panorama

"Una anomalía"

0
La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha abierto hoy en la capital de Cataluña la jornada «España: un Gobierno contra las renovables». Sanz, que es directora del área de Ecología, Urbanismo y Movilidad en el consistorio barcelonés, ha explicado que el Estado Español es "una anomalía en relación al resto de los países del mundo en materia de energías renovables". [En la imagen, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, artífice del impuesto al sol e ideólogo de la reforma energética que ha supuesto recortes de hasta un 50% en la retribución del kilovatio hora fotovoltaico].
"Una anomalía"

El Clúster de Eficiencia Energética de Cataluña (CEEC) y el despacho de abogados Holtrop SLP Transaction & Business Law han organizado hoy una jornada de debate sobre el sector solar fotovoltaico titulada «España: un Gobierno contra las renovables». El encuentro ha incluido el estreno en Barcelona del documental «El camino del Sol», realizado con la colaboración de la Fundación Renovables, Som Energia, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) y el actor César Vea, que ha dirigido el documental.

Ecología, urbanismo y movilidad
La ponencia de apertura de la jornada ha corrido a cargo de Janet Sanz, teniente de alcaldía y directora del área de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona. Sanz ha explicado que el estado español es "una anomalía en relación al resto de los países del mundo en materia de energías renovables porque pone trabas y problemas a un hecho [el despliegue de las energías renovables] que ya es una necesidad" (por mor del cambio climático). La teniente de alcalde ha pedido una reflexión sobre la manera de cómo revertir esta situación, en un contexto de "crisis climática, ambiental y económica que acaba volviendo vulnerables a muchas familias".

Ahorro, renovables y eficiencia
La teniente de alcaldía ha aprovechado el acto para explicar que el Ayuntamiento de Barcelona se encuentra actualmente en la fase de definición de "una política pública de apuesta por el ahorro, las renovables y la eficiencia". En este sentido, algunos de los objetivos que se ha fijado el consistorio en este mandato son reducir hasta el 10% del consumo per cápita en la ciudad de Barcelona; reducir en un 18% los gases de efecto invernadero y multiplicar por dos la capacidad de generar energías renovables desde el ámbito local.

De los protagonistas
Una vez ha concluido su ponencia Janet Sanz, ha comenzado la mesa de debate, que ha estado moderada por Francesc Ribera (Clúster de Eficiencia Energética de Cataluña), y en la que han intervenido Pere Guerra (Anpier), Piet Holtrop (Holtrop SLP Transaction & Business Law), Sara Gutiérrez (Som Energia) y Joan Herrera (el que fuera portavoz en el Congreso de los Diputados, entre 2004 y 2010, de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya, es hoy miembro de la Fundación Renovables).

Democracia energética
Herrera ha sostenido rotundo que, "por primera vez, tenemos tecnologías que nos permiten un acceso democrático a la energía". En ese sentido, ha dicho que el gobierno español podrá ralentizar ese devenir durante un cierto lapso, "pero no podrá vencer el signo de los tiempos ni controlar la generación de renovables. No podrán parar palancas de cambio -ha dicho- como son el autoconsumo y el poder local, que es el que puede articular estrategias que permitan introducir más renovables", tecnologías a las que no ha dudado en calificar de maduras.

La fórmula
Muy crítico también con la política energética del Ejecutivo Rajoy se ha mostrado el representante de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, Pere Guerra, que ha apuntado que el nuevo decreto de cálculo de retribución de las energías renovables es una muestra de la involución que se ha producido. La enorme complejidad de esta fórmula -ha desvelado Guerra- provocó "carcajadas diplomáticas entre los asesores industriales de la Carta Europea de la Energía".

Europa
El abogado Piet Holtrop ha mostrado por su parte su confianza en el derecho europeo como una de las herramientas básicas con las que trabajar para derogar la legislación española. Holtrop recuerda que les sorprendió que en el último recurso que presentaron contra la ley de las renovables se toparan con 3 magistrados que estaban a favor de la nulidad de la ley. Por fin, el abogado ha admitido lo difícil que es llegar a Luxemburgo, "pero, una vez se llegue, no tengo ninguna duda que esto es totalmente nulo".

