ul renovables

Riesgos durante la construcción de una planta fotovoltaica

0
Riesgos durante la construcción de una planta fotovoltaica

En el contexto actual de la industria, considerando la reducción del coste de fabricación de los módulos fotovoltaicos y la mejora en los productos comercializados, se espera que el desarrollo FV llegue a los 2-3 GW / año en España durante la próxima década.

Esta vorágine de proyectos, que puede verse acelerada cuando se convoquen las subastas anunciadas en el nuevo RDL, y el incremento de actores en el ámbito de los servicios, tienen su reverso. La fuerte competencia en los servicios al desarrollo y construcción junto con la gran cantidad de proyectos, aumentan la presión en los tiempos y costes y pueden añadir riesgos adicionales a los ya inherentes en todo proyecto.

El riesgo es algo que no se puede evitar al 100% en ninguna realidad. Sin embargo, sí existen maneras de paliarlo. En el caso de la construcción de una planta FV, que es donde nos centraremos hoy, hay distintos puntos que será importante tener en cuenta.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que cuanto antes se detecten los riesgos es más fácil corregirlos, con el consiguiente menor impacto en el presupuesto total y, por tanto, en el cash flow del proyecto. Una vez detectados los riesgos podemos eliminarlos y, si ello no es posible, al menos reducirlos lo máximo posible. A nivel legal se puede optar también por transferir esos riesgos. En todo caso, lo que no parece una opción lógica es ignorarlos.

Veamos ahora algunos riesgos. Nos centraremos en la etapa de construcción y comissioning.

UL. Daniel Lacambra. Riesgos construcción planta FV

 

En primer lugar tenemos los riesgos asociados a los distintos contratos:

• PPA: COD’s con fechas no realistas, periodos de tiempo muy cortos o demasiado largos, energía contratada mucho mayor al P50, contratos firmados con moneda local inestable, etc.
• Contrato de interconexión: aspectos contradictorios con otros contratos o con el diseño de la planta, corta duración, curtailment no restringido, calendarios no realistas, etc.
• EPC: no requerimientos sobre certificaciones de los paneles, falta de definición de las pruebas FAT y SAT, falta de definición en las garantías de los componentes (paneles, inversores, trackers, etc.), falta de stock para reemplazos, desalineamientos con el contrato de interconexión, no existencia de monitoreo del sistema y las comunicaciones, duración garantías, etc.

 

Por otro lado, hemos de tener en cuenta la mitigación de los riesgos durante la construcción. La primera componente a revisar serán los módulos. Hay que asegurar su duración. Por ello, es necesario asegurarse que están certificados contra las normas habituales de la industria. A la vez será necesario realizar distintos tests tanto en origen (se realizan distintos tests a una muestra aleatoria) como a su llegada a site (para verificar el transporte), y posteriormente antes de la puesta en marcha y  a los dos años de inicio de la operación. Por último habrá que considerar los riesgos de montaje eléctrico defectuoso que pueden impactar gravemente la puesta en marcha.
También se deberán verificar aspectos relacionados con el site, como la ubicación, temas hidrológicos (especialmente si se trata de zonas inundables), riesgos geotécnicos o aspectos relacionados con el O&M.

Como aspecto importante, que puede ser clave para ayudarnos a detectar riesgos desde el principio, es contar con Technical Advisors que puedan asesorar en las distintas etapas de un proyecto, especialmente en las etapas más avanzadas. En este sentido, todo proyecto pasará en algún momento por una Due Diligence, ya sea en el momento de la financiación o bien si pasa por un proceso de M&A. Es importante contar con auditores con suficiente bagaje y experiencia internacional para asegurar que todos los riesgos y defectos son identificados y correctamente dimensionados.

Añadir un comentario