panorama

Cronología de una reforma

¿Por qué anuló el gobierno la 25ª subasta Cesur?

1
Que las subastas que diseñó el último Gobierno Zapatero para determinar el precio de la Tarifa de Último Recurso inflaban el precio de la electricidad lo sabía todo el sector desde hace años (la propia Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia así lo señala en su "pronunciamiento" de 7 de enero). Que la 25ª subasta Cesur (Contratos de Energía para el Suministro de Último Recurso) fue conforme a derecho también lo sabía todo el mundo, empezando por el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE), entidad responsable de la gestión de esas subastas cuyo informe de 16 de diciembre decía explícitamente que el proceso de lanzamiento de esa 25ª subasta había transcurrido "de forma objetiva, transparente, competitiva y no discriminatoria, y, de acuerdo a la normativa vigente".   Que la reforma del sector eléctrico que aprobara el gobierno el 19 de diciembre lo tocaba todo menos el verdadero meollo de la cuesión también era (y es) una evidencia incontestable; probablemente no haya en los anales de la historia de la democracia española una reforma cuya vigencia haya sido tan escasa: el Parlamento "aprueba" la ley el día 19 y la Secretaría de Estado de Energía "suspende" la subasta el día 20. Que las aptitudes del "equipo eléctrico" del Ministerio de Industria son más que cuestionables parece algo asimismo irrefutable: el tándem que forman el ministro de Industria José Manuel Soria y el secretario de estado de Energía Alberto Nadal ha pasado un año preparando una reforma que le ha durado 24 horas, ha añadido en su primer ejercicio -Nadal lleva un año en la secretaría- más de 4.000 millones de euros al déficit de tarifa y se ha visto impotente para contener la subida del precio de la electricidad.   Pero quizá lo más preocupante de todo ello es que el Ejecutivo, al que no le está saliendo ni una sola cuenta en materia de energía, está empezando a aferrarse a... la fe. Y lo está haciendo llevado de la mano de un discurso de aire mesiánico, ese al que se apela cuando nada funciona: ese tras el que en realidad subyace un "de acuerdo, esto está mal... pero sin mí estaría mucho peor", aserción indemostrable, como las verdades de la fe. O aplicamos los mandamientos de mi catecismo -venía a decir hace unos meses el secretario de estado de Energía en una entrevista concedida al diario Cinco Días- o estáis todos condenados al abismo... O Nadal o la nada, titulamos entonces... O mi ley o "la quiebra del sistema eléctrico", decía concretamente el secretario en aquella entrevista. Discurso mesiánico: "es el PP o la nada", insistía en esa línea María Dolores de Cospedal, hace unas semanas y en el mismísimo congreso nacional del Partido Popular.   "No lo sé aún", respondía el ministro José Manuel Soria, en otra entrevista publicada hace unos días. Soria había espetado segundos antes: "hay países que están mirando al modelo de estándares de España [modelo ideado por su ministerio y plasmado en la nueva Ley del Sector Eléctrico] para intentar resolver el problema que también tienen con las renovables". ¿Qué países?, le preguntaba acto seguido la periodista. "No lo sé aún", contestaba sin vergüenza... La pregunta es: ¿cuáles fueron las aptitudes que vio Rajoy en este sujeto para colocarle a la cabeza de un ministerio? "Hay países". ¿Cuáles? "No lo sé". No lo sé aún pero ya me vendrá -parece apuntar ese final de respuesta-, ya veré el camino, o seré iluminado. Discurso mesiánico, al que se apela cuando no cuadra ni un solo número. Energías Renovables prefiere repasar los números, y los días y las horas que precedieron a la invalidación de la 25ª subasta. He aquí el repaso: la Cronología de una Reforma.
¿Por qué anuló el gobierno la 25ª subasta Cesur?

