panorama

La compañía ha producido durante estos nueve meses a razón de 576 mil barriles equivalentes de petróleo al día

Repsol registra una caída de más de 3 puntos en su resultado neto pero propone un incremento del 5% del dividendo

0
La petrolera ha declarado un resultado neto ajustado (que mide el desempeño de los negocios) de 1.582 millones de euros (M€). "Este desempeño y la generación de caja derivada del escenario de mayores precios de las materias primas han llevado al Consejo de Administración -ha informado la compañía- a proponer a la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas una mejora de un 5% del dividendo en efectivo". La propuesta llega a pesar de que el resultado neto ahora declarado (1.582 M€) es un 3,4% menor al registrado en 2019, último año homologable: 1.637 M€. Y eso que, efectivamente, el precio del petróleo se ha disparado (la cotización del crudo Brent ha subido un 65% y el Henry Hub, un 68%) y está incluso por encima de los niveles preCovid.
Repsol registra una caída de más de 3 puntos en su resultado neto pero propone un incremento del 5% del dividendo

La petrolera ha declarado un resultado neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios, de 1.582 millones de euros entre enero y septiembre de 2021 (cifra menor a la registrada en 2019, cuando declaró 1.637 millones de euros). El número anotado en los nueve primeros meses del corriente es en todo caso positivo, lo que se debe -asegura la compañía- al buen desempeño de los negocios y, así mismo, a lo que denomina "una clara recuperación de los precios de las materias primas" (es decir, un incremento -extraordinario en el caso del gas- del precio de estas). El resultado neto ha rondado los dos mil millones de euros (1.939 millones de euros entre enero y septiembre de 2021) y ha sido superior al obtenido en el mismo periodo de 2019 (1.466 millones de euros), último año antes del Covid19.

En lo que se refiere a los precios del crudo y del gas, Repsol destaca que "volvieron en los primeros nueve meses del año a niveles previos a la pandemia, con el Brent cotizando a una media de 67,9 dólares por barril y el Henry Hub, a 3,2 dólares por MBtu". Así, la compañía ha logrado en este contexto, en todos sus segmentos de negocio, un flujo de caja operativo positivo, "que ascendió a 3.371 millones de euros", y un flujo de caja libre, también positivo en todos sus segmentos, "que sumó 1.855 millones". Además, entre enero y septiembre de 2021, Repsol redujo su deuda neta un 9% (642 millones de euros), desde los niveles de diciembre pasado, hasta situarla en 6.136 millones. Por su parte, la liquidez se cifró en 9.948 millones de euros, lo que representa 2,57 veces los vencimientos a corto plazo.

Repsol ha aprovechado la presentación de los Resultados del tercer trimestre del corriente para recordar que el pasado 5 de octubre incrementó sus objetivos de generación renovable y de reducción de emisiones para acelerar su transformación hasta el año 2030. La compañía anunció además el aumento de la inversión en el periodo 2021-2025 hasta los 19.300 millones de euros, con 1.000 millones de euros adicionales con respecto a lo previsto inicialmente en el Plan Estratégico, para aumentar su generación eléctrica renovable y su producción de hidrógeno libre de emisiones, e impulsar otras iniciativas bajas en carbono. De esta forma -asegura la petrolera-, el 35% de las inversiones realizadas por Repsol entre 2021 y 2025 se destinará a "iniciativas de bajas emisiones".

Reparto
Habida cuenta de los Resultados declarados en este tercer trimestre, el Consejo de Administración ha propuesto a la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas una mejora del dividendo en efectivo de un cinco por ciento hasta los 0,63 euros por acción, junto con una reducción del capital social, mediante amortización de 75.000.000 de acciones propias, equivalentes a un 4,9% del capital actual de la compañía.

Con este fin, el Consejo de Administración ha acordado implementar un Programa de Recompra de acciones por hasta 35.000.000 de títulos, representativas del 2,29% del capital social de Repsol.

