panorama

Greenpeace coloca placas solares en el Ministerio de Energía para denunciar el desprecio del Gobierno a las renovables

3
Escaladores de Greenpeace han colocado esta mañana placas solares en la fachada del edificio del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (c/ Poeta Joan Maragall, Madrid) y desplegado pancartas con los lemas: “El sol es de todos” y “No impuesto al sol”. Con esta acción, la organización ha querido hacer simbólicamente lo que los políticos no están haciendo: aprovechar la energía del sol para producir energía y denunciar el boicot y falta de apoyo del Gobierno a las energías renovables.
Greenpeace coloca placas solares en el Ministerio de Energía para denunciar el desprecio del Gobierno a las renovables

“Ya que no lo hace el Gobierno, hemos decidido hacerlo nosotros. En el país del sol, el autoconsumo no es un coste. Sí lo es desaprovechar las únicas fuentes autóctonas de energía que tenemos y quedar a la merced de los mercados energéticos internacionales”, ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de energías renovables de Greenpeace. “El Gobierno ha de priorizar a las personas y al planeta frente a los beneficios de las grandes empresas eléctricas aquí y en las negociaciones internacionales”.


Ayer, Greenpeace desvelaba que solo con el 50% de los tejados de los 15 ministerios se podrían generar cada año 9,7 GWh de energía limpia con una reducción de 2.500 toneladas de CO2 anual. Al autoabastecerse con energía solar, estos edificios, ahorrarían casi 27 millones de euros en 25 años a las arcas del Estado y, con la revocación del impuesto al sol, la cifra subiría a casi 33 millones.


Acción similar en Bruselas
Paralelamente, Greenpeace está realizando otra instalación solar en la fachada del Parlamento Europeo en Bruselas, coincidiendo con un encuentro crucial para la negociación de la nueva Directiva Europea de Renovables.



Esta tarde en el Parlamento Europeo tendrá lugar la penúltima ronda de negociaciones trilaterales entre Consejo, Comisión y Parlamento sobre la nueva Directiva de Energías Renovables que marcará el papel de las energías limpias en el sistema energético comunitario hacia 2030, así como los derechos de las personas que quieran producir, almacenar, compartir y vender electricidad renovable. Esto tendrá un gran impacto en el verdadero rumbo de la UE para cumplir el acuerdo climático de París.


Hasta ahora, el Parlamento Europeo ha defendido los derechos de las familias, las pequeñas empresas o las autoridades locales para colocar paneles solares en sus techos o unirse a parques eólicos cooperativos, sin “impuesto al sol”, sin tarifas punitivas ni excesivos trámites burocráticos. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos, y especialmente el de España, quieren mantener el sistema energético firmemente en manos de un pequeño grupo de compañías eléctricas. Compañaís, que, denuncia Greenpeace, "están contaminando el aire que respiramos y causando el cambio climático al quemar combustibles fósiles como el carbón".


Más de 100.000 firmas contra el "impuesto al sol"

Los activistas también han entregado en el registro del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital más de 100.000 firmas recogidas en España para pedir al presidente Rajoy el fin del “impuesto al sol” y una apuesta por leyes que prioricen a las personas frente a las eléctricas. 



El Gobierno español está negociando este año, tanto en Europa como a nivel nacional, tres procesos que van a marcar la política energética: las directivas europeas de renovables y de diseño del mercado eléctrico común y la Ley nacional de Cambio Climático y Transición Energética. Estas leyes pueden marcar la diferencia en la lucha contra el cambio climático.

Con estas dos acciones Greenpeace se une a las movilizaciones internacionales contra los combustibles fósiles Break Free From Fossil Fuels con el objetivo de garantizar alternativas para un nuevo modelo energético 100% renovable, eficiente, inteligente y en manos de las personas.