El PP quiere convertir España en "el mercado de referencia del gas natural en el Mediterráneo". Así titulábamos, allá por el mes de noviembre de 2011, la noticia en la que recogíamos las líneas maestras –en materia de energía- del programa electoral del Partido Popular, documento de 214 páginas (está en Rajoy.es) que mencionaba las "energías renovables" en una sola ocasión. Desde aquel invierno, y más allá de aquella letra escrita, la política energética del gobierno no ha hecho otra cosa que señalar el déficit de tarifa como la gran bicha del sistema eléctrico nacional. Pues bien, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), España tiene hoy 9.100 millones de euros más de déficit que en enero de 2012. Ese año -2012-, el déficit energético nacional fue el mayor de toda la historia de este país, que tuvo que importar –cada vez más dependiente de potencias extranjeras- 45.504 millones de euros de carbón, uranio, petróleo… y gas. En el año móvil octubre 2012-octubre 2013 -último dato disponible-, el déficit registrado ha vuelto a superar largamente los 41.000 millones de euros, dato que vuelve a insistir en la formidable dependencia a la que está sometida el país todo. El mes pasado subió la luz por enésima vez y esta podría ser la cronología de una reforma, el fracasado Camino Soria.

1. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo publica el doce de julio una nota de prensa que anuncia la aprobación, en Consejo de Ministros, ese día, de la primera clave de su "reforma" del sector eléctrico: el Real Decreto-ley (RDL) 9/2013, de 12 de julio. Poco después de las tres de la tarde de ese día, la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en compañía del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, había sido la encargada de anunciar la nueva norma en La Moncloa. En su comparecencia, Santamaría no dudaba en calificar la reforma energética que abría este RDL como “la reforma definitiva de los problemas del sector eléctrico en nuestro país". Por la tarde, el secretario de estado de Energía, Alberto Nadal, convocaba una rueda de prensa en el ministerio para ahondar en los detalles del RDL y avanzar algún apunte más de la reforma toda. ¿El discurso? Idéntico: esta es una reforma –decía Nadal- "que equilibra definitivamente el sistema eléctrico". Es más, si el gobierno no hubiese aprobado una reforma como esta –añadía- "el déficit del sistema eléctrico habría alcanzado los 10.500 millones de euros en 2013 y, para corregirlo, habría sido necesaria una subida de la luz del 42%".

2. A mediados de octubre, apenas dos meses después de la aprobación del RDL "definitivo", el Boletín Oficial del Estado publica la Ley 15/2013, de 17 de octubre, “por la que se establece la financiación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado de determinados costes del sistema eléctrico". Mediante esa ley, el gobierno concede un crédito de 2.200 millones de euros (M€) a Industria para que el tándem Soria-Nadal pueda enjuagar el déficit de tarifa. Esa cantidad -2.200 M€- viene a sumarse a otra que ya se reflejaba en el RDL de julio, real decreto que establecía (Página 52114) la financiación, también con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), de otros 900 millones de euros. ¿Destino de esta segunda partida? "Extracoste de generación en el régimen insular y extrapeninsular", otro de los conceptos que engordan -año tras año- el déficit de tarifa. A esos 3.100 millones (2.200+900), comprometidos todos por el gobierno vía BOE, y llamados a salir de los PGE, hay que añadir otros 500 que el Ejecutivo tenía pensado emplear para equilibrar la factura y que iban a salir del impuesto sobre hidrocarburos que habría de costear el gas. ¿Resultado? 3.600 millones de euros.

3. Pocas semanas después, sin embargo, llegado ya el mes de noviembre, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anuncia que la futura Ley del Sector Eléctrico deroga "expresamente" el crédito de los 2.200 millones de euros, deroga asimismo la financiación de los 900 millones extrapeninsulares y resta también al tándem Soria-Nadal los aproximadamente 500 millones de euros del impuesto sobre hidrocarburos. El ministro de Turismo, José Manuel Soria, justifica el volantazo del gobierno días después: "este año, 2013, por primera vez en los últimos diez años -explica sin asomo de arrebol-, el sistema eléctrico está en equilibrio". Más aún, añade: "los ingresos del sistema y los costes del sistema son iguales. Lo que ocurre es que hay una parte, que es la que le corresponde al Estado, que no puede aportar, aunque estaba previsto -en una ley de crédito extraordinario y también en los presupuestos-, y no se puede aportar porque, si esa cantidad finalmente fuera al sector eléctrico, el déficit público no cumpliría el objetivo del 6,5%. Estaría cerca de un 6,9%, y eso sería muy negativo para la economía española".

4. El 15 de noviembre de 2013, el Operador del Mercado Ibérico de Energía Polo Español SA (OMIE), que es la entidad responsable de la gestión de la subasta Cesur (Contratos de Energía para el Suministro de Último Recurso), celebra una “sesión informativa” para aquellos agentes interesados en participar en la vigésima quinta subasta. Para que nos hagamos una idea, en la 24ª subasta, celebrada el 24 de septiembre del año pasado, 73 fueron los agentes “precalificados” y 37 los participantes calificados.