Además, el Consejo de Administración tomó conocimiento, en su reunión del día 27 de octubre de 2021, de la renuncia presentada por José Manuel Loureda Mantiñán a su cargo de Consejero y, en consecuencia, de vocal de las Comisiones de Retribuciones y de Sostenibilidad.

Exploración y producción
El área de Exploración y Producción de Repsol ha declarado un resultado de 1.063 millones de euros entre enero y septiembre de 2021, "con el que superó el resultado neutro del mismo periodo del ejercicio anterior y también los 864 millones de 2019". La cotización del crudo Brent mejoró un 65% y el Henry Hub aumentó un 68%.

La producción media de los nueve primeros meses del año fue de 576 mil barriles equivalentes de petróleo al día. En lo relativo a la exploración de hidrocarburos, la compañía sumó en el periodo tres nuevos éxitos, en Indonesia, México y Bolivia. En este último país, en el pozo Boicobo Sur-X-1ST, halló volúmenes de hidrocarburos que constituyen alrededor de 1 TCF de recursos estimados.

Durante el año, la compañía ha vendido sus activos de Exploración y Producción en Malasia y del bloque 46 CN, en Vietnam, además de su participación en la joint venture Arog, en Rusia. Con estas operaciones, que se unen al fin de la producción de petróleo en España y de la actividad exploratoria en varios países, el negocio de Repsol -informa la compañía- se enfoca "en las áreas geográficas donde cuenta con mayores ventajas competitivas, concentrando su presencia en 14 países y priorizando el valor sobre el volumen".

Para lograr que su actividad, esencial para la sociedad, sea más sostenible, Exploración y Producción tiene el objetivo de reducir la intensidad de sus emisiones de CO2 en un 75% en el periodo 2021-2025. La captura y almacenamiento de carbono tendrán un papel fundamental en el desarrollo de nuevos proyectos, con proyectos como el de Sakakemang, en Indonesia, que se encuentra entre los más grandes del mundo de su tipo.

El área Industrial alcanzó un resultado de 339 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 48% superior a los 229 millones del mismo periodo de 2020. El negocio de Química tuvo un desempeño excepcional, mientras que, por su parte, Refino siguió viéndose impactado por los efectos de la pandemia y por paradas realizadas para adecuar las operaciones al entorno de baja demanda y márgenes.

La compañía está adaptando sus instalaciones para utilizar múltiples residuos de diferentes orígenes como materias primas para convertirlos en combustibles y materiales más sostenibles, tal y como ha hecho recientemente su refinería de A Coruña, que por primera vez ha procesado aceite de fritura para fabricar hidrobiodiésel.

La ambición de Repsol es utilizar tres millones de toneladas anuales de residuos y mitigar más de siete millones de toneladas de CO2 al año en 2030. También para ese año, la compañía tiene el objetivo de producir 2 millones de toneladas de combustibles "bajos en carbono".

Primera fábrica de España
Para lograr estas metas, en 2023 está prevista la puesta en marcha de la planta de biocombustibles avanzados de Cartagena, "la primera de este tipo en España". Durante los primeros nueve meses de este ejercicio -informa Repsol-, se ha avanzado en los preparativos para el inicio de la construcción de esta instalación, "que evitará la emisión a la atmósfera de 900.000 toneladas de CO2 al año".

Repsol también cuenta con planes de inversión para el resto de sus complejos industriales, como los anunciados para Tarragona, principalmente para proyectos de economía circular, o Puertollano, donde invertirá en descarbonización y economía circular.

Hidrógeno
La compañía, que presentó en octubre su estrategia de hidrógeno, anunció el pasado mes de julio su intención de alcanzar en 2025 una capacidad de generación equivalente a 552 MW y llegar a 1,9 GW en 2030, con una inversión prevista de 2.549 millones de euros.

Repsol ha anunciado la instalación de plantas de electrolizadores en las inmediaciones de sus centros industriales, entre los que destacan los electrolizadores de 100 y 150 MW que se situarán en las refinerías de Cartagena, Tarragona y Bilbao, donde también pondrá en marcha en el segundo semestre de 2022 el primer electrolizador del País Vasco.

