panorama

Interrumpibilidad: ¿por qué lo que ayer costaba más de 300 millones de euros ahora cuesta 4?

2
La interrumpibilidad consiste grosso modo en lo siguiente: si hay mucha demanda porque todos enchufamos el aire acondicionado a la vez y resulta que en ese momento no hay generación suficiente porque no sopla el viento, no brilla el sol, las nucleares se encuentran en parada por recarga y no hay gas que quemar en las centrales de ciclo  combinado... pues entonces el operador del sistema eléctrico nacional -Red Eléctrica de España- manda parar máquinas a las "interrumpibles", que son grandes fábricas que consumen mucha energía. Por ese "servicio" (interrumpir su consumo si ha lugar para que a los demás no se nos vayan los plomos), las interrumpibles (Alcoa, por ejemplo) reciben un dinero. ¿Cuánto? Más de 500 millones en 2017. Más de 300 millones de euros el año pasado, o cuatro coma tres (4,3) este año. [Foto: carrete de aluminio. Fuente: Alcoa].
Interrumpibilidad: ¿por qué lo que ayer costaba más de 300 millones de euros ahora cuesta 4?

¿De verdad era necesario pagar centenares de millones de euros a súpermultinacionales como Arcelor Mittal, Atlantic Copper o Alcoa por un servicio como el de la interrumpibilidad? ¿De verdad era necesaria esa "garantía" de que no se nos van a ir los plomos en caso de punta de demanda? ¿De verdad era necesario ese "seguro" contra apagones? ¿Lo era... habida cuenta del parque de generación de electricidad de España: más de 100.000 megavatios de potencia para hacer frente a una punta de demanda que jamás ha alcanzado siquiera los 46.000? Las interrumpibles se han levantado miles de millones de euros por ese concepto -la interrumpibilidad- en los últimos años. Y lo han hecho, aunque desde 2010 en España hay más de 100.000 megavatios de potencia. Más de 100.000 megas de potencia en un país en el que la potencia máxima instantánea peninsular demandada no ha alcanzado nunca siquiera los 46.000 megavatios. Ni siquiera los 46.000. La marca histórica registrada data de antes de la crisis: 17 de diciembre de 2007, a las 18.53 horas, 45.450 megavatios; ese fue el momento -el instante preciso de toda la historia de este país- en el que más electricidad demandamos a la vez los españoles, el instante en el que más aparatos enchufamos simultáneamente.

Nunca después hemos alcanzado los 45.000 megas de demanda. Es más, en el último quinquenio no hemos alcanzado tampoco los 44.000, ni los 43.000, ni los 42.000. Sin embargo, el Gobierno ha querido (y entre todos hemos pagado) muchas interrumpibles por si acaso. Aunque los números -la probabilística- evidentemente miraban en otra dirección. Sí, el Gobierno ha querido (y entre todos hemos pagado la factura) de la interrumpibilidad... Y las interrumpibles, multinacionales como Alcoa, Ferroatlántica o Acerinox se han embolsado durante los últimos cinco años 2.000 millones de euros.

Las subastas
El Gobierno de Mariano Rajoy estableció en el año 2015 un sistema de subastas para asignar el servicio de interrumpibilidad. Las subastas habidas hasta el 18 se saldaron en casi 1.600 millones de euros, cantidad que fue a parar a las "interrumpibles". En el 18 el total ascendió a 315 millones de euros, y en el 19 la interrumpibilidad salió por 196 millones.

Pues bien, la Secretaría de Estado de Energía (Ministerio para la Transición Ecológica) anunció hace unos días que había acordado, "de manera extraordinaria", la convocatoria de una subasta de interrumpibilidad "en tanto se adoptan los mecanismos previstos en la normativa del Mercado Interno de la Electricidad, marcada por la Unión Europea".

El Gobierno de Pedro Sánchez ha justificado esta convocatoria "extraordinaria" así: "permite dar continuidad al periodo de entrega de servicio de interrumpibilidad, cuya finalización estaba prevista para el 31 de diciembre de 2019"; y así: "facilita el equilibrio entre el marco normativo actual y el nuevo previsto por las directrices comunitarias".

O sea: subasta extraordinaria. Como la paga, de Navidad.

La nueva subasta -explican en Red Eléctrica de España- ha incorporado los requerimientos exigidos por la Comisión Europea y, por tanto, se ha establecido con arreglo a criterios probabilísticos frente al modelo determinista anterior, lo que ha ofrecido como resultado una potencia interrumpible de mil megavatios (1.000 MW) en el primer semestre de 2020.

En el segundo semestre de este año (2019), Red Eléctrica de España, que es el organismo encargado de subastar, asignó a los grandes consumidores de electricidad 2.340 megavatios, es decir, un 234% más, lo que podría hacer pensar que aquella estaba inflada. O muy inflada.

Un informe publicado en abril del año pasado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ya daba una pista sobre ese "fraude" o inflación artificial: "El operador del sistema -dice la página 6 del informe, aludiendo a REE, que es el organismo que organiza las subastas- debería desarrollar una metodología de necesidades de cobertura (generation adequacy methodology), en lugar de introducir la consideración del volumen de interrumpibilidad como un dato de partida en el análisis de cobertura y no como una variable resultante del cálculo efectuado".