5. Cinco días después de que tenga lugar esa sesión informativa, el 20 de noviembre, la Secretaría de Estado de Energía (SEE) publica una Resolución que establece las “características” de la subasta y que determina, entre otros, los productos a subastar (base y punta para el primer trimestre de 2014), las “cantidades máximas a subastar de cada producto” y el calendario (plazos de los procesos de precalificación y calificación y fecha de celebración de la subasta). El 28 de noviembre tiene lugar un ensayo de la subasta en las oficinas de OMIE. No hay novedades.

6. Entre los días 2 y 19 de diciembre, la demanda peninsular española se incrementa suavemente, un 1,5% con respecto al mismo periodo del año anterior. La punta de potencia media horaria alcanza en la hora 21 del día 2 el segundo máximo del año, 39.424 MW, 500 megas por debajo del Top 1 de 2013, registrado el 27 de febrero. Eso sí, la producción eólica en esos días resulta “un 28% inferior al mismo periodo del año anterior”. El 8 de diciembre, día en el que se registran los mayores precios en el mercado diario, la producción eólica es de apenas 12 GWh, un 1,8% de la demanda del día, “el valor más bajo registrado en los últimos cinco años”.

7. Durante el período comprendido entre los días 2 y 19 de diciembre, los precios en el mercado mayorista spot (mercado al contado) se incrementan hasta la horquilla 80-93 €/MWh (euros por megavatio hora). El máximo llega el domingo, día 8 de diciembre, 93,11 €/MWh. Ese máximo, aunque es el precio medio diario más elevado desde 2002, no es el más alto de la historia del mercado mayorista español (1998-2013), es decir, que, antes del susodicho 2002, ya se habían registrado precios superiores.

8. Al día siguiente de ese registro, el 9 de diciembre, a las 13.00 horas, finaliza sin novedad el plazo de precalificación y calificación de los agentes vendedores en la subasta. Y, dos días después, el once, se celebra un ensayo telemático con esos agentes desde sus propias instalaciones (los agentes finalmente calificados serían 36, si bien la CNMC aseguraría posteriormente -sin especificar más- que “entre dos y cinco agentes decidieron no participar en la subasta”).

9. Unos días antes de la 25ª Cesur, el día 10, la CNMC abre un “proceso de información previa” con objeto de analizar los “movimientos inusuales en los precios mayoristas de la electricidad en el mercado al contado (...), específicamente entre el 2 y el 9 de diciembre”. Al día siguiente, la Secretaría de Estado de Energía establece, entre otros parámetros, el Volumen Objeto de Subasta: 2.500 MW de producto base, lo mismo que en la 24ª subasta Cesur; y 333 MW de producto punta (por 352 en la 24ª).

10. Según Enagas, transportista y gestor técnico del sistema gasístico español, la demanda de gas natural en España alcanza el 12 de diciembre su máximo registro del año (1.440 GWh), “cifra que supera los dos anteriores máximos, de 1.429 y 1.427 GWh, registrados los días dos de diciembre y 28 de noviembre, respectivamente”. Este máximo –informa Enagas- se debe “a una mayor demanda de gas natural para generación eléctrica, que alcanzó ayer los 362 GWh, la cifra más elevada del año” (el resto es para generación de calor, sobre todo). Según el gestor del sistema, este incremento “ha estado motivado por la baja generación eólica y por la indisponibilidad de dos centrales nucleares”.

11. Doce de diciembre, ya están determinados los objetos de subasta e identificados los subasteros (36 entidades financieras). Pues bien, según explica la CNMC, y de acuerdo con la Orden ITC/1601/2010, “antes de la celebración de la subasta”, esta puede ser suspendida por la entidad responsable de su gestión (OMIE), “si el número de participantes calificados fuera insuficiente o si, una vez finalizada la calificación, se tuvieran argumentos que indicasen una insuficiente presión competitiva para la celebración de la subasta”. OMIE no suspende la subasta, por lo que se deduce que no aprecia esos motivos.

