termosolar

La termosolar saca pecho

0
En los últimos meses se han conocido varios informes internacionales que inciden en los puntos fuertes de la termosolar. Entre ellos, la capacidad de gestión que ofrecen sus plantas con sistemas de almacenamiento, lo que podría dar entrada a más generación renovable en las redes. Fortalezas que elevan las perspectivas de desarrollo de esta tecnología, capaz de suministrar el 6% de la demanda global de electricidad en 2030, y de llegar al 12% en 2050.
La termosolar saca pecho

La Asociación Europea de la Industria Solar Termoeléctrica (Estela) y la Organización Internacional de Energía Termosolar (Stela World) han elaborado dos informes en los que se argumenta cómo el valor que aportan las plantas termosolares con almacenamiento es imprescindible para la incorporación de un mayor número de renovables y, por tanto, para alcanzar sistemas eléctricos libres de CO2.

Los dos informes, titulados ‘El valor de la electricidad termosolar’ y ‘El valor del almacenamiento térmico’, concluyen que la gestionabilidad es el valor fundamental que necesitan los sistemas energéticos actuales para ser más eficientes y facilitar la integración de las otras tecnologías renovables no gestionables o fluyentes. Estos estudios han sido elaborados con el objetivo de ofrecer una nueva perspectiva más allá del simple coste/precio en la comparación de las tecnologías renovables de generación eléctrica, poniendo en valor las ventajas del almacenamiento energético que ofrecen los sistemas gestionables.

De esta forma, las nuevas medidas de inversión hacia una transición energética sostenible deberían ser planteadas, no sólo desde la perspectiva del coste en términos Capex/Opex (inversión de capital/gastos de operación y mantenimiento) de una central, sino teniendo en cuenta como factor esencial el valor que cada nueva central añade al sistema eléctrico de un país. “Sobre esta base –se concluye en los informes– las decisiones estratégicas con visión de futuro se abrirán camino hacia una combinación de energía mejor integrada y optimizada. La cifra del coste de generación, o del concepto académico del LCOE (coste de la energía), no deben seguir siendo la base para la planificación del mix de generación futuro”.

Brecha entre Termosolar y FV-Eólica

“Además, más allá del mero impacto técnico en el sistema eléctrico del almacenamiento y la gestionabilidad, las políticas industriales, el empleo y el liderazgo tecnológico también deberían ser debidamente valorados por los responsables políticos, especialmente en nuestro país”, afirma Luis Crespo, presidente de Estela y de la Asociación Española de la Industria Solar Termoeléctrica (Protermosolar). La potencia termosolar instalada en España es de 2.304 MW y la contribución de las empresas españolas en los mercados internacionales es del 70%.

‘El valor de la electricidad termosolar’ destaca que, de continuar dejando de lado el valor añadido de las tecnologías gestionables de cara a lograr los objetivos acordados en la COP 21 de París para los años 2030/2050, no será posible un sistema de energía libre de CO2 para entonces y pronto empezarán a saturarse las inversiones en este tipo de tecnologías.

En un sistema energético, el valor proviene esencialmente de la capacidad de almacenamiento de una planta y puede ser expresado tanto en términos operativos (despacho a las horas de demanda pico, horas de funcionamiento efectivo, ahorros de reservas rodantes, contribución a los servicios auxiliares del sistema…), como en términos de capacidad adicional (ahorro en inversiones de nuevas centrales de respaldo).

Casi la única opción viable
Según el otro informe, ‘El valor del almacenamiento’, el exceso de generación de energía que se está dando en el mercado evidencia una creciente necesidad, tanto en países industrializados como en economías emergentes, de una integración de sistemas y tecnologías con capacidad de almacenamiento. Además del consecuente desaprovechamiento de energía que produce el exceso de generación ‘fluyente’ también puede conducir a bajos rendimientos en inversiones al reducir la retribución del mercado a quienes ofrecen el mismo producto inflexiblemente al mismo tiempo.

Este último informe destaca que las plantas termosolares con almacenamiento parecen ser, hasta la fecha, casi la única opción viable. Además del valor añadido al sistema de energía en términos operacionales y de capacidad, añaden estabilidad inercial a la red y tienen un impacto macroeconómico altamente positivo. La tecnología de almacenamiento puede suministrar electricidad base como hacen las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles.

Termosolar reducción emisiones

Por ello, Luis Crespo considera que “en lugar de buscar soluciones a la sobrecapacidad puntual es mejor evitar dicha patología con una mayor componente de tecnologías con almacenamiento”. En este sentido, el informe señala que las plantas termosolares con almacenamiento y las plantas híbridas fotovoltaico-termosolares parecen ser, hasta la fecha, casi las únicas opciones viables a gran escala.

Estela concluye que los reguladores de los sistemas energéticos de todos los países deben proporcionar un marco eficiente para la industria y los mercados de cara a conseguir una proporción más equilibrada entre tecnologías gestionables y no gestionables, para alcanzar los objetivos de penetración de las energías renovables en todo el mundo.

Un 12% de electricidad termosolar para 2050
Más informes. Greenpeace Internacional, SolarPaces y de nuevo Estela han publicado “Energía Solar Termoeléctrica, Perspectiva Mundial 2016”. Entre sus conclusiones, que la termosolar podría suministrar el 6% de la demanda de electricidad global para 2030 y alcanzar el 12% en 2050, si se dan las condiciones adecuadas.

