sergio de otto

El rescate de Europa

0

No, no voy a hablar de mitología ni tampoco del rescate a la banca española, sobre el que –por otra parte- habría tantas cosas y tan graves que decir. El rescate al que quiero referirme es el que está por venir, el deseable rescate de la política energética española para la que deseamos una intervención inmediata. Aunque las grandes corporaciones energéticas están en plena ofensiva para rectificar la senda por la que se ha desarrollado la actuación y legislación en materia energética de la Unión Europea en los últimos lustros, todavía podemos esperar que desde Bruselas llegue la rectificación al despropósito absoluto de los últimos cinco años  en nuestro país en el que dos gobiernos de signo diferente se han obstinado en desmantelar el avance logrado en energías renovables y han ignorado la políticas de ahorro y eficiencia.

La energía va a ser uno de los temas claves de la nueva legislatura del Parlamento Europeo que elegiremos el próximo 25 de mayo, sin embargo, a los líderes de las partidos mayoritarios les vamos a escuchar hablar muy poco de energía durante la campaña electoral. Desde la Fundación Renovables hemos querido provocar el debate con la organización de una jornada con el elocuente título de “El cambio de modelo energético y Europa” en la que quedó plasmada que, más allá de las buenas intenciones, solo los partidos minoritarios, ICV y Equo especialmente, tienen asumido la necesidad de convertir en prioridad ese cambio de modelo.

Europa ha ido marcando el camino partiendo de la necesidad de dar una respuesta al problema medioambiental del Cambio Climático. Poco a poco se han ido incorporando otros argumentos, pero todavía con menor fuerza, como la seguridad en el suministro energético, y condicionado por el de la competitividad presentada siempre como un freno al nuevo modelo por una falsa carestía para hoy en lugar de destacar sus inmensas ventajas para el futuro.

De las instituciones europeas llegarán las rectificaciones a la actuación de estos dos gobiernos; esperemos que en forma de sanciones por el flagrante incumplimiento de las directivas europeas (la 2009/28/CE de renovables,  las 2009/72/CE y 2009/73/CE por ausencia de competencia, la 2010/31/UE de eficiencia energética en edificios, la 2010/75/UE sobre emisiones y la  2012/27/UE sobre eficiencia, entre otras).

De los tribunales europeos llegarán sentencias condenatorias al Estado español por la retroactividad de las medidas adoptadas hasta hoy, retroactividad sostenida por una absurda sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Esto –lo de las resoluciones condenatorias- lo sabe este como lo sabía el anterior Gobierno que aprobó una dotación económica para contratar despachos de abogados que hicieran frente a lo que se les venía encima.

Pero el rescate que esperamos de Europa no es solo el de la rectificación de un nefasto pasado reciente sino la construcción de un futuro en el que la política energética se dicte para afrontar los retos principales que tiene hoy planteados la sociedad como lo es el cambio climático, como lo son otros daños ambientales de los combustibles fósiles y nuclear, como lo son las tensiones estratégicas por asegurar los recursos energéticos (¡Miremos a Ucrania!), como lo son las desigualdades en el desarrollo por falta de acceso a la energía, como lo es la pobreza energética, etcétera, etcétera.

Y esa construcción debe hacerse desde planteamientos valientes, ambiciosos y no desde la defensa de los intereses de un oligopolio que en España ha logrado imponer su Ley como pretende hacerlo ahora en Europa. Los europarlamentarios deberán de entrada rectificar los tímidos objetivos en materia energética que la Comisión Europea aprobaba recientemente para 2030, deberán considerar la sostenibilidad en su más amplio sentido como el pilar fundamental y objetivo de esa nueva política energética que tiene en la Hoja de Ruta 2050 un buen guión para desarrollar el trabajo. Tendrán que poner la fiscalidad al servicio de esta línea de actuación y propiciar el flujo de recursos financieros para el desarrollo del ahorro, la eficiencia y las renovables.

Es obvio que no va a ser una tarea fácil pero es imprescindible porque como dice la Fundación Renovables: “El Cambio Climático nos ha cargado de razón para hacer lo que en cualquier caso había que hacer, optar por un escenario económico bajo en carbono, en energía y en recursos naturales en general con un sistema energético sostenible y descarbonizado”. Europa debe rescatarnos de tanta estulticia.

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).