Es lo que ahora la Secretaría de Estado de Energía estaría llamando "modelo determinista": no analizamos exahustivamente cuánta potencia interrumpible necesitamos (no atendemos a la experiencia que hemos ido acumulando sobre el particular a lo largo de los años) y determinamos, a priori, que la potencia interrumpible es una u otra. Así pasa que el sistema, presuntamente, necesitaba ayer 2.400 megavatios, y hoy, apenas seis meses después, vale con 1.000.

Bueno, pues la subasta acaba de celebrarse. Y han pasado dos cosas: (1) lo subastado era mucho menos; y (2) el precio que los subasteros (las interrumpibles) han establecido durante la puja también ha caído mucho: un 90%.

La subasta es a la baja. Grosso modo vendría a ser así: yo me comprometo a desenchufar 5 megavatios si Red Eléctrica de España lo estima necesario en un momento dado y por ese servicio -interrumpibilidad- me vale con que me paguen 1.000 euros por mega; llega el siguiente subastero y dice "yo desenchufo 5 megas y me vale con que me pague 800 euros el mega"; llega el tercero y puja: "pues yo paro máquinas y me vale con que me paguen 500"... y, así, hasta que alguien establece un suelo.

¿Y qué han decidido las interrumpibles en la subasta?
Pues que los 1.000 MW de potencia interrumpible subastados valgan a razón de 8.764 euros por megavatio y año, precio un 90% inferior al registrado en junio (81.220 euros por megavatio y año). Red Eléctrica de España (REE) lo contaba así en su página oficial (ree.es): Red Eléctrica ha completado el proceso de asignación del servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad para grandes consumidores a través de "subastas competitivas a la baja" que han asignado mil megavatios (1.000 MW) de potencia interrumpible a un precio medio de 8.764 euros por megavatio y año. En esta convocatoria, un total de 118 empresas han participado en la asignación de 200 bloques de cinco megavatios (5 MW).

Red Eléctrica de España ha publicado en la página web del operador del sistema (eSios) los resultados definitivos de la subasta, ya validados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), para el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 30 de junio del 2020, lapso para el cual se destinarán 4,38 millones de euros al servicio de interrumpibilidad para grandes consumidores. En esta convocatoria se han subastado 200 bloques de 5 MW, lo que se traduce en 1.000 MW de potencia interrumpible para el citado periodo. REE ha sido la organizadora de la subasta, que se ha celebrado en Madrid el 17 y el 18 de diciembre y está y supervisadas en todo momento por la CNMC.

Como se dijo, el precio medio de asignación ha sido de 8.764 euros por megavatio y año. El precio de salida fijado por la Secretaría de Estado de Energía en la Resolución de la Secretaría de Estado de Energía del 2 de diciembre del 2019 fue de 125.000 euros por megavatio y año para cada bloque de 5 MW.

El proceso se articula -explica REE en su nota- mediante un "sistema de subastas competitivas a la baja en las que el precio de salida se reduce en tramos de 1.000 euros hasta que solo queda un pujador para cada bloque de producto". Red Eléctrica considera el servicio de interrumpibilidad una herramienta útil "para asegurar en todo momento un suministro eléctrico nacional de calidad. Con este servicio -continúa REE-, los grandes consumidores de electricidad (industrias) se comprometen a reducir su consumo eléctrico cuando el sistema eléctrico lo requiere, siendo retribuidos por ello". Por su parte, el Ministerio para la Transición Ecológica es el organismo encargado de definir todo este procedimiento y las reglas por las que se rige.

Interrumpibilidad: ¿por qué lo que ayer costaba más de 300 millones de euros ahora cuesta 4? ¿Estábamos pagando de más?

Artículos relacionados
• Un nuevo disparate de la errática política energética, en 2012

• De los interrumpibles que nunca se interrumpen y de otros pagos que engordan la factura, en 2013

El gobierno cede al chantaje de las interrumpibles, en 2015

• La interrumpibilidad, en 2016

• El Ministerio de Energía ahonda en el fraude de la interrumpibilidad, en 2017

• Un millón de euros cada día para las interrumpibles, diciembre de 2017

La interrumpibilidad: un regalo de Navidad que pagamos todos y cobran las multinacionales, diciembre de 2017

• El Gobierno encarece la subasta de interrumpibilidad hasta un 880%, abril de 2018

Las subastas asignan 2.340 MW de potencia interrumpible para grandes consumidores de electricidad, junio de 2019

Andanada de la gran industria electrointensiva contra el Gobierno en funciones, diciembre de 2019

El Gobierno incrementa en dos años en un 2.800% las ayudas a la industria "para compensar los costes indirectos de CO2", diciembre de 2019

Añadir un comentario
Ramon
Con una pequeña inversión de una planta de baterías se soluciona. Probablemente sería más barato. Parar ninguna industria no es bueno, y así lo evitamos. Se podría también usar para evitar momentos en los cuales el coste de producción sea alto o haya que importar de otros paises.
Santiago
¿Cuántas veces y con qué frecuencia ha sido necesario usar este mecanismo, de l de la interrumpibilidad?