termosolar

Los buenos números de la termosolar en 2019 refuerzan la importancia de esta tecnología

3

La energía termosolar volvió a superar los 5 TWh de generación eléctrica en 2019 en España, al sumar 5.166 GWh, lo que representa un incremento del 16,8 % sobre 2018 y un 3,8% respecto a la media de los últimos 5 años. Su contribución al sistema eléctrico fue del 2,1% de media, con aportaciones puntuales del 10%. España cuenta actualmente con 50 centrales termosolares en operación.
Los buenos números de la termosolar en 2019 refuerzan la importancia de esta tecnología

"La termosolar ha reforzado durante el pasado año su posicionamiento como tecnología imprescindible para afrontar la transición energética, gracias al almacenamiento térmico del que estarán provistas todas las futuras centrales, que podrán comenzar a despachar a partir del atardecer reemplazando parte de la producción fotovoltaica y reduciendo la necesidad de respaldo fósil durante la noche", afirman desde la asociación del sector en un comunicado.


Protermosolar destaca que las actuales instalaciones termosolares, algunas de ellas con más de una década de operación, siguen operando sin dar señales de degradación e incorporando experiencias de funcionamiento que las hacen más eficientes.


La disponibilidad de emplazamientos y capacidad de sus empresas hace que "España cuente, a diferencia de otros países europeos, con la posibilidad de desplegar esta tecnología renovable, gestionable y con almacenamiento, que facilitará la consecución del objetivo de renovables y descarbonización previsto en el PNIEC a 2030", continua la asociación. Algo que se vería reformado si se "implantan sistemas de almacenamiento en aquellas centrales que actualmente no disponen de él o se hibridan algunas centrales con biomasa.



Aprovechar aún mejor el sol

Protermosolar señala, asimismo, que "incorporar el autoconsumo fotovoltaico en las centrales actuales incrementaría su producción síncrona y gestionable. Respecto a la flota futura, su despacho complementario a la fotovoltaica contribuiría a la integración de energía renovable en el sistema, optimizando las infraestructuras de transmisión, existentes y futuras, y contribuyendo a la estabilidad de la red".



La patronal explica que las nuevas centrales termosolares, provistas de grandes sistemas de almacenamiento y despachando la electricidad a partir del atardecer, aliviarían las rampas que provocarían diariamente la caída de producción de la fotovoltaica por la tarde y evitarían, en gran medida, las emisiones que, de otra forma, irían asociadas a la combustión de gas en los ciclos combinados.



Además, los tanques de almacenamiento de las centrales termosolares podrían utilizarse para captar los vertidos de las tecnologías eólica y fotovoltaica, evitando inversiones superiores a los 20.000 millones de euros en sistemas de baterías o nuevas instalaciones de bombeo. Las centrales termosolares podrían actuar incluso de reserva estratégica a disposición del operador del sistema para los momentos de máxima demanda al poder mantener una parte importante de su capacidad durante días, semanas o meses, para cuando fuese requerido con disponibilidad absoluta.



España cuenta actualmente con 50 centrales termosolares en operación. Esta tecnología da empleo a 5.200 personas y contribuye al PIB con cerca de 1.500 millones de euros (datos de 2018).










