panorama

0
La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) ha difundido esta semana un comunicado en el que se "ratifica en su defensa de las centrales térmicas que se abastecen de carbón autóctono y en el mantenimiento de las mismas hasta el año 2050, fecha límite asignada por la Unión Europea para el cierre de este tipo de centrales".
UGT quiere centrales térmicas de carbón "hasta el año 2050"

UGT hace público ese comunicado "ante el anuncio del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, de que va a presentar en breve una Proposición de Ley para regular el procedimiento de cierre de las centrales de generación eléctrica". El sindicato exige al ministro que, en esa Proposición de Ley, "apueste inequívocamente por primar el interés general de todos los españoles por encima del interés económico y empresarial de las compañías eléctricas y, teniendo en cuenta esta prioridad, mantenga en funcionamiento las centrales térmicas que utilizan carbón nacional hasta el año 2050". UGT FICA vincula el cierre del carbón a "el empobrecimiento y la despoblación de comarcas enteras".

Los argumentos sindicales
La Federación considera que "todas las fuentes de energía son necesarias para dar estabilidad y seguridad al sistema, incluida la térmica de carbón", y rechaza los argumentos utilizados por las eléctricas en el sentido de que su cierre reducirá las emisiones de CO2. UGT considera que esos argumentos son "claramente sesgados, cuando no engañosos". En ese sentido, UGT reclama que una parte de los beneficios empresariales se destinen a invertir en tecnologías que mejoren la eficiencia de las centrales térmicas "mediante su adaptación, desulfurización y desnitrificación, tal y como se estableció en 2013, en el Marco de Actuación para la Minería del Carbón, que no han cumplido ni el Gobierno ni las compañías que pretenden cerrar las térmicas".

El sindicato sostiene que "el carbón sigue siendo necesario como energía de respaldo, para garantizar la seguridad de suministro y la estabilización de los precios de la energía complementariamente al desarrollo de las fuentes de energías renovables". Por último, la federación FICA reitera "la necesidad imperiosa de alcanzar un Pacto de Estado sobre Energía, con la participación de todos los agentes directamente implicados –Administraciones Públicas, Partidos Políticos, Sectores Económicos y Sindicatos–, en el que se defina el mix energético para los próximos años".

Panorama
El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente presentó el pasado mes de julio en Madrid un informe -«Un oscuro panorama»- que le pone números a los malos humos del carbón de España. El estudio ha evaluado "los efectos en la salud de las centrales térmicas de carbón en España durante 2014" y da dos datos espeluznantes: (1) el carbón causó ese año más de 700 muertes prematuras en España; y (2) los niños son "uno de los colectivos más vulnerables", con 10.521 nuevos episodios de asma detectados en ese año y 1.233 casos de bronquitis.

En España hay 15 centrales térmicas que queman carbón para generar electricidad (10.004 megavatios de potencia en 2016). Endesa Generación es la empresa operadora con el parque generador más grande (5.167,8 megavatios, MW), por delante de Gas Natural Fenosa (1.909,3 MW) e Hidroeléctrica del Cantábrico-EDP España (1.224 megas). A continuación se sitúan Viesgo (869,9 MW) e Iberdrola Generación (833,5 MW). Nueve de las 15 centrales se hallan en Asturias, Palencia y León.

centrales térmicas de carbón de España en 2016

El informe «Un oscuro panorama» señala los impactos que sobre la salud producen las partículas PM10 y PM2,5
Así, señala que "la exposición a largo plazo [a estas últimas, que son las más peligrosas] fomenta la progresión de enfermedades cardiovasculares en su conjunto y se ha relacionado con el incremento de la mortalidad total, si bien cabe destacar el incremento de la mortalidad cardio-respiratoria y la mortalidad por cáncer de pulmón. Así mismo -concluye-, se relaciona con enfermedades respiratorias".

Más adelante, «Un oscuro panorama» concreta: "con respecto a las partículas y el NO2 [dióxido de nitrógeno], los mayores valores de concentración se encuentran en toda la zona de Asturias y el norte de Castilla y León" (territorio en el que se sitúan la mayoría de las centrales térmicas de carbón). "En el caso del SO2, la provincia de León es la que presenta las concentraciones medias anuales más elevadas".

Con respecto a patologías respiratorias infantiles
El informe ha cuantificado más de mil casos de "bronquitis en niños de entre 6 y 12 años" provocados por las partículas PM10. "Cabe subrayar -matiza el estudio- que puede existir una subestimación de los números de casos al haberse considerado un intervalo de edad de la población en riesgo muy limitado [6-12 años], que es el sugerido por la Organización Mundial de la Salud".

El motivo de esa limitación -apuntan desde el Instituto- es que los estudios epidemiológicos usados para establecer el riesgo relativo de la prevalencia de bronquitis en niños asociado al PM10 han querido garantizar que los adolescentes fumadores no fueran incluidos en el proceso. El estudio también ha registrado 10.521 casos de síntomas de asma en niños asmáticos de entre 5 y 19 años, "ya que existe una clara evidencia entre las exposiciones a corto plazo de PM10 y la aparición de episodios asmáticos".

La geografía del carbón
El informe del Instituto revela que Asturias, donde hay cinco centrales térmicas que queman carbón para generar electricidad, es la comunidad que tiene el número más elevado de defunciones -6,97 por cada 100.000 habitantes en riesgo-, seguida de Castilla y León (3,41) y Galicia (3,08). Cantabria no cuenta con ninguna térmica de carbón, pero "presenta un valor elevado (3,44), ya que se ve considerablemente afectada por las emisiones procedentes de las centrales asturianas. El viento también le lleva el veneno que exhala la central térmica de Andorra, en Teruel, a su vecino, Castellón, "debido, principalmente, a que durante la mayor parte del año en la zona cercana al municipio de Andorra los vientos van en dirección sureste". De hecho -apunta el informe-, la tasa de incidencia en Castellón es de 3,19 por cada 100.000 habitantes, mayor que la de cualquiera de las provincias de Aragón.

Con respecto a la seguridad de suministro
El sistema eléctrico nacional cuenta con una formidable capacidad de generación: más de 100.000 megavatios de potencia instalada, cuando la potencia máxima instantánea peninsular demandada no ha alcanzado nunca siquiera los 46.000 megavatios (el Top Histórico de Demanda en España fue registrado antes de la crisis, el 17 de diciembre de 2007, a las 18.53 horas: 45.450 megavatios. Ese fue el momento -el instante preciso de toda la historia de este país- en el que más electricidad hemos demandado a la vez los españoles, el instante en el que más aparatos enchufamos simultáneamente. El año pasado, por ejemplo, ese Top se quedó en los 40.489 megavatios, marca que fue registrada el 6 de septiembre a las 13.32 horas (véase página 25). En fin, muy lejos siempre de los más de 100.000 megas instalados. Según Red Eléctrica de España, a 31 de diciembre de 2017 había en España 10.004 megavatios de potencia de carbón instalados.

Añadir un comentario