Además, ha dado pasos en otros proyectos de este ámbito, como la puesta en marcha del Corredor Vasco del Hidrógeno, BH2C, en el que participan unas 130 organizaciones. Con una inversión de más de 1.300 millones de euros hasta 2026, esta iniciativa generará más de 1.340 puestos de trabajo directos y 6.700 indirectos. Repsol también impulsa, junto a otras entidades, el Valle del Hidrógeno de Cataluña (H2ValleyCat) y el Valle del Hidrógeno Verde de la Región de Murcia. En octubre, la compañía formalizó una alianza con EDP para promover conjuntamente la producción de hidrógeno renovable en la Península Ibérica.

Movilidad limpia
En el ámbito de la recarga eléctrica, Repsol se ha fijado como objetivo tener en funcionamiento más de 1.000 puntos públicos de recarga en España a finales de 2022, y puntos de recarga rápida o ultrarrápida cada 50 kilómetros en las principales rutas del país.

Comercializadora
En marzo, la compañía anunció la adquisición de la mayoría de la empresa comercializadora de electricidad y gas Gana Energía, que opera exclusivamente de forma online y cuenta en la actualidad con 40.000 clientes, aproximadamente, a los que suministra energía 100% renovable.

Energía solar
Otra de las soluciones energéticas promovidas por Repsol para avanzar en la transición energética es la generación distribuida. La compañía prevé terminar el año con más de 300 instalaciones solares en sus estaciones de servicio y más de 180 comunidades solares a través de Solmatch, uno de sus productos para este ámbito. Adicionalmente, en mayo lanzó Ekiluz, orientada a organizar cooperativas ciudadanas de generación renovable de entre uno y cinco megavatios (1 MW-5 MW).

Objetivos en materia de potencia de generación renovable
En lo que se refiere a la generación de energía eléctrica renovable, uno de los pilares de la descarbonización de Repsol, la compañía ha actualizado los objetivos de capacidad instalada en 2030 hasta alcanzar los veinte gigavatios (20 GW) lo que supone un incremento del 60% frente a la meta anterior. En 2025, la capacidad instalada aumentará hasta 6 GW, desde los 1,7 GW (1.700 megavatios) con los que Repsol prevé terminar este año.

La compañía planea continuar con el crecimiento orgánico de este negocio gracias al desarrollo de una cartera de "proyectos en operación y desarrollo en países OCDE", reforzada tras la joint venture suscrita en Chile con Ibereólica Renovables en 2020, y la adquisición el 13 de mayo de 2021 del 40% de la compañía Hecate Energy en Estados Unidos, especializada en el desarrollo de proyectos fotovoltaicos y de almacenamiento de energía. Con sede en Chicago, Hecate Energy cuenta con una cartera de proyectos renovables y de almacenamiento en desarrollo de más de 40 GW.

En relación con los proyectos de Repsol e Ibereólica Renovables en Chile, destaca la finalización de la construcción de su primer parque eólico conjunto, Cabo Leones III, que cuenta con una capacidad instalada de generación renovable de 188,1 MW.

Renovables en España
En lo que respecta a los proyectos renovables que Repsol desarrolla en España, durante los primeros nueve meses del ejercicio tuvieron lugar varios hitos, como la inauguración el 21 de junio de Kappa, su primer complejo fotovoltaico. Además, comenzó la producción de energía eléctrica en Valdesolar, su principal planta fotovoltaica en España, con 264 MW de potencia instalada y ubicada en el municipio extremeño de Valdecaballeros (Badajoz). Asimismo, la compañía inició en mayo las obras de Delta II, en Aragón, su mayor proyecto renovable hasta la fecha, que tendrá una capacidad total de 860 MW.

Repsol, junto a otras cinco grandes compañías, ha creado IndesIA, el primer consorcio de economía del dato e inteligencia artificial de la industria en España, con vocación europea y voluntad de integrar a otras empresas y sectores. Precisamente, hace unos días se incorporaron a este consorcio Airbus y Ferrovial.

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).