Añadir un comentario
Miguel
Tal vez el sector termosolar debería hacerse autocrítica de los errores cometidos en el pasado. Con echar la culpa a los de la gaviota, problema resuelto. Claro, el sector de la termosolar y los de la rosa, no tienen culpa ni responsabilidad de nada, claro, y los ciudadanos se chupan el dedo. ¿El sector termosolar ni los de la rosa no eran conscientes que el despliegue de 2.200MW a 250€ el MWh iba a traer problemas con los consumidores?, Que iba a crear problemas al sector industrial?. De estar planificado instalar 3 o 4 plantas termosolares, cada una con una tecnología diferente, con el objetivo de ir mejorando cada tecnología y reduciendo costes, se pasó a planificar instalar 500 MW, y finalmente se instalaron 2.200MW. Todas con la tecnología de la época, que era inmadura y costosa (250€ MWh). Además lo hicieron sin presupuesto, total, da igual, los de la rosa iban a abandonar el gobierno, allá se la apañasen los de la gaviota con los 1.500 millones de primas anuales que había que pagar. Los primeros pagos, al no tener partida de ingresos, se van directamente a acumular deuda por déficit de tarifa. No pasa nada, pensaban ellos, alguien lo pagará!, Que el marrón se lo coma el que viene detrás!. Finalmente los de la gaviota tienen que arreglar el desaguisado subiendo el precio del recibo de la electricidad a los consumidores para afrontar los pagos de las primas a las renovables (9.000 millones anuales) y las deudas acumuladas (27.000 millones de euros), amén de recortes varios. El consumidor, el sector renovable y eléctrico se le echa encima. Todos quieren cobrar y ganar, pero ninguno pagar. Si esa es la forma, que alguien se piensa que es la correcta de actuar, tiene un grave problema. La termosolar como todas las tecnologías inmaduras es bueno darles ayudas para ir mejorando la tecnología y reducir sus costes. De hecho las tuvo, pero el sector termosolar, por avaricia, perdió la gran oportunidad que tuvo. En lugar de distribuir un plan de inversiones progresivo en un periodo de 10 años, algo sensato, sin causar estragos a los consumidores, e ir puliendo la tecnología, tuvieron prisa para hacer caja, dar el pelotazo y ahí os quedáis. De esos polvos, estos lodos. La fotovoltaica les ha pasado por encima. La eólica hace mucho que está en otra dimensión, se hicieron las cosas con más cabeza, más progresivo y más ajustada en costes. Que ahora quiere otra oportunidad para ser respaldo de la fotovoltaica, bien, habrá que poner los datos sobre la mesa. Tiene grandes competidores: el bombeo, la interconexión, el gas, el gas renovable, las baterías, el hidrógeno, la gestión de la demanda, etc. La Unión Europea no apuesta por ella, apuesta por la interconexión, el gas renovable, hidrógeno y baterías. Así que España está sola en ese viaje, y los viajes solos cuestan caros. Y por supuesto, en Europa también se apuesta por la nuclear como energía de base, pues está libre de emisiones de CO2, y reduce las costosas inversiones en almacenamiento.
Alfredo
Lo mismito mismo decían de la eólica y de la fotovoltaica hace unos años. Y miren ustedes dónde están ahora: creciendo sin subvenciones, sin primas, sin ayudas y sin red, como diría aquel. Crecen la eólica y la fotovoltaica sin coste para el consumidor y abaratando la factura, como ya todo el mundo reconoce. Y encima son buenas para la salud, no como los chernobíles, fukushimas y combustibles fósiles. Los Estados inteligentes forman a sus estudiantes en colegios y universidades durante años (lapso durante el que los alumnos no rendirán beneficios a sus países), pero, luego, cuando el alumno se convierte en profesional o profesor, producirá para su país el conocimiento, la fuerza de trabajo y la riqueza que su país sembró en él cuando él lo necesitaba. Eso lo saben los deportistas, los científicos, las startups y cualquiera que quiera saberlo. Con la termosolar España lo hizo bien durante algunos años, pero luego decidió atrincherarse en el \"qué caro que me está saliendo esto\" y la dejó en la estacada. Y aún necesita becas, para terminar sus estudios y acabar convertida en lo que está llamada a ser: la tecnologiá renovable de respaldo. Ojalá que el nuevo gobierno, en esas subastas que está prometiendo, incluya potencia termosolar, porque es la que falta, porque es la única capaz de almacenar electricidad (en sus tanques de sales), porque es (por esa condición de almacenable) la única tecnología limpia que complementa a las demás. Y encima resulta que es una tecnología netamente española, porque lo que en ella se invirtió durante unos pocos años, y las ayudas que recibió, el sector las empleó para desarrollar una industria poderosa, empresas termosolares netamente españolas (asturianas, sevillanas, madrileñas) que hoy triunfan en todo el mundo y que sin embargo son parias en su tierra por culpa de un hatajo de incompetentes que no saben ver más allá de sus gaviotas.
Miguel
Si no fuese porque la electricidad generada en España por estas centrales sale a unos 250€ MWh, sería impresionante. Pero su electricidad generada la cuesta a los españoles 1.300 millones de euros al año, a pesar de generar solo el 2.1% de la electricidad. Genera casi toda la electricidad en horario solar, y sólo los días que hay sol. En otoño/invierno el rendimiento es muy pobre, muy inferior a la fotovoltaica. La electricidad generada por estas centrales sale a coste de electricidad almacenada en una central hidroeléctrica de bombeo, pero sin aportar su excelente servicio y flexibilidad. Una pena no haber invertido parte de ese dinero en almacenamiento. Las nuevas centrales solar termoeléctrica tienen un costo más bajo que las que se instalaron en España hace una década, pero aún así, no han reducido suficientemente su coste, y es mucho más caro que la fotovoltaica. Hoy por hoy sigue sin tener mucho sentido instalarlas a gran escala, a pesar de que en el PNIEC español han planificado la instalación de 5.000 MW, pero yo dudo que se vayan a realizar.