panorama

Los inversores colocaron en 2018 tres veces más capital en renovables que en gas y carbón

0
La inversión global en capacidad de energías renovables alcanzó el año pasado los 272.900 millones de dólares estadounidenses (M$), tres veces más que los fondos destinados a la capacidad de generación con carbón y gas. Por quinto año consecutivo la inversión en energías limpias superó los 250.000 M$. Ambos apuntes proceden del informe Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2019, que ha coordinado ONU Medio Ambiente, en cooperación con el Centro de Colaboración para el Financiamiento del Clima y las Energías Sostenibles de la Escuela de Frankfurt–ONU Medio Ambiente, y que Naciones Unidas ha producido en conjunto con BloombergNEF.
Los inversores colocaron en 2018 tres veces más capital en renovables que en gas y carbón

Podemos producir electricidad (o calor) quemando gas (o carbón); o podemos hacerlo aprovechando las corrientes de agua, los vientos que barren todos los días la faz de la Tierra o los rayos del Sol. Los inversores más poderosos de los mercados de capital de todo el mundo tienen claro dónde están más a salvo sus inversiones: en las energías renovables. La inversión global en capacidad de energías renovables alcanzó el año pasado los 272.900 millones de dólares estadounidenses (M$), tres veces más que los fondos destinados a la capacidad de generación con carbón y gas. El dato aparece en el último informe de ONU Medio Ambiente, que cuenta con el respaldo del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania, uno de los países que más firmemente está apostando por un modelo de generación de energía limpio, renovable, no fósil, no nuclear.

Svenja Schulze, ministra de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania: “las tecnologías de la energía eólica, solar o geotérmica están disponibles, son competitivas y limpias. Dentro de 10 años, Alemania producirá dos tercios de su energía con base en fuentes renovables. Estamos demostrando que un país industrial puede eliminar el carbón y al mismo tiempo la energía nuclear sin poner en riesgo su economía. Sabemos que las energías renovables tienen beneficios tanto climáticos como económicos"

La minista alemana no obstante alerta: "no estamos invirtiendo lo suficiente para descarbonizar a tiempo los sectores de energía, transporte y calefacción, y limitar el calentamiento global a +2˚C (o idealmente a +1,5˚C). Si queremos lograr un futuro seguro y sostenible, tenemos que hacer mucho más ahora en términos de crear un entorno regulatorio y una infraestructura que permitan la inversión en energías renovables"

Según Tendencias globales 2019, la capacidad instalada en energía renovable (excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas) se habrá cuadruplicado una vez acabe esta década. En concreto habrá pasado de los 414 gigavatios (GW) a los 1.650 GW. A finales de 2019, la capacidad solar fotovoltaica habrá crecido de 25 GW a principios de 2010 a un estimado de 663 GW, una cantidad suficiente -explican los autores del informe- como para abastecer a aproximadamente 100 millones de hogares promedio en los Estados Unidos durante un año.

La energía renovable generó 12,9% de la electricidad en 2018, por encima de 11,6% en 2017. Esto evitó alrededor de 2.000 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono el año pasado, un ahorro sustancial, dado que las emisiones globales del sector eléctrico en 2018 alcanzaron 13.700 millones de toneladas.

Si se incluyen todas las tecnologías de generación (fósiles y libres de carbono), al final de la década se habrá instalado una capacidad neta de 2.366 GW. La fuente solar lideró esta expansión, con 638 GW instalados, seguida por el carbón (529 GW), y el viento y el gas en tercer y cuarto lugar (487 GW y 438 GW, respectivamente).

La competitividad de los costos de las energías renovables también aumentó drásticamente durante la década. El costo nivelado de la electricidad (un indicador que permite la comparación de diferentes métodos de generación de electricidad de manera consistente) ha disminuido 81% desde 2009 en el caso de la energía solar fotovoltaica y 46% en el de la energía eólica terrestre.

Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente: "invertir en energía renovable es invertir en un futuro sostenible y rentable, como lo ha demostrado esta última década de increíble crecimiento. Pero no podemos ser complacientes. Las emisiones globales del sector eléctrico han aumentado alrededor de un 10% durante este período. Está claro que necesitamos acelerar rápidamente la transición global hacia las energías renovables si queremos cumplir con los objetivos climáticos y de desarrollo”

2018 cierra balance con más de 250.000 millones de dólares estadounidenses (M$) en inversiones
La inversión global en capacidad de energías renovables alcanzó los 272.900 M$ el año pasado, tres veces más que los fondos destinados a la capacidad de generación con carbón y gas. Si bien el monto fue un 12% menor al del año anterior, por noveno año consecutivo se excedió el umbral de los 200.000 M$ y por quinto año consecutivo se superaron los 250.000 M$, según el informe de la ONU, que desde 2007 ofrece una revisión anual del sector. La cifra de 2018 -añade el documento- se logró a pesar de las continuas caídas en el costo de capital de los proyectos solares y eólicos, y un cambio de política que afectó el respaldo financiero en China en la segunda mitad del año. Es más, 2018 ha registrado un nuevo máximo histórico de nueva potencia renovable: 167 gigavatios (frente a los 160 de 2017).

Jon Moore, director ejecutivo de BloombergNEF (BNEF): “las fuertes caídas en el costo de la electricidad proveniente de la energía eólica y solar en los últimos años han transformado la elección que enfrentan los responsables de políticas. Estas tecnologías siempre fueron bajas en carbono y relativamente rápidas de construir, pero ahora, en muchos países, las energías eólica o solar son también la alternativa más barata".

El reporte también rastrea otras inversiones no relacionadas con la capacidad en energías renovables, como el dinero destinado a empresas tecnológicas y especializadas. Todos estos tipos de aportes mostraron aumentos en 2018. La investigación y el desarrollo de gobiernos y empresas aumentaron un 10%, a 13.100 M$, mientras que el capital recaudado por las compañías de energía renovable en los mercados públicos fue un 6% más alto (6.000 M$), y el capital de riesgo y la inversión de capital privado aumentó un 35%, hasta los 2.000 M$.

Si se consideran estas categorías, además de la creación de nueva capacidad, la inversión total en energía renovable llegó a los 288.300 M$ en 2018, un 11% menos que la cifra récord de 325.000 M$ alcanzada en 2017.

Nils Stieglitz, presidente de la Escuela de Finanzas y Administración de Frankfurt: "es importante ver que las energías renovables se están convirtiendo en la primera opción en muchos lugares. Ahora tenemos que pensar más allá de la ampliación de las renovables. Desinvertir en carbón es otro de los asuntos dentro del amplio campo de las finanzas sostenibles. Los inversores se preocupan cada vez más porque sus acciones tengan sentido en el contexto de un futuro sostenible y bajo en carbono”

Lo que han invertido durante esta década
China ha sido, con mucho, el mayor inversor en capacidad de energías renovables durante esta década, con un balance de 758.000 M$ entre 2010 y la primera mitad de 2019. Le siguen Estados Unidos, con 356.000 M$, y Japón, con 202.000 M$. Los países de Europa, en conjunto, destinaron 698.000 M$ a la capacidad en renovables durante el mismo período, con Alemania como líder (179.000 M$), seguida por el Reino Unido (122.000 M$).

Si bien China siguió siendo el mayor inversor individual en 2018 (88.500 millones, un 38% menos que en 2017), el año pasado la inversión en capacidad de energía renovable se extendió más que nunca: 29 países destinaron más de mil millones de dólares estadounidenses (1.000 M$) cada uno, frente a los 25 de 2017 y los 21 de 2016.

El informe Tendencias globales en la inversión en energías renovables es coordinado por ONU Medio Ambiente, en cooperación con el Centro de Colaboración para el Financiamiento del Clima y las Energías Sostenibles de la Escuela de Frankfurt–ONU Medio Ambiente, y producido en conjunto con BloombergNEF. El estudio cuenta con el respaldo del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania.

Añadir un comentario