panorama

Noruega se da dos años para abandonar el gas como fuente de calefacción

6
La apuesta noruega por las energías renovables mira en todas direcciones. El país escandinavo genera ya el 98% de su electricidad con tecnologías renovables, se ha dado siete años para que todos los vehículos que transiten por sus calles y carreteras sean eléctricos (ese es el objetivo que se ha fijado para 2025) y no parece tenerle ningún miedo al frío, pese a su vecindad con el Círculo Polar Ártico: el Gobierno se ha propuesto abandonar el gas como fuente para calefacción a partir de 2020. [Foto: Statkraft].
Noruega se da dos años para abandonar el gas como fuente de calefacción

Electricidad, calefacción, transporte. La vía noruega (Norway) hacia un sistema energético 100% renovable es global. No se trata solo de generar electricidad a partir de fuentes renovables, Noruega quiere además producir calor de hogar sin emisiones de CO2 (se ha fijado como Objetivo 2020 el cero gas como fuente de calefacción) y quiere así mismo un tráfico rodado silencioso y limpio (su objetivo es que en 2025 todos los coches sean cero emisiones). Ahora mismo, y según datos del Gobierno noruego, la generación hidroeléctrica cubre ya el 96% de su demanda eléctrica (generación a la que hay que añadirle dos puntos más -un 2% adicional- de generación de electricidad eólica y con biomasa).

Pero el Ejecutivo noruego mira más allá
En 2014, el gobierno del país escandinavo firmó un acuerdo con Reino Unido para construir la conexión eléctrica submarina más grande del mundo, conexión que le permitirá exportar el futurible exceso de electricidad renovable. Noruega está a punto de conectar en la zona de Rogaland el que está llamado a ser el mayor parque eólico del país. La instalación, que comenzará a operar en unos meses, va a tener una capacidad combinada de 294 megavatios y producirá anualmente alrededor de mil gigavatios hora, lo que equivale al consumo anual de unos 50.000 hogares. El Gobierno se ha fijado como Objetivo 2030 reducir sus emisiones al menos un 40% en comparación con las registradas en 1990.

Y está haciendo los deberes
Según datos oficiales, el país, que firmó y ratificó el Protocolo de Kioto en 2008, ha reducido sus emisiones en nueve puntos (9%) entre 1990 y 2012 (en las antípodas de España, cuyas emisiones han crecido un 21% desde ese año, 1990). La vía noruega hacia el cero ceodós apela a la electricidad, sí, pero también al transporte y la calefacción. El país se ha fijado como Objetivo 2020 un cero de gas para calefacción (con esa medida estima se ahorrará 340.000 toneladas anuales de gases de efecto invernadero) y, por fin, está empeñado en la electrificación de su parque móvil. Noruega se ha fijado como Objetivo 2025 que todos los coches sean cero emisiones. Y la ciudadanía está respondiendo. [Abajo, detalle de una instalación hidroeléctrica de Statkraft].

El último dato es espectacular: el año pasado, 2017, las ventas de coches eléctricos e híbridos supusieron más de la mitad (más del 50%) de las matriculaciones hechas en el país (en España, entre enero y julio de este año, solo el 6% de los vehículos matriculados ha sido híbrido o eléctrico). La administración noruega predica además con el ejemplo: la mayoría del transporte público y de mercancías circulante en el país es eléctrico. Además, ya se ha empezado a electrificar la industria naviera mediante la introducción de transbordadores y cruceros eléctricos y acaba de anunciar que todos los vuelos de corta distancia serán efectuados por aviones eléctricos en 2040.

El país se ha propuesto alcanzar la neutralidad carbónica -eliminación del 100% de sus emisiones de gases de efecto invernadero- de aquí a 2050

Innovation Norway, oficina representante comercial oficial del Gobierno de Noruega en el extranjero, lo explica en estos términos
"El modelo noruego que conocemos a día de hoy nació con Norsk Hydro, fabricante de fertilizantes que requería una gran cantidad de electricidad para su proceso de producción, por lo que se construyó una planta hidroeléctrica que suministraría a la empresa la energía necesaria. Siguiendo este modelo surgieron empresas como Yara, Hydro y Equinor, hasta llegar a Statkraft, uno de los líderes mundiales en energías renovables". La clave del éxito del modelo noruego -concluye Innovation Norway- radica en que Noruega ha sabido crear "una cultura empresarial que trabaja de manera sostenible con la biosfera".