Som Energia
La última ponente ha sido Sara Gutiérrez, de Som Energia, que es una cooperativa de consumidores y productores de energías renovables. Integrada por más de 27.500 socios, Som Energia se constituyó en comercializadora de electricidad renovable (gestiona actualmente casi 38.000 contratos) y, a lo largo de los últimos años, ha promovido la puesta en marcha de varias instalaciones renovables, desde centrales de biogás a parques solares fotovoltaicos o minicentrales hidráulicas.

«El camino del Sol»
A continuación se ha abierto un tiempo para el debate que los asistentes han aprovechado para reflexionar sobre la evolución del sector a lo largo de estos últimos años. La inmensa mayoría de los participantes se ha mostrado convencida de lo imparable de las energías renovables. La cuestión -ha dicho el exdiputado Herrera- es "si llegamos liderando o arrastrando los pies". Por fin, la organización ha proyectado la película documental «El camino del Sol», dirigida por César Vea.

Contexto
El legislador crea un marco legal -vía Boletín Oficial del Estado (BOE)- en el que establece unas condiciones determinadas: el kilovatio hora generado (kWh) en una instalación solar fotovoltaica -dice ese marco-, y en tanto en cuanto es un kWh limpio (no emisor de CO2), merece una retribución muy concreta (que especifica el BOE) durante un período muy concreto (que asimismo explicita el BOE), una retribución especial que es establecida para reconocer esa singularidad.

Y la electricidad emanada de fuente renovable merece esa retribución singular -llámese prima- porque, a diferencia de la convencional -dice el BOE-, no ensucia; es limpia. Pues bien, los inversores, a la luz de ese marco, diseñan su hoja de ruta: invierto tanto; mi instalación genera tantos kWh; el gobierno avala vía BOE que el precio que yo recibiré por cada kWh que produzca será tanto (gracias a ese aval, por cierto, he obtenido un préstamo del banco, que me ha dicho que se fía de los boletines oficiales del Estado); y, dado lo dado, puedo devolver mi crédito en tales plazos; amortizo mi inversión en tales otros; y, finalmente, obtengo la rentabilidad que persigo.

Y así estaba todo hasta que…
El 23 de diciembre de 2010, y de la mano del ministro Miguel Sebastián, llega a escena el Real Decreto–ley (RDL) 14/2010, que retoca a la baja el precio que había establecido el gobierno en un BOE anterior y que abre así la espita de la retroactividad, larga palabra que se resume en una frase muy reconocible: “donde dije digo, digo Diego”. En fin, retoques a la baja (para empezar) del precio del kWh fotovoltaico (FV); recortes luego de horas que pueden optar a prima (si hasta ayer cualquier kilovatio hora FV merecía esa retribución singular, a partir de ahora solo la merecerán el 70% de los kWh generados); le colocamos luego un impuesto del 7% a cada kilovatio FV que usted genere; y, por fin -como último ejemplo de legislación "retro"-, quemamos de una vez por todas el BOE de las primas (a las que se las acusa de ser demasiado elevadas) y lo sustituimos por un BOE nuevo, donde publicamos el Real Decreto 413/2014, que dice, entre otras cosas, “rentabilidad razonable”, buque insignia de la reforma energética del Ejecutivo Rajoy. ¿Y cuál es la rentabilidad que el Ejecutivo considera razonable? Pues una que conlleva recortes de hasta un 50% sobre los ingresos prometidos en el primer BOE.

¿Consecuencia?
Muchos de aquellos inversores que apostaron por la FV porque el Boletín Oficial del Estado era garante de un cierto retorno, y porque creyeron que estaba bien combatir así el cambio climático, y que era mejor generar energía limpia que residuos nucleares o humo... se ven ahora en una situación muy complicada. Uno de esos afectados es César Vea. Pere Guerra también lo es. La Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) les representa ante los tribunales, las instituciones y la opinión pública. Anpier representa a 62.000 familias afectadas.

Añadir un comentario