12. Más aún: según informes posteriores de la CNMC, el 16 de diciembre, OMIE había certificado explícitamente a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia que “los procesos de precalificación y calificación se han realizado de forma objetiva, transparente, competitiva y no discriminatoria, y, de acuerdo a la normativa vigente, considerando que el número de sujetos calificados es suficiente y que no existen argumentos que indiquen una insuficiente presión competitiva para la celebración de la subasta”.

13. El 19 de diciembre de 2013, a las nueve de la mañana, comienza la 25ª subasta Cesur. Ese día, en su última sesión del año, en el hemiciclo, el Pleno del Congreso aprueba, en ausencia del ministro de Energía, José Manuel Soria, la Ley del Sector Eléctrico, una norma que, según el Ejecutivo, "impulsa el principio de competencia efectiva en el sector eléctrico”. Al mismo tiempo, en otras dependencias del Congreso, doce partidos de la oposición (todos salvo PNV, CIU y UPN) publican una declaración por la que se comprometen a derogar la Ley en cuanto tengan responsabilidades de gobierno. Los motivos clave son cuatro: la ley expulsa a las renovables del mercado eléctrico, desincentiva la autoproducción, castiga las políticas de ahorro y eficiencia energética y carga los costes del sistema al consumidor doméstico.

14. El mismo día 19, la periodista María Casado entrevista al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, en Los Desayunos de Televisión Española. La entrevista tiene lugar en torno a las diez de la mañana y concluye antes de las 10.15. Soria confirma en directo una subida de los peajes, “la próxima semana, mediante Orden Ministerial, del 2% como mucho”, lo que se traducirá en una subida neta del recibo de “algo menos del 1%”. A continuación, el ministro añade lo siguiente: “en los seis años anteriores, desde 2006 a 2012, el promedio de aumento de precio de la electricidad, cada año, ha sido de un 9%. En 2013, un 1,7%. Me permitirá decir que algo mejor estamos”.

15. Minutos después, concluye, a las 10.50 horas, la vigésima quinta subasta Cesur, que registra una subida del precio del MWh de casi el 30% con respecto a la subasta anterior. A saber: el coste de los contratos mayoristas con entrega en el bloque de base para el primer trimestre de 2014 resulta ser de 61,83 euros/MWh (por 47,24 €/MWh en la subasta de septiembre), mientras que el coste de los contratos mayoristas con entrega en el bloque de punta para el mismo trimestre resulta ser de 67,99 €/MWh (56,94). Según Industria, esos 61,83 € incrementan en un 7% las “referencias de precios de los contratos equivalentes registradas el día anterior a la subasta” en los dos mercados a plazo: OTC (57,67 €/MWh) y OMIP (57,55 €/MWh): “esta diferencia entre el precio del producto base subastado en Cesur y las referencias de los mercados a plazo –dice Industria- ha sido la más elevada de las registradas en las últimas diez subastas, cuyo diferencial no superó en ningún caso el 2%”. Según los datos de la CNE, el volumen negociado en el mercado OTC es superior al volumen negociado en OMIP. Los mercados OTC (over the counter) son mercados a plazo no organizados (contratos bilaterales) y muy oscuros (más adelante lo explicamos).

16. Durante la tarde del día 19, el ministro Soria agita el fantasma de la manipulación: “burda” manipulación del mercado, llegaría a decir. Y la madrugada del 20 de diciembre, la CNMC informa que “no procede validar” la 25ª subasta Cesur “ante la concurrencia de circunstancias atípicas en el desarrollo de la misma y en un contexto de precios elevados en el mercado diario durante las semanas previas”. El “pronunciamiento” –así define la Comisión ese comunicado- es enviado a las 04.15 horas a la Secretaría de Estado de Energía y al Operador del Mercado Ibérico Español (OMIE), que es el organismo encargado de trasladarlo a los agentes participantes en la subasta. La nota de la CNMC –apenas tres párrafos- no especifica las circunstancias atípicas. Eso sí, emplea uno de sus párrafos para recordar que, “desde hace cuatro años, el regulador ha realizado sucesivas propuestas de mejora del esquema de subasta”.