Añadir un comentario
Miguel
Si todos los países del mundo tuviesen los mismos recursos hidráulicos que Noruega, todos los países tendrán su electricidad 100% renovable y gestionable.Tendrían una electricidad muy barata y una calefacción eléctrica. Pero no es el caso. En el caso de España, ya tiene previsiones de instalar 25GW de energía fotovoltaica en los próximos años. Aún así el coche eléctrico tardará en expandirse masivamente mucho más que en Noruega y es normal, pues el coste de un coche eléctrico para un español medio es muy caro. Es necesaria una importante reducción del coste de las baterías antes de su expansión masiva.
Alfredo
Sin duda. Pero eso no desautoriza la mayor. Es objetivamente positivo eliminar la calefacción a gas (la geotermia, la aerotermia, los biocombustibles o la electricidad de origen renovable son todas mejores opciones). Es objetivamente positivo impulsar la movilidad eléctrico-renovable y es objetivamente positivo que el 98% de su electricidad ya sea limpia. Si todas las otras naciones hicieran lo mismo -y España por ejemplo es mucho más afortunada que Noruega en radiación solar- pues entonces Noruega no podría ingresar divisas vía venta de petróleo y gas.O sea, que sí: está mal vender gas y petróleo, materias cuya combustión produce gases de efecto invernadero que nos afectan a todos. Y sí: está bien apostar por las renovables aunque uno sea multiafortunado en fósiles.
Miguel
Ni horror ni terribles, Simplemente es contar lo que hay. Noruega desde el punto de vista energético es afortunado, pues poseen petroleo, gas, y unos recursos hidráulicos extraordinarios (además de unos eólicos aún no explotados), Al mismo tiempo que Noruega prohíbe usar gas para calefacción (en un país donde la mayoría de las calefacciones son eléctricas tampoco tiene mucho misterio), han otorgado 93 nuevas licencias a las petroleras para explotar el Círculo Polar Ártico. Si alguien se piensa que esta medida de prohibir el gas natural para calefacción es para evitar emisiones de CO2 para salvar al planeta, indicar que la explotación petrolífera en Noruega produce 10 veces más CO2 que las calefacciones. Así que por ahí no van los tiros. La apuesta por el coche eléctrico sí que es novedad, pero para un país que gracias a la exportación de petróleo y gas, posee un PIB per cápita de 67.000€ (en españa 25.000) , el comprar un coche eléctrico por 35- 40.000 euros no les supone ningún esfuerzo, y más cuando el combustible que dejen de gastar lo van a vender a buen precio en el mercado internacional. Lo que buscan es aumentar las exportaciones de petroleo. En el caso noruego se puede decir que venden la gasolina para comprar el coche..eléctrico.
Alfredo
Efectivamente, qué horror: quieren prescindir del gas para calefacción de aquí en dos años; y se han propuesto además que todos los vehículos sean eléctricos en 2025; y ya generan el 98% de la electricidad con fuentes renovables. Estos noruegos son terribles. Yo no sé dónde vamos a ir a parar
Miguel
Realmente, la mayoría de las calefacciones en Noruega ya son eléctricas. Así que lo de poner la calefacción eléctrica no es novedad. La interconexión con Reino Unido, así como con Dinamarca/Alemania, es para comprar los excedentes de energía eólica a precio de saldo, ahorrándose ellos el tener que generarla con la hidráulica, para posteriormente, cuando el precio del pool de electricidad en Reino Unido o Dinamarca esté caro, venderles electricidad generada con hidráulica a precio de oro, consiguiendo uno suculentos beneficios. Es un interés meramente económico. Cuanto más gas se ahorren, más gas pueden vender al resto de los países europeos, que está caro y les reporta suculentos beneficios, para el bienestar de sus ciudadanos.
Nacho
Es una paradoja que no dejen de extraer combustibles fósiles del Mar del Norte, menuda estupidez si no consumen ellos pero exportan gas y petróleo para que lo hagamos el resto del mundo. Pensando mal diría que no tienen conciencia ecológica, sino que tienen conciencia económica. Mucho dicurso político y poca coherencia.