panorama

Ribera plantea a los 37 ministros de Medio Ambiente de la OCDE una recuperación verde traccionada por las energías renovables

0
La vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, presidió ayer la reunión ministerial de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre recuperación verde. En el encuentro, que ha reunido a los 37 ministros de medio ambiente y transición ecológica de la OCDE (junto al de Costa Rica, como país invitado), Ribera ha expuesto sus propuestas pro-recuperación de corto, medio y largo plazo. En concreto, en España, en el corto plazo, la ministra ha propuesto, “inversiones para acelerar la transición energética en segmentos que son, al tiempo, intensivos en empleo y generadores de cohesión social. Entre ellos -ha especificado-, medidas de eficiencia energética –en edificios, transporte e industria-; despliegue de energías renovables; electrificación y redes inteligentes; y digitalización”.
Ribera plantea a los 37 ministros de Medio Ambiente de la OCDE una recuperación verde traccionada por las energías renovables

Esta es la tercera mesa redonda que organiza España junto a la Secretaría General de la OCDE, todas ellas centradas en la reactivación económica, y que han permitido preparar la reunión del Consejo Ministerial de la OCDE que tendrá lugar los próximos 28 y 29 de octubre, bajo la presidencia de España. Durante la reunión virtual de ayer, la vicepresidenta ha subrayado la importancia de abordar la recuperación verde desde una perspectiva multilateral y abogando por la justicia intergeneracional. Para ello, entre otras cuestiones, es preciso -ha dicho- amplificar el apoyo financiero, técnico e institucional a los países en vías de desarrollo y aumentar la ambición y cumplir con los acuerdos adoptados en el escenario multilateral. En este último punto, Ribera ha recordado dos importantes citas internacionales: la reunión de ministros de medio ambiente del G20, que se celebrará en dos días, y la Cumbre de Biodiversidad que formará parte de la Asamblea General de Naciones Unidas, el próximo 30 de septiembre.

Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno de España: “debemos ser realistas: no hay más alternativa que facilitar una senda de desarrollo y prosperidad compatible con los límites ambientales. Debemos ser inteligentes porque, en realidad, transformar nuestro modelo de desarrollo y de prosperidad está lleno de oportunidades, oportunidades sociales, oportunidades de educación y de innovación y oportunidades económicas y de inversión para las empresas y para los Gobiernos. Y debemos ser justos y equitativos. Es fundamental tener en cuenta las dimensiones de equidad entre generaciones, o de equidad entre países, y equidad dentro de nuestra sociedad, entre los ciudadanos. Las cuestiones de solidaridad, el multilateralismo, la visión de medio y largo plazo, son fundamentales en esta ecuación”

Corto, medio y largo plazo
La vicepresidenta ha explicado a los 37 ministros de Medio Ambiente y Transición Ecológica que una recuperación económica que “asegure un futuro para las próximas generaciones” requiere acción a corto, medio y largo plazo. En primer término -ha concretado-, es necesario “ofrecer respuestas rápidas para relanzar la economía y crear empleos de calidad sin dejar a nadie atrás”. El medio plazo, a continuación, habría de centrarse en “reconstruir el equilibrio entre los objetivos económicos, los sociales y los ambientales, generando resiliencia y asegurando cohesión social”. Y, por último, a largo plazo -ha concluido-, “tenemos la responsabilidad de crear oportunidades para las generaciones jóvenes y fortalecer las bases para un futuro sostenible”.

En el caso de España, ha expuesto, la acción a corto plazo incluye inversiones para acelerar la transición energética en segmentos que son, al tiempo, intensivos en empleo y generadores de cohesión social. Entre ellos, medidas de eficiencia energética –en edificios, transporte e industria-; despliegue de energías renovables; electrificación y redes inteligentes; y digitalización, que no solo contribuye a la descarbonización de la economía, sino que también ofrece cobeneficios sociales y económicos, particularmente en entornos rurales.

En el medio plazo, y para contribuir a la construcción de resiliencia, se ha de reforzar la inversión en servicios –sanidad, educación y asistencia social, entre otros- e infraestructuras públicas; las medidas de adaptación al cambio climático, especialmente en sectores vulnerables; y fortalecer la protección de la biodiversidad.

La anticipación será fundamental para abordar la recuperación verde a largo plazo. En este sentido, Ribera ha señalado que es preciso identificar y apoyar nuevas tecnologías y modelos de negocios que serán estratégicos en una economía neutra en carbono, como puede ser el caso del almacenamiento, del hidrógeno, de las energías del mar, o del desarrollo de la economía circular en España.

“Nuestro país no es una excepción en el contexto de la OCDE. La mayor parte de los Estados se están moviendo con celeridad para desarrollar planes de recuperación basados en la sostenibilidad”, ha indicado Ribera, que ha expuesto a los ministros el marco normativo que ha dispuesto nuestro país y que incluye, entre otros, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030, el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética; el anteproyecto de Ley de Residuos; la Estrategia de Economía Circular; el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático; la Estrategia de Transición Justa; y la Estrategia a Largo Plazo 2050.

“Este marco normativo -ha concluido Ribera- está lanzando una clara señal a todos los agentes implicados en la recuperación y, particularmente, a los inversores. Acelerar el cambio hacia una energía limpia, aumentando la ambición climática y, con ello, fomentando la cooperación con el sector privado, impulsará la transición ecológica, generando empleo y crecimiento económico”.

Añadir un comentario