cambios en la potencia contratada, etc. Los contadores pueden conectarse a un dispositivo que permitirá ver desde el hogar el consumo en tiempo real, lo que incentivará el ahorro y la gestión inteligente del gasto.

Uno de los miedos que está extendiéndose es que los contadores inteligentes le van a facilitar más información a las eléctricas o mucha más, y lo mínimo imprescindible al consumidor. ¿Qué propone Landis+Gyr? ¿Hay contadores que funcionan así, es decir, que son más transparentes para la eléctrica que para el consumidor?
Para que la instalación de contadores inteligentes ofrezca al consumidor la posibilidad de tener un mayor control de su energía es imprescindible que la información fluya hasta él. Si este no es el caso, no será porque el contador inteligente sea más o menos transparente para la eléctrica que para el consumidor, sino porque no se han habilitado los canales necesarios para ello. Ahora bien, no se trata de inundar al cliente con información sin antes determinar qué información puede ser relevante y para qué. Desde el punto de vista tecnológico, el que fluya la información hacia el consumidor ya es factible. Por poner un ejemplo, se podrían habilitar accesos a los sistemas informáticos de la compañía distribuidora de electricidad (por ejemplo, a través de Internet) para que cada cliente pueda consultar la información relativa a su consumo. Otra alternativa sería utilizar dispositivos conectados a los contadores inteligentes que permitan ver desde casa el consumo en tiempo real. Sin embargo, desde un punto de vista práctico, considero mucho más importante que todos los actores que intervienen en el sector eléctrico (compañías distribuidoras, compañías comercializadoras y consumidores) definan y hagan realidad –con la ayuda de la administración, si fuese necesario– los nuevos servicios, contratos, estructuras tarifarias y programas –que ya pueden soportar los contadores inteligentes– para que realmente se materialice la liberalización del mercado y se incentive el ahorro energético.

Y, por fin, ¿qué debe contar un contador inteligente, a su juicio?
La medición inteligente debe contribuir al cumplimiento de los objetivos de reducción del consumo eléctrico y mitigación del impacto de dicho consumo sobre el cambio climático, y, a mi juicio, es fundamental que toda la sociedad considere las diversas ventajas que su implantación puede reportar. Gracias a una medición inteligente, se pueden habilitar servicios que mejoren la eficiencia energética y ayuden a ahorrar energía. Se aumentará la eficacia del negocio y el rendimiento en la prestación del servicio de las compañías de distribución de electricidad, las comercializadoras, los proveedores de servicios energéticos y los usuarios finales. Además, se conseguirá un uso más racional y eficiente de las instalaciones existentes.

Añadir un comentario