En los últimos diez años, la solar termoeléctrica se ha expandido rápidamente. Sin embargo, a finales de 2015, sólo había 4,9 GW de generación de electricidad en funcionamiento. Los proyectos en construcción en el momento del informe (presentado en febrero pasado en Marruecos, con ocasión de la inauguración de la planta Noor 1) añadirán al menos otros 300 MW en los próximos dos años, en plantas localizadas principalmente en África del Sur, India, Oriente Medio y Marruecos.

Mapa de situación de la termosolar en el mundo

El potencial de la energía solar termoeléctrica para satisfacer la demanda mundial de electricidad es mucho mayor. El análisis de Greenpeace, SolarPaces y Estela muestra varios escenarios de desarrollo, y el avanzado indica claramente que la solar termoeléctrica podría abastecer hasta el 12% de las necesidades energéticas del mundo en 2050. Incluso bajo los supuestos del escenario moderado, la capacidad en todo el mundo ascendería aproximadamente a 20 GW en 2020 y 800 GW en 2050, con el despliegue de 61 GW/año. Esto representaría alrededor del 5% de la demanda mundial en 2050.

Principales beneficios
Greenpeace, que ha utilizado escenarios moderados y avanzados basados en políticas realistas para apoyar el desarrollo de esta tecnología, indica que bajo el escenario moderado, los países con el mayor número de recursos solares podrían, juntos:

• Generar más de 16.000 millones de euros de inversión en 2020, alcanzando un máximo de 162.000 millones € en 2050.
• Crear más de 70.000 puestos de trabajo en 2020, y alrededor de 938.000 empleos en 2050.
• Ahorrar 32 millones de toneladas de CO2 al año en 2020 y aumentar la reducción en 1.200 millones de toneladas en 2050.

Potencia termosolar acumulada

Para poner las cifras de reducción de emisiones en perspectiva, el informe indica que solo China emitió 10.500 millones de toneladas de CO2 en 2013, mientras que las emisiones de Alemania ascendieron a 767 millones. Otro estudio estima que las emisiones de CO2 procedentes de la utilización de combustibles fósiles eran de 32.200 millones de toneladas en 2013, un 56,1% por encima del nivel de emisión en 1990 y un 2,3% por encima de 2012. En otras palabras, al ritmo actual de emisiones no se podrá limitar el aumento de la temperatura global a 2°C.

Sólo una mayor proporción de consumo de energía renovable hará que este objetivo sea alcanzable, subraya Greenpeace. De acuerdo con esta organización, un programa fuerte de implementación de energía solar termoeléctrica garantiza un volumen de mercado de alrededor del 30 GW al año y podría no solo evitar la necesidad de nuevas plantas de energía de combustible fósil, sino sustituir las existentes. De este modo, las tecnologías solar termoeléctrica contribuirá en gran medida a la reducción de las emisiones globales de CO2.

Costes
Los costes de energía solar termoeléctrica ya han disminuido y es posible seguir reduciéndolos, según subrayan los autores del informe. El factor principal que afecta al coste es el volumen del mercado. En este sentido, Greenpeace señala que, al igual que con cualquier otra tecnología energética, un programa de implementación sólido basada en una decisión política permitiría ir abaratando los costes progresivamente. Es precisamente uno de los aspectos que destaca Eduardo Zarza, director del área de Sistemas Solares de Concentración de la Plataforma Solar de Almería, en la entrevista que publicamos en este número. “Lo que hace falta para poder lograrlo es muy simple: voluntad política y consenso a nivel internacional para hacerlo”, dice.

Potencia termosolar acumulada bajo tres escenarios

Tal decisión política conduce a un clima favorable para las inversiones en condiciones preferentes de financiación y/o impuestos e incentivos de inversión. Esto también crearía las condiciones para llevar progresivamente al mercado soluciones innovadoras que, a su vez, reducirían aún más los costes y aumentarían las oportunidades de negocio más allá del sector de la electricidad en los países que decidan poner en marcha este tipo de programas. En todo caso, Zarza también apunta que es fundamental “permitir a la termosolar que desarrolle su propia curva de aprendizaje, al igual que han hecho la eólica y la fotovoltaica. Debemos tener presente que la termosolar es una tecnología que empezó su despliegue comercial mucho más tarde, motivo por el cual su curva de aprendizaje se encuentra aún mucho menos desarrollada”.

Cómo aumentar su despliegue
Según el informe, las medidas necesarias para que la electricidad solar térmica siga progresando y ocupe un lugar importante en la matriz energética mundial, son:

• Instaurar incentivos económicos y objetivos nacionales: precio de venta garantizado para la electricidad, feed-in-tariff (primas a las energías renovables), cartera de renovables, programas de préstamos preferenciales aplicados a tecnologías limpias, esquemas de precio a las emisiones de carbono (ya sea a través de un sistema de comercio de derechos de emisión o impuestos sobre el carbono).
• Ayudar a que la termosolar se pueda mover de los mejores lugares de producción a áreas de alta demanda. Para ello hacen falta nuevas instalaciones de transferencia de electricidad, mecanismos de mercado entre las naciones y los continentes a través de la infraestructura adecuada y acuerdos políticos y económicos.
• Apoyo estable a largo plazo a la investigación y el desarrollo para explotar plenamente el potencial de nuevas mejoras tecnológicas y la reducción de costes.

• Entrevista con Eduardo Zarza, director del área de Sistemas Solares de Concentración de la Plataforma Solar de Almería

• Entrevista con Valeriano Ruiz, catedrático de Termodinámica y director generla del CTAER

• Entrevista con Luis Crespo, presidente de la European Solar Thermal Electricity Association

Añadir un comentario