“Rajoy sigue prometiendo liderazgo en la lucha contra el cambio climático mientras en realidad su Ministro de Energía ataca el derecho ciudadano al autoconsumo y sigue apoyando con dinero público las fuentes más contaminantes de energía como el carbón, el gas o la energía nuclear. Es hora de transformar las palabras en acción”, ha concluido Pizzinato.

Añadir un comentario
Miguel
Lo que se llama impuesto al sol, también lo están pagando los ciudadanos y las empresas que no tienen paneles solares fotovoltaicos y que están conectados a la red eléctrica. Un usuario doméstico está pagando actualmente un cargo adicional de entre 0,044 y 0,074 euros por kWh consumido. ¿Se puede considerar eso un impuesto al sol si no tienes paneles solares?. Evidentemente no. Existe una cosa que mal llaman impuesto al sol y no es un impuesto, es un cargo variable (que corresponde a el 25% de los costes del sistema eléctrico) y que pagan todos los usuarios (tanto particulares como empresas) que están conectados a la red eléctrica, aunque hay excepciones. Están excluidos parcialmente de este cargo, quienes sí tienen una instalación de paneles fotovoltaicos con una potencia inferior a 10kW y en Canarias además están exentos de pagarlo también parcialmente los que tienen una instalación superior a los 10kW. Las instalaciones fotovoltaicas que no están conectadas a la red eléctrica, están totalmente exoneradas no solo de ese cargo variable, sino de cualquier tipo de cargo, es decir, no pagan nada. ¿Se puede considerar un impuesto al sol algo que quien no tiene ningún panel solar, lo tiene que pagar siempre, y que, quienes sí los tienen, unos pagan, otros pagan parcialmente y otros no pagan nada?. En realidad, las instalaciones conectadas a red con potencia inferior a 10kW y las de Canarias, están recibiendo un pequeño subsidio indirecto ahora mismo. La gente no tiene las ideas claras. Resulta curioso que personas que en su casa están conectadas a la red, con un alto consumo eléctrico, que están pagando ese cargo variable que muchos llaman impuesto al sol (sin saberlo) y sin tener paneles solares, y.. si les hablas de poner paneles solares en su casa, te responden con enfado que no, que no quieren que Rajoy les cobre el impuesto al sol, cuando verdaderamente ese cargo ya lo están pagando y si pusiesen paneles solares dejarían de pagarlo en parte. Por eso digo que tanto darle al mantra del impuesto al sol está haciendo daño al sector fotovoltaico de autoconsumo, está espantando a los potenciales clientes. Ha conseguido que la gente no solo no tenga las ideas claras, sino que está totalmente equivocada. Pero podéis seguir con el impuesto al sol para seguir espantándolos.
CridtajoC
Miguel, el \"mpuesto al sol\" (peaje de respaldo) existe pero nadie lo ha visto. Esta exento para pequeños proyectos , por lo que la\"amenaza\" de que se quite la exención siempre está (lo pueden hacer sin hacer ruido) . Además el procedimiento de su cobro no está desarrollado. Entonces porque está en el 900/2015? Pues para meter miedo , una traba más. Si la regulación fuera \"positiva\" favoreciendo el autoconsumo mucha más gente instalaría unas placas en su tejado , y sin necesidad de subvenciones.
Miguel
Todavía sigue dando juego el mantra del “impuesto al sol”. Cuanto más se usa el término mas daño hacen al desarrollo foltovoltaico en España. En España, el que quiere, instala un sistema de autogeneración o autoconsumo fotovoltaico, que además este año 2018 va camino de batir holgadamente los registros de potencia instalada. Por otra parte, en España se están llevando a cabo en estos momentos proyectos fotovoltaicos para una potencia de 4.000 MW y proyectos eólicos para una potencia de 4.500 MW. Por no hablar de los 23.000MW en proyectos fotovoltaicos registrados en el ministerio para llevar a cabo durante los próximos años. Así que las quejas de Greenpeace no tienen mucho fundamento.