17. Horas después, la Secretaría de Estado de Energía (SEE) envía un “oficio” a la CNMC en el que informa a la Comisión de que ha anulado la subasta. El secretario de Estado –explica el oficio- “ha resuelto que el precio resultante de la 25ª subasta Cesur no debe ser considerado en la determinación del coste estimado de los contratos mayoristas para el cálculo de la tarifa de último recurso”. Además, la SEE le pide a la Comisión que elabore, “a la mayor brevedad”, una propuesta para el establecimiento de un procedimiento que permita la determinación de un precio de la energía “para el conjunto del año 2014 conforme a criterios objetivos de mercado para su aplicación a partir de 1 de enero”. El oficio es enviado, pues, apenas unas horas después de aprobada en el parlamento de la nación la Ley del Sector Eléctrico, buque insignia de la política energética del Partido Popular.

18. El mismo 20 de diciembre, y al amparo del Convenio de Colaboración entre la extinta Comisión Nacional de Energía y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (como entidad supervisora del mercado eléctrico), la CNMC solicita a la CNMV la remisión -“a la mayor brevedad posible” también- de la información sobre las transacciones realizadas en el mercado OTC de todos los contratos que se han negociado en dicho mercado desde el 1 de noviembre hasta el 20 de diciembre de 2013. La información nunca es enviada. La antecesora de la CNMC, la Comisión Nacional de Energía, ya había denunciado –en marzo de 2012- "la ausencia de transparencia sobre las transacciones realizadas por los agentes en determinados mercados de ajustes, como el OTC", y ya había solicitado en aquel informe –primavera del año 2012- más “capacidad para obtener y solicitar información a los agentes de modo que la supervisión sea efectiva”. El informe –cabe insistir- fue publicado en marzo de 2012 y la CNE, disuelta en 2013.

19. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia publica el día 26 de diciembre su “Propuesta de establecimiento de un procedimiento que permita la determinación del precio de la electricidad”. Presenta dos alternativas. Una de ellas –la que acepta el gobierno- consistiría en establecer un “mecanismo transitorio” para fijar el componente de energía del recibo que tenga como referencia “la cotización del mercado de futuros”. La propuesta de la Comisión dice concretamente que, “dado que no es posible utilizar la referencia de la Cesur, cabría utilizar como referencias otros mercados a plazo” (la CNMC propone considerar la cotización de los contratos en los tres o los seis últimos meses de negociación disponibles; el Ejecutivo elige seis meses).

20. El Consejo de Ministros aprueba al día siguiente, 27 de diciembre, “un mecanismo transitorio para el cálculo del precio voluntario al pequeño consumidor de electricidad para el primer trimestre de 2014 tras la anulación de la subasta”. Según el Ejecutivo, el precio resultante de esta subasta invalidada habría conllevado una subida del 10,5% de la factura de más de dieciséis millones de consumidores, los acogidos a la Tarifa de Último Recurso. El caso es que, como resultado de este mecanismo transitorio, la tarifa de la luz a la que pueden acogerse la mayor parte de familias y algunas pymes subirá un 2,3% de media a partir del 1 de enero. Esta subida es resultado del alza del 1,4% en el componente de energía del recibo, fijado con el nuevo mecanismo, y del 0,9% de los peajes eléctricos, que financian los costes regulados del sistema. Ese mismo día, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (Minetur) anuncia que está trabajando ya “en un nuevo mecanismo de cálculo del término de energía de la factura”. Y asegura que el mecanismo estará en vigor “para la revisión del segundo trimestre del año”. Este mecanismo, “junto con la reforma del mercado mayorista de electricidad que está preparando el Minetur, completará la amplia reforma energética que ha emprendido el Gobierno en esta legislatura”.

21. La CNMC publica el siete de enero su Informe sobre el desarrollo de la 25ª subasta Cesur, subasta que ha invalidado. Han pasado ya dos años –casi exactamente dos- desde que el Partido Popular tomara el timón (mayoría absoluta el veinte de noviembre de 2011). El Ejecutivo Rajoy acaba de intervenir el precio de la electricidad, es decir, que, si ayer la parte regulada de la factura de la luz venía a ser el 50%, ahora ya es el 100%. Tras dos años de gobierno, y según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), España tiene hoy 9.100 millones de euros más de déficit que en enero de 2012. El déficit de la balanza energética del último año móvil cerrado –octubre 12/octubre 13- supera los 41.600 millones de euros. En enero, la luz ha vuelto a subir.

Añadir un comentario
Javier
rajoy hace ya semanas que manifiesta sin rubor su apoyo a la legislacion retroactiva y utiliza los mismos argumentos populistas para ello